ROCKUMENTALES

El documental que reunió a Jimmy Page, The Edge y Jack White

Hace una década los guitarristas de Led Zeppelin, U2 y los White Stripes revelaron algunas claves de su vida y de su sonido en ‘It Might Get Loud’.
Imagen de la portada de ‘It Might Get Loud’.

 

RockFM

Locutor RockFM

Tiempo de lectura: 2’

Se abre el telón y aparece Jack White construyéndose ¿una guitarra? con un trozo de madera y una botella de Coca-Cola. Se cierra el telón… ¿Cómo se llama la película? ‘It Might Get Loud’. Estrenada en el Festival Internacional de Cine de Toronto de 2008, y presentada tanto en Sundance como en la Berlinale de 2009, ‘It Might Get Loud’ hace un repaso de la vida y obra de Jimmy Page (Led Zeppelin), The Edge (U2) y Jack White (The White Stripes, The Dead Weather y The Raconteurs), con el característico sonido de cada una de sus guitarras, como protagonista indiscutible y central de toda la cinta.

Si no viste en su día este documental de Davis Guggenheim (‘Una Verdad Incómoda’, ‘Inside Bill's Brain: Decoding Bill Gates’), tienes que verlo. ¡Es un encuentro histórico!

El sonido de los dioses
El guitarrista de Led Zeppelin comenzó tocando en una banda de skiffle cuando apenas era un niño. Pero sus inquietudes iban más allá de ser un mero instrumentista y de ahí que dejara de lado la música para estudiar en la Escuela de Arte. Después, se convirtió en músico de sesión, hasta que una vez más quiso dar rienda suelta a su creatividad, y comenzó a tocar y componer en los Yardbirds, hasta la creación de Led Zeppelin. En el documental, Jimmy Page habla de los blues primitivos que marcaron su sonido (de los “plagios” de su banda no dice nada) y también de Headley Grange; el antiguo hospicio donde se grabaron varias canciones del legendario ‘Led Zeppelin IV’. De hecho, Jimmy explica in situ cómo se consiguió ese sonidazo de batería de “When The Levee Breaks”.

El mago del reverb
‘It Might Get Loud’ arranca con la construcción de una guitarra casera similar a la que The Edge se construyó con su hermano Dik para aprender a tocar. En el documental, Dave Howell Evans vuelve al colegio donde recuerda haber formado a U2 ya en su tierna infancia. Y por supuesto, explica que consiguió su particular sonido con los pedales de reverb y delay, quitando algunas notas de ciertos acordes para luego completarlos con dichos efectos. Así, muestra cómo sonaban las maquetas de canciones como “Where The Streets Have No Name” o “Get On Your Boots”.

Un genio incomprendido
Cuando la película se detiene en la infancia de Jack White, nos muestra a un loco de la música, que no podía dormir en su propia habitación, porque el lugar que ocupaba su cama ahora era un local de ensayo con hasta dos baterías. Así es cómo creció en una ciudad venida a menos como era Detroit ya a mediados de los ochenta el guitarrista más joven del documental. De hecho, le costó encontrar su propia identidad, en un entorno copado por el rap y la música electrónica, hasta que empezó a tocar en un grupo de rock llamado The Upholsterers (mientras trabajaba como tapicero). Poco después vendrían The White StripesThe Raconteurs y otros tantísimos proyectos.

Reunión en la cumbre
Si hay algo por lo que merece la pena ver ‘It Might Get Loud’ es por ver a Jimmy PageThe Edge y Jack White juntos bajo un mismo techo, hablando de sus técnicas y de sus influencias y tocando al alimón “Dead Leaves And The Dirty Ground” de The White Stripes, “I Will Follow” de U2, ‘In My Time Of Dying’ de Led Zeppelin e incluso una versión improvisada con guitarras acústicas del clásico “The Weight” de The Band.

Lo dicho, toques o no toques la guitarra, si no viste en su día ‘It Might Get Loud’, ya estás tardando.

RockFM