"Down Under" de Men at Work: la agridulce historia del himno no oficial de Australia

De un tema de debut a una canción eterna, Men at Work pasaron a la historia con "Down Under"
"Down Under" de Men at Work: la agridulce historia del himno no oficial de Australia

 

Tiempo de lectura: 3’

Pocos temas han transmitido a lo largo de la historia de la música, tan buen rollo como "Down Under", uno de los singles del primer disco de Men at Work, 'Business As Usual' y, seguramente, uno de los temas más representativos de Australia como país. La banda solo publicaría dos discos más antes de separarse y de que su cantante, Colin Hay, comenzara su carrera en solitario en la que, sin embargo, volvió sobre la canción varias veces. Pero, ¿qué tiene este tema para ser tan especial?

Además de su tonalidad alegre y su estribillo pegadizo, que la convirtieron en un hit instantáneo, su letra no deja de ser una reivindicación de lo maravillosa que es ese lugar de "ahí abajo", la tierra australiana. Sin embargo, uno de los primeros factores que influyeron en el éxito de este tema fue una victoria deportiva. 

En 1983, Australia ganó la America's Cup, una competición de regata en la que Estados Unidos nunca había perdido. Fue entonces cuando el Primer Ministro de Australia, Bob Hawke, inudado de felicidad, decidió dar al país entero un día libre y, además, dijo que cualquier jefe que despidiera a un empleado por tomárselo, era un "aguafiestas". No cabe duda de que eran tiempos muy felices en los que, al mismo tiempo, la canción sonaba de fondo en las celebraciones, quedándose en la memoria de la gente junto a aquellos maravillosos recuerdos. De aquella manera, un año después de su salida, el tema se acabó convirtiendo en el himno no oficial de Australia. 

Otro de los factores más importantes fue la explosión de su videoclip en la MTV. En aquel momento, el canal de televisión llevaba en antena tan solo un año y, al estar comenzando, no tenía in gran repertorio de videoclips donde elegir. Men at Work tampoco tenía demasiada idea sobre aquel canal, pero sí vio que bandas británicas y australianas llevaban un tiempo promocionándose por allí. ¿Qué hicieron? Intentar realizar algo acorde con su personalidad, de bajo presupuesto, con ayuda de algunos de sus amigos e improvisando ideas. Como curiosidad, el tipo que medía "seis pies" y que le ofrece un un sandwitch de vegemite al protagonista de la canción, era el batería de la banda, Jerry Speiser que, por supuesto, no era así de alto, así que tuvo que buscarse algo en lo que subirse para parecer más grande. Fue precisamente aquel carácter desenfadado el que hizo del vídeo un verdadero éxito. 

La primera versión del tema, sin embargo, no apuntaba muy alto. Una demo cruda se publicó, con solo 300 copias, como cara B del single "Keypunch Operator", un tema a estas alturas más que olvidado. Con la ayuda de un buen productor, la banda consiguió llevar su música a otro nivel y convertirla en un himno, que Colin Hay volvería a grabar en otras dos ocasiones a lo largo de su carrera. 

Sin embargo, todas las grandes historias tienen una nota oscura y la de "Down Under" llegó en 2009, cuando una compañía intentó demandar a la banda alegando que un tema para niños llamado "Kookaburra", del que tenían los derechos, había sido plagiado a la hora de componer "Down Under". ¿El elemento de la discordia? La flauta que suena en la canción. La canción infantil había sido escrita en 1932 por la profesora Marion Sinclair, pero la compañía, con sus derechos de uator en mano, se intentó llevar un 60% de los derechos del tema. Al final, el veredicto fue que la empresa se llevara un 5% de estos derechos, que tendrían carácter retroactivo desde 2002. En definitiva, los intengrantes de Men at Work tuvieron que pagar 100.000 dólares más los 4,5 millones que se gastaron en defenderse. 

"Me iré a la tumba sabiendo que 'Down Under' es una canción original. En más de 20 años nadie ha notiado ninguna referencia a 'Kookaburra'. Marion Sinclair nunca hizo ninguna reclamación ni indicó que nos hubiéramos apropiado de ninguna parte de su canción, y ella seguía viva cuando la publicamos. Parece que ella tampoco vio la similitud", dijo Colin después del juicio. 

Greg Ham, quien contribuyó a la parte de la flauta, quedó devastado por este veredicto. "Esta será la manera en la que la canción se recordara y odio eso. Estoy terriblemente decepcionado de que esta sea la manera en la que seré recordado, por copiar algo". La salud del músico comenzó empeorar a partir de aquel momento, hasta que murió en 2012 a los 58 años. Colin Hay ha afirmado, en varias ocasiones, que fueron el estrés y el trauma del juicio los elementos que, finalmente, se acabaron llevando su vida. 

Sea como fuere, incluso a día de hoy, "Down Under" sigue siendo uno de los temas más reconocibles que nos han llegado desde Australia y una de las canciones con la que sus habitantes se sienten más identificados. Eso es algo que ningún juez jamás les podrá quitar. 

RockFM