Elvis, Tom Jones y una canción... en la ducha

Sí, el títular puede dar pie a muchas interpretaciones, pero es una historia bizarra y divertida que compartió hace unos años el genial Tom Jones
ctv-azu-elvis-tom
RockFM

Locutor RockFM

Tiempo de lectura: 2’

Tom Jones y Elvis Presley eran muy buenos amigos. De hecho, El Rey no solía codearse con muchas celebridades de una forma cercana. Su círculo más íntimo eran personas en las que sabía que podía confiar, y eso le hacía algo más receloso de las intenciones con las que otros se acercaban a él. Sin embargo, uno de esos artistas que Elvis consideraba un buen amigo, era Sir Tom Jones. Ambos pasaban muchas noches juntos, cantando las canciones del otro hasta el amanecer. También en sus respectivos directos, cantaban canciones de su amigo. Y todos esos años de buena amistad dejan tras de sí un rastro de grandes historias. Una de las más bizarras, la compartió Jones en el programa de Conan O’Brien hace ya algunos años.

Pero, casi mejor, lo transcribimos en las propias palabras de Jones, que lo mismo no me crees: “Elvis se encontraba alojado en el Hotel Hilton de Las Vegas, y yo en el Caesars Palace. Él solía alojarse allí el mes que duraban las actuaciones que tenía firmadas. Así que cuando terminaba, solía quedarse otro tanto para acudir a mis conciertos. Y hubo un día en concreto, cuando terminé mi actuación, que Elvis se me acercó con una canción que tenía en la cabeza. Le dije que me diera unos minutos, porque tenía que ducharme. De modo, que empiezo con mi ducha, me enjabonó y demás, y pienso: ‘Creo que estoy oyendo cantar a Elvis’; debo estar volviéndome loco’. Así que continué con mi aseo. De pronto, me lo encuentro en la puerta de la ducha, y le digo, ‘Elvis, enseguida salgo’. El Rey continuó cantando, y cuando salgo de la ducha, me dice que ha usado el retrete mientras me duchaba. Llevaba puesto unos pantalones de cuero, que solíamos vestir mucho por aquella época. Y resulta que me lo encuentro atusándose el pelo frente a mi espejo… ¡Con los pantalones aún por lo tobillos!… ¡Y seguía cantando! En fin, trato de terminar de secarme, y en un momento dado le digo, ‘Elvis, tus pantalones’. En ese preciso instante, Elvis dice, ¡Red! (Era su guardaespaldas). Cuando el hombre entra por la puerta, Elvis le dice, ‘Tío, mis pantalones’. No porque fuera una especie de superestrella incapaz de subirse sus propios pantalones, sino porque eran de ese cuero muy ajustado, difíciles de acomodar!"

Bueno, quizás, aún no creas la historia, así que casi mejor te dejo el vídeo donde Tom Jones lo cuenta con mucha gracia (a partir del minuto 01:43).

RockFM