La falsa reunión de los Beatles que casi acaba con un concierto benéfico para Camboya

La presencia de Wings en el Odeon Hammersmith de Londres en 1979 hizo levantar las sospechas
ctv-k0w-kampuchea

Tiempo de lectura: 2’

En 1979, con motivo del fin del genocidio camboyano y para recaudar fondos, tuvo lugar en Londres el conocido como Concert for Kampuchea (Concierto para Kampuchea). Un encuentro al que acudieron Queen, The Clash, Plant, John Bonham y John Paul Jones de Led Zeppelin; Pete Townshend y Kenny Jones de los Who; Ronnie Lane de Faces; Gary Brooker de Procol Harum; Dave Edmunds de Rockpile; James Honeyman-Scott de los Pretenders; y Bruce Thomas de los Attractions.

Pero la asistencia más esperada y que creó más revuelo fue The Wings, la banda de Paul McCartney, creada tras su salida de los Beatles. Y es que Camboya perdió a la mitad de su población a causa de la guerra entre los años 1975 y 1979 a consecuencia de la guerra. Para recaudar fondos, McCartney montó toda una alineación estelar para tocar lo que se llamó la Rockestra junto a más de diez artistas. Cuando le llegó el momento al tema 'Let it Be', el turno del solo de guitarra de llegó a Laurence Juber, de Wings, y los rumores de un reencuentro Beatle en los próximos días se hizo cada vez más fuerte.

Algunos como la periodista Pauline McLeod del Daily Mirror, llegaron a asegurar que tenían pruebas feacientes de que se trataba de la reunión esperada. La cadena estadounidense ABC llegó a ofrecer, según los rumores, hasta 2.000 dólares de la época por filmar solo 2 minutos de la reunión. La venta de entradas se disparó y los cazadores de autógrafos se congregaron a las puertas del Odeon, impidiendo que los Wings pudieran salir de la prueba de sonido. Tanto fue así que esperaron mientras bebían “una gran cantidad de bebida”, como aseguraba el biógrafo de McCartney, Howard Sounes. Terminando llevando a cabo una actuación que, en palabras de la banda, “no fue particularmente buena”.

Aun así, el jaleo en la puerta del concierto no cesó, más incluso después de que corrieran los rumores de que el mismísimo John Lennon se encontraba entre la multitud. Un concierto que marcó un antes y un después: poco después detuvieron a McCartney en Tokio por posesión de marihuana y Wings nunca volvería a tocar juntos en ningún escenario.

RockFM