El Grammy que Metallica se merecía y que les "robó" Jethro Tull

Se reaviva la polémica de Metallica y Jethro Tull en los Grammy de 1989
El Grammy que Metallica se merecía y que les robó Jethro Tull

 

Tiempo de lectura: 2’

De todas las decisiones que se han tomado a la hora de entregar un premio Grammy, el caso de Metallica y Jethro Tull fue uno de los más controvertidos de toda la historia del rock. Todo sucedió en la ceremonia de 1989 y, mirando atrás, hasta el mismísmo frontman de los premiados, Ian Anderson, admitió que no se merecían el galardón y que hasta su dicográfica había asumido que la victoria sería para Metallica. 

Los nominados para la categoría de Mejor Actuación de Hard Rock/Heavy Metal, incluían a AC/DC, Iggy Pop y Jane's Addiction junto a Jethro Tull y Metallica. Los de San Francisco traían un bombazo histórico bajo el brazo, su primer disco junto a Jason Newsted y el cuarto de su carrera, '...And Justice for All' y, además, estaban triunfando con su primer videoclip, el de "One". En resumen, desde un punto de vista objetivo, Metallica era la banda que merecía ser premiada aquel día. Sin embargo, para el enfado de muchos, Anderson se llevó el premio. 

"No pensé que pudieramos tener posibilidades de ganar el Grammy", recuerda Anderson en una reciente entrevista. "Y sí, me quedé perplejo cuando nos nominaron en esa categoría", reconoce. Aquel día, de hecho, Anderson no estaba ni presente en la ceremonia para aceptar el premio. Fue su discográfica la que le dijo a la banda que no tenían ninguna posibilidad de ganar. "No os molestéis en ir a los Grammy, Metallica va a ganar sin ninguna duda", le comunicaron al múisco. 

Han pasado más de 30 años desde aquella noche e Ian Anderson siegue sin sentir que aquel premio tuviera que ver con su disco de aquel entonces, 'Crest of a Knave', aunque siente que fue, más bien, un reconocimiento a su carrera. 

"Mi opinión es que no nos dieron un Grammy por ser la mejor interpretación de hard rock o metal, nos lo dieron por ser un puñado de gente maja que no se había llevado un Grammy antes", admitió el músico. "Y esto fue porque no había un premio para el mejor flautista cojo del mundo, si no, tendría que haber comprado unas cuantas chimeneas más y haber hecho más espacio para mis premios".

Lo cierto es que, aquel día, las críticas fueron más que sonadas. De hecho, en el momento en el que se dio el premio, tanto Alice Cooper como Lita Ford, que lo presentaban, se mostraron muy confusos ante lo que estaba sucedioendo. Aquella decisión trajo consecuencias, dado que, a partir de aquel año, el hard rock y el metal se dividieron en dos categorías diferentes en los Grammy. Aunque no sería el último año en el que una entrega de premios sería criticada, esta, desde luego, fue la más sonada de todas. 

Al año siguiente, Metallica sí que ganaría un premio, el de Mejor Interpretación de Metal por "One", el single de su álbum que, el año anterior, se había quedado sin su galardón. A fin de cuentas, había que buscar alguna manera de compensar a la banda. Desde entonces, sus nominaciones y victorias han sido múltiples. No en vano, la banda de San Francisco estaba a punto de despegar, tan solo unos pocos años después, con el 'Black Album'. De ahí en adelante, los que premiaban al rock mainstream no se olvidaron, en ningún momento, de que los de James Hetfield eran una fuerza a tener en cuenta. 

 

RockFM