El guitarrista olvidado de Dio recuerda su gran fallo abriendo para Metallica: "En silencio delante de 10.000"

El joven guitarrista, que se incorporó a la banda prácticamente siendo un adolescente, ha confesado su mayor metedura de pata en un concierto

Tiempo de lectura: 2’

Rowan Robertson (guitarrista de Dio) ha revelado, durante una entrevista con Guitar World, cuál fue su peor momento junto al icono del heavy Metal Ronnie James Dio. El joven guitarrista, que se incorporó a la banda prácticamente siendo un adolescente, ha confesado su mayor metedura de pata en un concierto, en el que, además, estaban abriendo para Metallica.

Como decimos, los comienzos de Rowan en la música fueron realmente tempranos. Sin ir más lejos, con tan solo 17 años envió una demo a Dio para postularse a ocupar una plaza como guitarrista de la banda. Poco después, ese sueño se haría realidad pese a su gran juventud. Es más, Rowan siempre ha puesto en valor el apoyo incondicional que recibió de Dio.

Sin embargo, el guitarrista también ha admitido haber vivido momentos en los que Dio se "frustraba" con él. Y seguro que uno de esos días fue el anteriormente anunciado. Una gran metedura de pata que hizo que Dio echara humo…

Estábamos apoyando a Metallica, que estaban de gira con '...And Justice for All'. Fue un momento muy bueno para estar de gira con Metallica; me encanta ese álbum y salí mucho con Kirk y Lars, y fueron muy buenos conmigo. En el primer concierto, me sentí completamente relajado y con total confianza”, recordaba Robertson.

“Las luces se apagan y hay una gran acumulación para la canción de apertura, 'Wild One', con una larga cinta de introducción que se reproduce, y luego hay un gran relleno de batería y salgo corriendo al escenario. Antes del concierto, mi técnico de guitarra, 'Pops', me preguntó si quería que encendiera mi pedal de distorsión y lo tuviera listo para salir. Le dije: 'No, lo haré cuando salga', añadía el guitarrista.

Así que salí corriendo y -por supuesto- le di al interruptor de 'off' y todo el equipo se quedó completamente en silencio y ¡10.000 personas empezaron a abuchearme! Me puse muy nervioso en el segundo concierto, pero lo superé. Ronnie no estaba contento después de ese primer concierto, pero no hubo ninguna conversación y simplemente no me acerqué a él esa noche. Lo primero con Ronnie era que tenías que hacer bien tu trabajo”, terminaba relatando Rowan.


RockFM