Los nuevos Guns N' Roses con las costumbres de siempre: Axl Rose y su no-retorno a Canadá en 2002

En 2002, Axl Rose encabezaba a unos nuevos Guns N' Roses con viejas costumbres 
Axl Rose actuando en 2002

 

Tiempo de lectura: 3’

Aunque, a día de hoy, hayamos podido ver unida, de nuevo, a gran parte de la formación original de Guns N' Roses, hace algo menos de 20 años, la situación era otra totalmente distinta. Tras la salida de 'The Spaghetti Incidident?' en 1993, las tensiones en la banda provocaron un cisma interno que acabó con la formación clásica del conjunto totalmente desbandada. Axl Rose se quedó con el nombre de la banda, paró de componer y dejó de tocar en directo en 1994. 

Sin embargo, con la llegada del nuevo siglo, más concretamente en enero de 2001, Axl decidió que era el momento de presentar un nuevo conjunto que seguiría actuando bajo el nombre de Guns N' Roses. Mientras tanto, los rumores de la salida de un nuevo álbum de estudio de la banda llevaban ya tres años circulando aunque, como ya sabrás, el 'Chinese Democracy' no vio la luz hasta 2008. 

Aún con todo, parecía que la llegada de unos nuevos Guns N' Roses presentaba una nueva oportunidad para hacer las cosas bien y dejar atrás todas las sombras que acompañaron al éxito del pasado. Todo iba a comenzar con un tour norteamericano que daría su pistoletazo de salida en Vancouver, ciudad canadiense un 2 de noviembre de 2002. Curiosamente, hacía 10 años de la aciaga noche en la que, durante un show en Montreal, Canadá, James Hetfield acabó quemado vivo en su actuación con Metallica y, posteriormente, Guns N' Roses dejó un concierto a medias solo para que se montará uno de los disturbios más grandes que jamás había vivido la ciudad. ¿Podría repetirse algo similar? La respuesta es sí, desde luego. 

Eran las 8 de la tarde del día del show y, tan solo 90 minutos antes del comienzo del show, Axl aún se encontraba, según sus mismas palabras, en el aire, después de que su vuelo desde Los Ángeles hubiera sufrido un retraso. Antes de que se abrieran las puertas, a los promotores les vino a la cabeza el horrible accidente sucedido 10 años atrás y decidieron cancelar el concierto que iba a tener lugar en el General Motors Place. Miles de fans habían comprado entradas de 80 dólares para para ver a su banda favorita por primera vez en mucho tiempo, con una nueva y extraña formación. ¿Qué es lo que estaban viendo en su lugar? Las viejas costumbres de su cantante, no presentándose a los conciertos que anunciaba o cortándolos a medias.

Guns N Roses y los disturbios en Canadá en 2002

 

Nadie estaba contento, de hecho todo el mundo estaba furioso. Un grupo de personas, habiendo bebido y fumado en algunos casos, decidió que la cosa no iba a quedar así y comenzaron a coger las vallas de seguridad y a estamparlas contra la cristalera del recinto. Después fueron botellas y rocas. Solo 20 minutos después, una legión de policías y de perros de ataque llegaron para empeorar la situación. 

Lo que había pasado hacía 10 años no podía repetirse, había que evitarlo a cualquier coste. Con tremenda violencia, los cuerpos de policía comenzaron a abatir duramente a las personas que, de no ser por Axl, hubieran estado, en aquel momento disfrutando de la música de Guns N' Roses. Los cuerpos de seguridad alegaron que el uso de la fuerza estaba siendo el lícito, pero los fans estaban seguros de que la policía estaba cargando con odio y saña contra ellos. 

Los disturbios en Vancouver a la entrada de un concierto de Guns N Roses en 2002

 

¿Qué hacían mientras los nuevos Guns N' Roses? Pues se encontraban en el backstage del concierto sin saber nada de lo que estaba ocurriendo y preocupados de que Axl Rose se enfadara al enterarse de que el concierto había sido cancelado. “La cita canadiense tenía que ser el día de la resurrección de una de las grandes bandas de rock, no tenía que ir así”, dijo la formación. 

Uno de los asistentes, Robert Parent, un fan de 41 años que perdió seis dientes en aquella batalla campal, decidió demandar al departamento de policía. Así también lo hizo Detlef Schroeder, de 52, que fue atacado a las afueras del lugar. Ninguna de las dos demandas prosperó. 

“La gente que esté en el área de la revuelta mientras la policía está siendo asaltada no puede ser considerada como meros espectadores. Con su continua presencia, le dan legitimidad y apoyo a aquellos que están provocando el alboroto y, por lo tanto, se les ve como amenazas razonables”, dijo el jefe de la policía en su defensa. 

Sea como fuere, Guns N' Roses no volvería a Vancouver hasta 2011. Lo cierto es que, por algún motivo, Axl siempre decide liarla allí. Por suerte, en aquella última ocasión, solo un fan al que el cantante se encargó de echar del recinto pagó el pato. De hecho, Rose le pidió perdón al resto de la audiciencia: “Si hubiera sabido que ibais a destrozar el lugar hubiera llegado antes”, les dijo aquel día. 

Años después, ya en el “Not in This Lifetime”, Guns N' Roses volvió a Vancouver con Slash y Duff McKagan. Esta vez, Axl no llegó tarde y todo el mundo acabó contento. 

RockFM