Guns N' Roses: la violenta relación pared con pared que acabó con Axl Rose componiendo este tema a su vecina

Su vecina le acusó de agresión y Axl compuso esta canción que acabó en los 'Use Your Illusion'
Guns N' Roses: la violenta relación pared con pared que acabó con Axl Rose componiendo este tema a su vecina

Tiempo de lectura: 2’

No se trata de uno de los temas más conocidos de Guns N' Roses, pero tiene una historia de lo más curiosa. Tan solo cuatro años después de su espectacular debut con 'Appetite for Destruction', la banda californiana publicó los dos 'Use Your Illusion', álbumes que les terminaron de consagrar como legendarias estrellas de rock. Una “joya escondida” del redondo se titular “Right Next Door to Hell”, tema que Axl Rose compuso -a su estilo- para vengarse de una enemiga inesperada: su propia vecina. (vía Ultimate Classic Rock)

Este es el primero de los 30 temas que componen los dos legendarios álbumes, que abre con el bajo de Duff McKagan, solo para presentar a su nuevo batería, Matt Sorum y seguir con un potente riff de Slash. Rose, después, comienza a cantar y lo que dice la letra no es precisamente bonito.

"Right next door to hell, why don't you write a letter to me? / I said I'm right next door to hell, and so many eyes are on me”.

“La puerta del al lado conduce al infierno, ¿por qué no me escribes una carta?. He dicho que estoy junto al infierno y muchos ojos me miran”, dice el tema en el estribillo. Sin embargo, Axl es mucho menos delicado cuando grita: “Fuck you, bitch”. Presuponemos que no hace falta que te traduzcamos eso.

Y es que el tema era un mensaje para la vecina del cantante de Guns N' Roses en aquel momento, Gabriella Kantor, que acusó al cantante de pegarle en la cabeza con una botella de vino vacía y de tirar las llaves de su coche desde el balcón de una duodécima planta el 30 de octubre de 1990.

Rose, por su parte, contó su versión de la historia, afirmando a la policía que su vecina le había estado acosando desde que se había mudado a su lujoso nuevo piso al oeste de Hollywood. El cantante afirmaba que su vecina tenía la música a niveles insoportables dentro de casa, así que tuvo que salir al pasillo para pedirle -y no con amabilidad- que “se callase”. Kantor, entonces, presuntamente, le habría tirado la botella de vino y habría tirado las llaves hacia su apartamento”.

“Estaba golpeando la puerta intentando entrar”, dijo Rose a los reporteros del momento. “Si tiene algún moratón, es porque se estaba golpeando contra la puerta. Se lo estaba haciendo a sí misma”, explicaba el cantante.

La policía no se tragó la versión de Axl, que fue arrestado y acusado de agresión, aunque tan solo unas horas después estuviera en la calle tras pagar una fianza de 5000 dólares. Sin embargo, su pelea no había terminado y Kantor fue a por el cantante de una de las formas en las que sabía que más le podía hacer daño: la prensa.

En noviembre de 1990, Kantor le dijo a People que estaba experimentando un “síndrome postconcusión” después de ser golpeada en la cabeza con “una botella realmente buena” de vino blanco. También acusó a Rose, curiosamente, de tirarle un trozo de pollo la noche de su arresto. En el mismo artículo, el cantante se defendía describiendo a su vecina como “una fan obsesionada” y la acusó de llamar a sus amigos y familia en Indiana “diciéndoles que les doy heroína a los niños y cosas así. No sé lo que represento para ella. Gabby quiere un lugar muy grande en mi vida y no puede soportar el rechazo”.

Aunque la verdad sobre lo ocurrido nunca se terminó de aclarar, todo lo que nos queda de esta infame historia es una canción, justo la que puedes escuchar a continuación:





RockFM