LIBROS DEL ROCK

Un héroe del rock llamado Phil Lynnot

Hace dos años vio la luz ‘Cowboy Song’, la biografía autorizada del líder de Thin Lizzy, y si no le hincaste el diente en su día, aprovecha la cuarentena. 
Imagen de la portada de 'Cowboy Song'.

 

RockFM

Locutor RockFM

Tiempo de lectura: 3’

“(…) Lynott no siempre se comportó bien, ni tampoco supo tomar siempre las mejores decisiones. Durante la última etapa de su vida, sus adicciones y sus inseguridades le convirtieron en un hombre difícil de tratar y, en última instancia, acabaron por dominarle”. 

Con una de cal y otra de arena. Así arranca Graeme Thomson (colaborador habitual de MOJO y Rolling Stone) la única biografía de Phil Lynott autorizada por su familia. Aún así, al hablar de la infancia del líder de Thin Lizzy, hay piezas que no encajan ni con todos los documentos inéditos aportados para este libro. Es como si el bueno de “Philip” hubiese querido olvidarse de sus primeros años de vida, ya que, según compañeros y amigos del músico, él sólo hablaba de los siete en adelante. 

Y es que Phil tenía siete años cuando dejó su país natal, Inglaterra, para irse a vivir con su abuela a Dublín. “Aquellos primeros años de su vida siguen estando poco definidos, pero la ‘ausencia’ aparece como tema recurrente: ausencia de su padre biológico y de una sucesión de posibles sustitutos; de dos hermanos pequeños dados en adopción; y de un hogar aposentado y estable en el que finalmente se vio enfrentado a la ausencia de su madre”, recuerda Graeme Thomson en ‘Cowboy Song’, precisando que también en las canciones de Phil hay otros arquetipos recurrentes y no sólo el del huérfano de “Shades Of a Blue Orphanage”, “Saga Of The Ageing Orphan”, “Mama & Papa”, “Diddy Levine” o “Philomena”, entre otras. Pero “Johnny” Lynott –como se hacía llamar Philip habitualmente- era del mismo modo el “buscavidas callejero” de “The Boys Are Back In Town” y “Johnny the Fox Meets Jimmy the Weed”; el “pétreo guerrero celta” de “Eire” y “Róisín Dubh (Black Rose): A Rock Legend”; el “macarra sobrado” de “The Rocker” y “Black Boys On The Corner”; y el “Don Juan de ojos tristes” de “Romeo And The Lonely Girl” y “Randolph’s Tango”. Eso sí, su grupo anterior a Thin Lizzy se llamaba Orphanage.

El hijo de nadie
Ser negro en Irlanda era toda una novedad en 1957, cuando Phil Lynnot “aterrizó” cual marciano en el barrio de Crumlin, al sur de Dublín. De ahí que, con apenas ocho añitos recién cumplidos, el pequeño Phil tuviera que aguantar estoicamente cómo todos sus compañeros le tocaban el pelo uno a uno en el patio del colegio, en su primer día de clase en la Escuela de los Hermanos Cristianos de Crumlin… Pero es que era un hijo “ilegítimo” de una adolescente católica irlandesa, que se escapó de casa, y de un inmigrante “ilegal” guyanés, que llegó al Reino Unido en barco como polizón…

Icono antirracista 
Tras sobreponerse a una infancia más que difícil, Phil Lynott tenía claro que quería ser una estrella del rock, a pesar de tenerlo todo en contra siendo un irlandés negro, que había nacido en Inglaterra. Y aunque lo acabó consiguiendo, los inicios con Thin Lizzy no fueron nada fáciles. Basta poner como ejemplo la gira conjunta con Slade, que los irlandeses arrancaron después de publicar el single de “Whiskey In The Jar” en 1972: “Parecían hinchas de fútbol, bebidos y alborotadores. Su único interés era ver a Slade; nosotros no les importábamos una mierda”, recuerda el guitarrista Eric Bell en el libro, lamentando que, según salieron al escenario, Phil fue insultado y silbado por ser negro e incluso varios miembros del público le llegaron a arrojar objetos. Dicha actuación fue un desastre, y por eso su mánager les obligó a repensar su puesta en escena y también el mensaje de muchas de sus canciones; algo que por supuesto nunca hizo Thin Lizzy, y por lo que ahora, casi treinta y cinco años después de la muerte de Phil Lynott miles de personas de todo el mundo se fotografían a diario con su estatua cuando visitan Dublín.

RockFM