RAÚL CARNICERO

La historia de los Clash contada por The Clash

Conoce de primera mano las peripecias del grupo británico, gracias a la reciente edición en castellano de su denominada ‘Autobiografía Grupal’.
"The Clash: Autobiografía Grupal"

 

RockFM

Locutor RockFM

Tiempo de lectura: 3’

Hace unas meses, y casi coincidiendo con el 40º aniversario de ‘London Calling’,  la editorial Libros del Kultrum publicó en castellano ‘The Clash: Autobiografía Grupal’; unas memorias basadas en unas entrevistas que los cuatro miembros originales del grupo concedieron para el documental ‘Westway To The World’. Pero como para el mismo sólo se utilizaron una parte de las mismas, para este libro se aprovechó todo ese jugoso material contado además en primera persona, junto a nuevas entrevistas.

Pero si estás pensando en una visión edulcorada de los hechos, que sepas que en esta autobiografía se habla abiertamente de la adicción a la heroína de Topper Headon, de lo malo que era Paul Simonon con el bajo cuando entró en el grupo e incluso de lo que se arrepintió Joe Strummer, años después de expulsar también a Mick Jones del mismo.

De esta forma, y después de conocer –por ejemplo– el ambiente en el que se criaron Mick Jones Paul Simonon en un Brixton muy castigado por la crisis económica de la época, recorremos la historia de The Clash de forma cronológica, disco a disco y gira a gira, aunque con algún “flashbacazo” importante, ya que muchas canciones del grupo como “The Guns Of Brixton” recogían el descontento que reinaba en el sur de Londres.

Obreros con mánager
Respecto a su origen proletario, Mick Jones cuenta que en su primer trabajo tenía que abrir paquetes en la parte de atrás de una oficina en una época en la que el IRA estaba muy activo en Londres y llevaba a cabo una ofensiva de cartas-bomba (y de ahí algunos de los versos de la canción “Career Opportunities”). Y frente al utópico “Do It Yourself” del punk, el libro nos recuerda que The Clash debutaron en directo, siendo teloneros de los Sex Pistols, gracias a los mánagers Malcolm McLaren Bernie Rhodes. McLaren fue quién montó los Pistols y Rhodes fue el “mentor” de los Clash, según cuenta Strummer en el libro: “creó los Clash y concentró nuestras energías y nosotros le recompensamos siendo muy buenos en lo que hacíamos. Fue Bernie quien nos dijo que escribiéramos sobre lo que conocíamos, es decir, sobre aspectos domésticos, sobre las carencias educativas o sobre un futuro truncado por malgastar tu vida trabajando”. Malcolm McLaren y Bernie Rhodes trabajaron juntos hasta que discutieron y McLaren formó a los Sex Pistols. Pero los Clash y los Pistols se llevaban muy bien, y la gira “Anarchy In The UK” la hicieron de forma conjunta, hasta que McLaren vio a los Clash como una competencia poco deseable para su creación y decidió cortar por lo sano con la banda.

Compromiso y actitud
Más allá de la polémica camiseta de las Brigadas Rojas que Joe Strummer lució en un multitudinario concierto de la plataforma Rock Against Racism (RAR) en Victoria Park, la historia de los Clash es una historia de compromiso y actitud: “había muchas cosas que denunciar y que no se habían dicho de aquella manera hasta el momento. Lo que escribíamos se inspiraba en lo que aparecía en los periódicos. Incluso el nombre surgió de la prensa. A Paul se le ocurrió el nombre porque lo veía continuamente publicado. Representaba por igual cómo nos sentíamos y cómo sonábamos (…). A Terry Chimes, que llegó a ser batería de Black Sabbath, le asustaba un nuestra conducta lunática, excesiva y estalinista, porque estábamos decididos a no ser como los grupos que imperaban en aquel momento; las grandilocuentes bandas de rock de estadio. Terry había entrado en la música para comprarse un Lamborghini. No estaba preparado para lanzarse a una banda de perros rabiosos”… Joe Strummer nunca quiso un Lamborghini, pero se compró un Dodge Dart hecho en Villaverde que abandonó en un aparcamiento en Madrid, según se cuenta en el documental “I Need a Dodge! - Joe Strummer On The Run”; otra de las obras que te recomiendo hoy junto al celebérrimo “Quiero Tener Una Ferretería En Andalucía”. Y es que nunca hay que olvidar tampoco la estrecha relación de Joe Strummer con nuestro país, ya en el ocaso de The Clash; una banda, que llegó a renunciar a parte de sus ganancias, para que sus fans pagasen lo justo por sus discos. 

RockFM