La historia de “Do They Know It's Christmas?”: el clásico navideño que forjó el creador del Live Aid

Bob Geldof juntó a decenas de músicos de Reino Unido para crear una canción que aún se escucha a día de hoy
Live Aid 4

Tiempo de lectura: 2’

No todos los clásicos de Navidad tienen cientos de años. De hecho, algunos constan de tan solo unas décadas. Puede que tú también recuerdes a Band Aid, el conjunto de artistas ingleses que, de la mano del creador del Live Aid, Bob Geldof, interpretaron el ya legendario “Do They Know It's Christmas?”.

Todo comenzó en 1984, cuando Geldof vio imágenes de la tremenda hambruna que sacudía Etiopía. Un hombre comprometido, no dudó en busca a alguien, en este caso Midge Ure (Ultravox) que compusiera una canción benéfica, algo que consiguiera ayudar a revertir -o al menos a paliar- la situación en el lejano país.

Fue entre ambos, Ure y Geldof, como nació “Do They Know It's Chistmas?, aunque Midge tuvo más peso en la grabación de la demo original y en los arreglos del tema. Además, este último fue el que terminó de convencer a Bob de que hacer un single benéfico era una idea factible.

“Te puedo asegurar que si Midge hubiera dicho: 'Hmm, no lo sé. Déjame pensarlo', posiblemente no hubiera seguido adelante”, declaró Geldof después, “porque hubiera sido muy embarazoso que, de primeras, me dijeran: 'Olvídalo'”.

La canción fue grabada y mezclada en tan solo 24 horas, un trabajo agotador. Sin embargo, tal y como desveló el ingeniero Stuart Bruce, ya había tracks previos, tanto instrumentales como de voz, grabados antes del día de esta maratón musical.

Aunque no fue fácil, no faltaron estrellas tanto del pop como del rock en el tema. Sting (U2), David Bowie, Phil Collins, Paul McCartney, Adam Clayton, Duran Duran o Bananarama fueron solo algunos de los artistas y bandas que formaron parte del proyecto. Otros, como Morrissey (The Smiths) se negaron, por otra parte a participar en el mismo.

Collins tocó la batería sobre la música pregrabada pero también cantó. “Fue divertido porque, cada vez que acababa de grabar una pista de voz, Phil Collins pegaba un salto y gritaba '¡batería!”, recordaba Bruce en una entevista. “Fue divertido porque, en aquel momento, Phil era, seguramente, uno de los cantantes más famosos en aquel cuarto y tuvo mucha paciencia esperando todo el día para que llegara su turno de tocar la batería”.

“Cuando le tocó, empezó a golpear para conseguir su sonido y luego estuvimos listos para grabar. Como muchos baterías, durante la grabación tocó mucho más alto de lo que debía y distorsionó la señal, así que tuvimos que volver a hacerlo, pero, si no hubiera sido por aquello, lo habría clavado a la primera”, narraba el ingeniero.

Y aunque las estrellas del rock no se llevaran demasiado bien con las del pop y el ambiente fuera un poco incómodo, la canción fue un verdadero éxito: llegó al número 1 de ventas en Reino Unido y vendió millones de copias. No en vano, se ha convertido en un clásico que, de hecho, se volvió a grabar en 1989, 2004 y 2014.



RockFM