Iron Maiden y Judas Priest: el caótico tour que les convirtió en enemigos

A principios de los '80, Iron Maiden y Judas Priest acabaron llevándose muy mal 
Iron Maiden y Judas Priest: la revista que les convirtió en enemigos

 

Tiempo de lectura: 3’

De todos los grupos de heavy metal originados en Inglaterra, si tuviéramos que contar a "los cuatro grandes", serían Iron Maiden, Judas Priest, Motörhead y, por supuesto, Black Sabbath. De ellos, actualmente ya solo quedan en pie los dos primeros que, aunque ahora se pueden considerar amigos entre ellos, en un primer momento, desarrollaron una tensa rivalidad que duró durante muchos, muchos años y de la que aún queda algún resiquicio incluso a día de hoy. Sin embargo, el origen de todo está en 1980, cuando Judas Priest ya llevaba unos cuantos años tocando y unos prometedores Iron Maiden publicaban su primer disco. 

En aquella época, de hecho, Priest publicó el disco más emblemático de su historia, el 'British Steel', que les catapultó, aún más, al estrellato y al dominio del heavy metal como género. Sin embargo, tocaba presentar el redondo y, junto a esta tarea, también estaba la de buscar unos teloneros apropiados para su tour. Los elegidos fueron los jóvenes Maiden encabezados por Paul Di'Anno, un cantante potente, de actitud y voz punk, que tenía ganas de comerse el mundo, pese a su errático comportamiento. 

Como no podía ser de otra manera, con la confirmación de este tour, también llegaron varias entrevistas, algunas de las cuales atendió el vocalista. Unas desafortunadas declaraciones en una revista musical encendieron, casi sin querer, una rivalidad que duraría durante años. Y es que resulta que el bueno de Di'Anno decidió decir, ni corto ni perezoso, que Iron Maiden "iba a volarle los huevos a Priest" con su concierto. ¿Te imaginas ser una banda consagrada, en su mejor momento, y que vengan unos "niñatos" que acaban de empezar a decir que van a eclipsarte? Era una tremenda falta de respeto. 

KK Downing, guitarrista original del conjunto, recuerda su reacción ante este momento: "Me quedé pensando, '¿qué narices es esta mierda?'. ¿Por qué ibamos a tener a Iron Maiden en un tour con nosotros si iban a crear ese mal rollo antes de habernos conocido y sin haber llegado a dar, aún, un solo concierto?". El guitarrista lo tuvo claro, había que deshacerse de los Maiden y cuanto antes. 

A Downing no le tembló el pulso a la hora de acercarse a sus compañeros de Judas Priest y proponer expulsarles de la gira y darle su puesto a otra banda "que realmente apreciase la oportunidad". Sin embargo, Rob Halford y el resto de la compañía fueron mucho más moderados. La banda aplicó su sistema de voto democrático y decidieron, finalmente, que Maiden les acompañaría en la gira. 

Los de Steve Harris se habían librado una vez, pero las cosas no mejoraron. Mientras Judas Priest ensayaban para preparar la gira, los Maiden se presentaron sin invitación de ningún tipo durante la preparación de la gira, puede que para hacerse notar o solo por hacer acto de presencia. Sin embargo, una cosa estaba clara, nadie les había dicho que fueran. 

La realidad del tour fue otra muy distinta. Iron Maiden no eclipsó, ni de lejos, a los poderosos Judas Priest. La banda estaba más que establecida en aquel momento y Maiden, aunque no eran, en absoluto, una banda desconocida, acababa de empezar. Era imposible que el público reaccionara mejor a los teloneros que al show principal. Sin embargo, la tensión estaba ahí y los miembros de ambas bandas estuvieron cerca de chocar en más de una ocasión.

Cuando Downning vio, para su sorpresa, que Maiden iban a ser, una vez más, los teloneros de su gira americana, no se lo podía creer. Aquella vez, las cosas fueron aún peor, los miembros de Maiden crearon conflictos durante todo el tour y, en esta ocasión, nadie se calló. Dice la historia que llegó a haber peleas, aunque no ha trascendido entre quién ni por qué. 

Años después, en 1995, K.K. Downing y Paul Di'Anno volvieron a encontrarse. "Lo acabamos sintiendo mucho por aquella declaración en la revista", le dijo el segundo al primero. Parece que, desde entonces, el guitarrista perdonó al cantante. Eso sí, ambas bandas no volvieron a girar juntas nunca más. ¿Tendremos la ocasión de verles compartir el escenario de nuevo algún día? 

RockFM