Los jóvenes Iron Maiden y los decadentes Kiss: el tour que lo cambió todo

Nuestra historia, con Iron Maiden y Kiss como protagonistas, comienza en verano de 1980
La formación de Iron Maiden en 1980

 

Tiempo de lectura: 3’

Entre el 29 de agosto y el 13 de octubre de 1980, dos de las bandas más grandes de toda la historia del rock salieron juntas de gira por Europa, hablamos de Kiss y de Iron Maiden. Sin embargo, en aquella época, no todo era como lo conocemos ahora. 

Los Maiden, entonces, habían sacado, hacía tan solo unos meses, su primer disco homónimo y se preparaban para aterrizar en el panorama musical con la esperanza de hacerse un nombre. Esta gira era la oportunidad perfecta para, haciendo las veces de teloneros, darse a conocer. Por otro lado, Kiss, que hacía las veces de espectáculo principal, comenzaba un periodo de decadencia en su carrera profesional mientras comenzaban a girar defendiendo el fallido 'Unmasked'

Para los de Gene Simmons y Paul Stanley la cosa no iba bien desde hacía ya un tiempo. Mirando atrás, hacia 1978, nos encontramos con los cuatro discos en solitario de cada uno de los miembros del conjunto, que no fueron precisamente bien. Después, la cosa fue a peor tras la salida del 'Dinasty', que dividió a los fans por su sonido más cercano al disco. La caída siguió en picado tras la salida de Peter Criss a principios del '80, negándose a tocar en más conciertos ni en su nuevo disco. Eric Carr tomaba el relevo en uno de los peores momentos de la banda. 

Tras aquello, la banda se aventuró a un tour europeo, algo raro en ellos, teniendo en cuenta su exuberante escenografía, que era muy caro transportar. Fue la noche del 29 de agosto en Roma cuando conocerían a sus compañeros durante el resto de la gira: Paul Di' Anno, Dave Murray, Dennis Stratton, Steve Harris y Clive Burr que, juntos, hacían Iron Maiden. Aquella banda era joven y estaba hambrienta de éxito tras el éxito de su primer disco y su primera gran aparición en el Reading Festival inglés. 

Lo cierto es que ya era costumbre para los de Nueva York seleccionar a bandas jóvenes y con proyección para abrir sus giras. Grupos como AC/DC, Judas Priest o Cheap Trick, fueron solo algunas de las grandes formaciones que desfilaron sobre el escenario abriendo para Kiss. Aunque pueda resultar soprendente, Gene Simmons y compañía, además, solían ser cercanos, profesionalesy  tratar muy bien a sus telonero, tal y como sucedió con Maiden.

Durante aquellos días, el bajista y cantante de Kiss se acercó a los camerinos de Iron Maiden para felicitar a la banda por su recién estrenado disco. Entonces, un impertinente Paul Di'Anno le desafió, seguro de que ni siquiera se lo había escuchado. La contestación de the Demon fue brillante: le dijo todos los títulos de cada una de las canciones en el orden en el que aparecían en el redondo. 

Tan bien se llevaron que comenzaron a pasar bastante tiempo juntos en los viajes que realizaban entre concierto y concierto. El problema vino cuando Stratton, guitarrista de los Maiden en aquel momento, comenzó a pasar más tiempo con los miembros de Kiss que con su propia banda. Los ingleses no se tomaron bien aquel interés del músico, que encima les sacaba cuatro o cinco años a cada uno de ellos. Aquella fue la semilla de algo inevitable, su inminente salida del conjunto. 

Las bandas viajaron por Alemania, Bélgica, Francia, Suiza, Alemania (de nuevo), Holanda, Suecia, Dinamarca y Noruega. Su último concierto juntos tuvo lugar el 13 de octubre de 1980. Kiss, entonces, viajaría a Australia y encararía sus últimos shows con Ace Freheley hasta la reunión del conjunto clásico en los '90. Por otra parte, Iron Maiden volvió a Inglaterra y despidieron a Stratton para reemplazarlo con el histórico Adrian Smith

A lo largo de aquella década, Kiss y Iron Maiden llevarían adelante sus propios caminos, con los primeros quitándose el maquillaje y, posteriormente, regresando con la misma fuerza y popularidad de antaño y, por otro lado, con los segundos convirtiéndose en una de las bandas más icónicas de la historia del heavy metal y firmando varias obras maestras inmortales dentro de la historia del rock. Aquella gira, en 1980, acabó significando el paso de la antorcha en el panorama del hard rock, cambiándolo todo para siempre y, en el proceso, haciendo felices a miles de fans que jamás olvidarían aquella experiencia.  

RockFM