Iron Maiden y los sintetizadores: un "zasca" musical a Bruce Dickinson

Bruce Dickinson no creía en el uso de los sintetizadores en el heavy metal y el tiempo le hizo darse cuenta de su equivocación
Iron Maiden y los sintetizadores: un "zasca" musical a Bruce Dickinson

 

Tiempo de lectura: 2’

"No puedes tocar heavy metal con sintetizadores", le decía Bruce Dickinson a un fan polaco a mediados de los '80. El músico no tardó en tener que tragarse sus palabras cuando su banda, su propia banda, comenzó una nueva fase de su carrera en la que aquel instrumento se convertiría en una parte muy importante de su música. 

Lo cierto es que aquel movimiento le podía haber salido muy mal a la banda. Pocas veces se había escuchado algo así y la posibilidad de que se dejara de considerar la música de los ingleses como heavy metal estaba ahí, todo dependía de cómo estructuraran los teclados en sus nuevas canciones. Sin embargo, la razón por la que un tipo como Dickinson estaba tan seguro de que no se podía hacer podría haberse debido a que Iron Maiden ya había experiementado con el instrumento en el pasado y, de hecho, no había salido bien. 

Tony Moore, teclista, músico y presentador de radio, fue un miembro de Iron Maiden en 1977, aunque solo llegó a tocar en un show. "Sabía que no era el tipo adecuado par la banda", explicaba en 2006. ¿Sería posible que, entonces, Steve Harris y compañía se hubieran rendido con los teclados?

Sin embargo, el tiempo había pasado desde aquel año y muchas cosas habían cambiado. Iron Maiden ya no sonaba como un híbrido entre punk y metal, Dickinson era ahora su cantante y, Adrian Smith y Dave Murray tenian ideas de lo más interesantes para la banda. Todo esto sucedió durante la grabación de 'Somewhere in Time'. La tecnología avanzaba y el rango de sonidos a los que los guitarristas podían acceder era cada vez más amplio. Aunque el álbum no fue el más exitoso de la banda ni de lejos, temas como "Caught Somewhere in Time" sonaban con pedales de guitarra que se sonaban a sintetizadores. Aún con todo, su tema más exitoso, "Wasted Years", no los llevaba. 

"Este álbum es muy distinto de los otros, es el mejor desde 'The Number of the Beast'... No quiero decir que usáramos máquinas de baterías o sintetizadores y no vamos a hacerlo nunca", dijo Bruce Dickinson poco antes de la salida del disco. Una vez más, el cantante se acabaría tragando sus palabras. 

En 1988, se publicó 'Seventh Son of a Seventh Son', en el que la banda utilizó sintetizadores, esta vez de teclado, sin ningún tipo de reservas. Ahora, más de una década después, tocaba volver a intentar fichar a un teclista para los shows de la banda en directo. El elegido fue el técnico de bajo de Steve Harris, Michael Kenney, que aceptó entrar a la banda en sus directos con una condición: "Como tenía formación con los teclados y Steve no suele necesitar mucha ayuda durante los conciertos me dijo que si quería unirme y yo le dije que sí, pero solo bajo el nombre de 'El Conde', mi apodo en aquella época", finalizó. 

Desde entonces, los teclados se convertirían en una parte del sonido de Maiden. Por suparte, Kenney ya no está en el escenario con los Maiden, pero sigue ayudándoles con los shows en directo, aunque no toca todo el rato y, eso sí, su trabajo ayudando a Harris va primero. 

En cuanto a Dickinson, no cabe duda de que se tuvo que tragar sus palabras, aunque, por suerte, se adaptó al instrumento y hasta llegó a crear "Empire of the Clouds", su canción más larga, tras adquirir un piano en una subasta benéfica. ¡Nunca hay que dejar de evolucionar!

RockFM