Janis Joplin y “Mercedes Benz”, la última canción que grabó antes de morir

Esta es la historia de la última canción que Janis Joplin introdujo en el 'Pearl'
Janis Joplin actuando en directo a finales de los '60

 

Tiempo de lectura: 2’

El 1 de octubre de 1970, Janis Joplin entró al estudio para grabar una toma a capella de “Mercedes Benz”. Aquella reflexión sobre si lo material nos hace felices, sin instrumentos ni artificios de ningún tipo, sería la última canción que Janis Joplin jamás grabaría. 

El tema fue escrito en agosto de aquel año en un bar de Nueva York. Janis Joplin se encontraba con su amigo Bob Neuwirth y junto a varios actores y todos decidieron ir a tomar algo antes de entrar a actuar en el Capitol Theater. La cantante tenía una canción en la cabeza pero no conseguía sacar más que la primera frase, que había cogido prestada de otro músico, Michael McClure: “Come on, God, and buy me a Mercedes Benz”. 

Sin embargo, aquel día, la cantante comenzó a recitar la canción delante de sus amigos y, poco a poco, le empezó a venir lo que sería la primera estrofa del tema, que encargó a su amigo Bob que apuntase en una servilleta. Rápidamente, la canción comenzó a a tomar forma y quedó escrita en aquellos trozos de papel. 

Aquel mismo día, la cantante sorprendió a todo el mundo, incluyendo a su banda, la Full Tilt Boogie Band, cuando anunció que cantaría su nueva canción. Acompañada por su Gibson Sunburst, Janis Joplin comenzó a cantar sin tocar un solo acorde de su instrumento hasta que la banda comenzó a acompañarla improvisando.  

Janis llamó aquella misma noche a McClure para pedirle permiso para utilizar su frase en una nueva cnación. Al músico no le importó y le dio permiso, aunque acabó siendo citado como co-autor junto a Joplin y Bob Neuwirth en el 'Pearl'. La vocalista solo volvió a tocarla en el Harvard Stadium de Boston antes de marcharse a grabar el disco a Los Ángeles en septiembre de 1970. 

Aquel 1 de octubre Janis se presentó al estudio y grabó el tema con su calma y carisma habituales. Aunque varios problemas técnicos hicieron que las sesiones fueran más lentas y todo el mundo estaba ansioso por apresurarse lo más posible, Joplin decidió que todo el mundo escuchara su nuevo  “hit” y lo cantó casi como una broma. Sin embargo, el tema quedó grabado. Nadie se esperaba que fuera la última grabación de la artista. 

Nadie se esperaba que, cuatro días después, su voz se apagara para siempre. El 3 de octubre la Full Tilt Boogie Band ya había terminado la música para “Buried Alive in the Blues”, uno de los últimos temas que hacía falta grabar para terminar el 'Pearl' y era el turno de que Janis le pusiera su voz al tema. Cuando no apareció, su road manager se acercó hasta el Landmark Motor Hotel, donde se encontró el cuerpo de la cantante, que había fallecido a los 27 años. 

A modo de homenaje, “Mercedes Benz”, que no iba a ser incluida en el 'Pearl', se introdujo sin ningún tipo de instrumental como una cara b. Aunque “Me and Bobby McGee” y “Cry Baby” fueron los temas más exitosos y escuchados del álbum, con el paso de los años la canción iría haciéndose cada vez más popular. Janis Joplin jamás se hubiera imaginado que, lo que comenzó como una broma, acabaría convertido en un himno que sería recordado para la historia. 

RockFM