Keith Moon y la actuación más “explosiva” de The Who: así lesionó de para siempre los oídos de Pete Townshend

Cuando The Who recibieron vía libre para destrozar sus instrumentos como quisieran, Moon se lo tomó como un desafío
Keith Moon y la actuación más “explosiva” de The Who: así lesionó de para siempre los oídos de Pete Townshend

Tiempo de lectura: 3’

Si por algo es recordado Keith Moon además de por sus increíbles canciones con The Who, es por su locura. El batería tendía a causar muchos problemas, dentro y fuera del escenario, y, cuando la banda inglesa fue invitada a tocar al programa The Smother Brothers Comedy Hour el 17 de septiembre de 1967, esta situación no fue una excepción. De hecho, Moon la lió tanto que acabó dañado, de por vida, la audición de su compañero Pete Townshend.

En aquella época, la televisión americana tenía unas reglas bastante estrictas sobre lo que se podía hacer y decir en sus programas. No en vano, a Jim Morrison le intentaron a censurar parte de la letra de “Light My Fire” durante la aparición de The Doors en The Ed Sullivan Show. Cuando este, al subirse al escenario, hizo lo que quiso, provocó que la banda entrara a formar parte de la lista negra del programa.

Sea como fuere, justo durante aquellos días, The Who eran invitados para aparecer en este programa, que presentaban The Smothers Brothers y presentaba su segundo episodio, junto a otros famosos y con cierta libertad.

Y es que los ingleses tenían una reputación y los productores sabían que The Who podían llegar a ser realmente destructivos a la hora de subirse al escenario. No en vano, el productor -y presentador- Tommy Smothers les había visto en directo en el festival de Monterey y sabía de lo que la banda era capaz. Aún con todo, le dio total libertad a los artistas para hacer lo que quisieran

Con lo que nadie contaba era con que Keith Moon, gran aficionado a la pirotecnia, se tomara la libertad como un desafío para hacer de la actuación algo lo más maquiavélico posible. Junto a su batería, el artista tenía un cañón de pólvora para añadir un efecto dramático al show. Lo que no podía hacer era llenarlo demasiado y, aún menos, hacerlo él mismo. Le dio igual.

Según el director Jeff Stein, que utiliza este momento para abrir el documental 'The Kids Are Alright', a Keith Moon se le fue de las manos: “Metió 10 veces la cantidad legal de pólvora que puedes usar sobre un escenario. Keith sobornó a un operario y creo que le emborrachó también”.

El show transcurrió con normalidad y el “petardazo” final era la actuación de The Who. La banda tocó -en playback- el que entonces era su nuevo single, “I Can See For Miles” y, después, “My Generation”. Justo cuando la canción llegó a su punto álgido, Moon comenzó a patear su batería y Pete Townshend a destrozar su guitarra, tanto estampándola contra su amplificador como lanzándola por los aires.

Sin que nadie se lo espere, de repente, el bombo de Moon explota. El petardazo pilló a todo el mundo por sorpresa, la cámara se tambaleó y el humo invadió el plató. ¿El mayor problema? Que a Townshend le pilló cerca, muy cerca. Lo único que se puede ver es al músico, que mete un dedo en su oído y tiene el pelo revuelto.

“Mi pelo se incendió”, comentó Townshend. “Y mi audición nunca fue la misma de nuevo”.

Moon también acabó herido, porque esquirlas de los platillos salieron por los aires con la explosión, atravesándole el brazo. Por suerte, Roger Daltrey y John Entwistle salieron ilesos al estar lo suficientemente alejados. El caos se hizo presente.

El presentador, entonces, apareció con una guitarra acústica para cerrar el segmento. A Pete Townshend, pese a todo, le dio igual, porque decidió coger el instrumento, pese a estar sordo y quemado, y destruirlo contra el suelo.

“Todo el mundo estaba con la boca abierta”, recordó años después Tommy Smothers. “Cuando Townshend vino y me cogió la guitarra, estaba ocupado mirando dónde estaban los cuerpos, comprobando si alguien se había herido. Después, la gente me preguntaba: '¿De verdad te destrozó la guitarra? ¡Parecía muy real!'. Y yo siempre les decía: '¡Era real, estaba muy confuso!'”.



Sin duda, se trató de un momento de verdadero rock and roll.

RockFM