Keith Richards y las innumerables veces en las que casi muere: "Todos nos encontramos con la muerte a veces"

El guitarrista de The Rolling Stones podría haberse hecho amigo de la mismísima parca, de todas las veces que se ha cruzado con ella
Keith Richards y las innumerables veces en las que casi muere: "Todos nos encontramos con la muerte a veces"
CORDON PRESS

Tiempo de lectura: 3’

“Todos nos encontramos con la muerte”. Esta es la reflexión que llevó a cabo Keith Richards en una entrevista en la que confesó un nuevo accidente que podría haber acabado con su vida. Y no es para menos, ya que el guitarrista de The Rolling Stones podría haberse hecho amigo de la mismísima parca, de todas las veces que se ha cruzado con ella.

El accidente desconocido

Los Rolling Stones y, más concretamente, Keith Richards, han estado a punto de irse al otro mundo en muchas ocasiones. Sus tonteos con las drogas, los problemas de salud y su comportamiento errático han supuesto un peligro para su integridad en muchas ocasiones. Han sido tantos los regates del músico, que directamente ha optado por tratar este tema con mucha ironía y buen humor.

Sin embargo, hubo una ocasión en la que realmente estuvo muy cerca de acabar sin vida. Una que fue diferente a las demás y que en la que, como él mismo admitió hace unos años, pensó que realmente iba a fallecer. Hablamos de un par de accidentes automovilísticos.

Keith Richards y las innumerables veces en las que casi muere: Todos nos encontramos con la muerte a veces

CORDON PRESS



“Bueno, hubo algunas ocasiones en las que volé por los aires en un Mercedes boca abajo y golpeé el suelo hasta en tres ocasiones en las que en cierto modo entendí que tal vez esto se había acabado. Pero si no es así, entonces sigues con tu vida, ¿verdad? Quiero decir, todos encontramos con la muerte en un momento u otro, cariño”, reveló el guitarrista en 2015.

De esta manera, Richards rememoró el momento en el que realmente sintió que llegaba su final durante ese o esos accidentes de tráfico. Una forma trágica de morir que marcó y mucho al mundo de la música, y en especial de rock. Un claro ejemplo lo tenemos con el archiconocido accidente que acabó con la vida del batería de Hanoi Rocks, Nicholas 'Razzle' Dingley.


El cocotero

También teníamos que recordar otro de los accidentes más rocambolescos que vivió Richards. Y es que, ninguna historia fue tan absurda como la que le sucedió al guitarrista en abril de 2006, cuando casi murió de la manera más tonta posible.

Keith Richards y Ronnie Wood decidieron que era el momento de tomarse unas merecidas vacaciones en una isla privada situada en la costa de Fiji, algo normal para el tren de vida de los Stones. El resumen de la historia es bastante breve y contundente, resulta que Richards se subió a un árbol (un cocotero), con la mala suerte de que, al bajar, se cayó y se dio un tremendo golpe.

Keith Richards y las innumerables veces en las que casi muere: Todos nos encontramos con la muerte a veces

CORDON PRESS



Este accidente, a la postre, provocó que se tuvieran que posponer varias fechas de la banda y, sobre todo, generó una gran preocupación por la salud del artista. Las circunstancias del accidente estuvieron rodeadas de rumores, unos decían que se había caído de una palmera, otros que había tenido un accidente de jet ski, que habría ocurrido al mismo tiempo.

¿Qué fue, entonces, lo que pasó? Resulta que Richards había decidido ir a darse un baño y, al salir, y mientras se secaba, decidió que era buena idea subirse al árbol. Sin embargo, llegaba la hora de comer y al Stone le había entrado hambre, así que tocaba bajar del árbol, con la mala suerte de que no calculó la ruta todo lo bien que debía. "Había otra rama frente a mí y pensé: “Simplemente tengo que agarrarla y caer suavemente al suelo'". Mala idea. "Pero me había olvidado de que mis manos aún estaban mojadas y tenían arena por todas partes y, según agarré la rama, no me agarré bien. Así que me caí sobre mis tobillos y me caí con la cabeza hacia atrás contra el tronco del árbol. Muy fuerte. Y eso fue todo”, sentencia Richards en el libro.


RockFM