Kilos de cocaína, litros de alcohol y una seria metedura de pata: la historia detrás de “It's a Raid” de Ozzy Osbourne

Ozzy estaba en una de sus salvajes fiestas, ¿qué podía salir mal?
ctv-era-ozzy-nueva

Tiempo de lectura: 2’

Hace muy poco tiempo que la ha estrenado y ya tenemos su historia. Hablamos de “It's a Raid”, una de las nuevas canciones de Ozzy Osbourne que luce en su nuevo disco, 'Ordinary Man'. ¿Cómo surgió la idea para la canción? Para conocerla tenemos que remontarnos muchos años atrás, a 1972. 

El Príncipe del las Tinieblas estaba, en aquel entonces, en el puesto de cantante de los legendarios Black Sabbath, que estaban trabajando en su disco 'Vol.4' en el verano de aquel año. Para ello, la banda alquiló una mansión en Bel Air en la que hicieron de todo menos trabajar. La banda se dejó, en aquel año, unos 75.000 dólares en cocaína, lo cual, para que te hagas una idea, significaba 15.000 dólares más de lo que habían invertido en grabar el LP. 

Total, que durante una fiesta, Ozzy tenía, delante de él, una montaña de cocaína y otra de cannabis. Un verdadero tributo al exceso que iba mucho con su personalidad de aquel entonces. Ahí estaba él, en pleno Bel Air, con el sol de California brillando en su cara, una cantidad extrema de droga y otra tanta de alcohol. “¡Lo he logrado!”, pensaba para sí mismo. Sin embargo, había algo que le molestaba, el tremendo calor que hacía en la casa. Entonces fue cuando se acercó a la pared de la casa y vio un panel de control con varios botones. Uno de ellos tenía que ser, por narices, el aire acondicionado. Puede que alguno lo fuera, pero no el que presionó Ozzy. 

Cinco minutos después, cuatro o cinco coches de policía se presentaron en la casa gritando: “¡Esto es una redada!” (It's a raid!). 

¿Qué hizo Ozzy? Se fue al baño de la casa con un miembro del equipo de la banda, cogiendo la cocaína y el cannabis. Sin embargo, el cantante no miró por su seguridad, sino por la droga. En efecto, era incapaz de tirarlo todo para que no le pillaran. El músico decidió meterse en el cuerpo todo lo que pudo hasta casi quedarse en el sitio y, antes de que ningún policía llegara a entrar en la casa, alguien habló con los agentes y aclaró el malentendido. Ozzy no durmió en los cuatro días siguientes. 

Ahora, décadas después, el músico grabó junto con su improvisada banda de estrellas, “It's a Raid” que, por cierto, tiene una fuerte inspiración en la música de Motörhead. ¡Un clásico de Ozzy en todos los sentidos! 

RockFM