LIBROS DEL ROCK

Las confesiones de Elton John

La vida del músico inglés no fue siempre de color de rosa tal y como vimos en su película biográfica, y como reconoce en su sincera autobiografía ‘Yo’.
Imagen de la portada de 'Yo' de Elton John.

 

RockFM

Locutor RockFM

Tiempo de lectura: 3’

Si viste el reciente biopic ‘Rocket Man’, quizá recuerdes al pequeño Elton John tocando en el piano de su casa una canción que acababa de escuchar por la radio. Fue entonces cuando su abuela le motivó para hacerse músico y con siete añitos ya amenizaba todas las reuniones familiares. Nacido como Reginald Kenneth Dwight, fue su madre quien le descubrió a un tal Elvis Presley, aunque su condición de pianista le conectó mucho más con Little Richard y Jerry Lee Lewis, entre otros pioneros del rock&roll, que aporreaban las teclas con la misma vehemencia que él. Pero más que hablar de sus héroes y de sus compañeros de gremio, Elton John habla abiertamente de su vida personal, y de cómo precisamente la difícil relación con su progenitora acabó marcando también su carrera profesional: “Si hacía un nuevo disco, era una basura; si compraba un cuadro, era muy feo; si tocaba en un concierto solidario, era una actuación muy aburrida salvada por la participación de otro artista”. Eso sí, antes de morir en diciembre de 2017, el cantante quiso limar asperezas con ella y obtuvo una curiosa respuesta, que se le grabó a fuego: “Yo también te quiero, pero no me gustas nada”. Quizá, gracias a esa despedida, Elton John se ha podido sincerar en sus memorias, como casi no lo había hecho nunca hasta ahora. Y es que, a pesar de todo, el artista recuerda que nunca fue una mujer cariñosa, pero que sí que hubo momentos en los que le apoyó (y otros en los que fueron felices).

Daños colaterales
Como en su célebre película biográfica, también en el libro de Elton John, las drogas y sus perniciosas implicaciones ocupan un lugar más que destacado. “Había algo más en la cocaína que la forma en que me hacía sentir. Tenía cierto prestigio. Estaba de moda y era exclusivo. Tomarla era como convertirse en miembro de una pequeña élite, que secretamente se entregaba a algo atrevido, peligroso e ilícito. Patéticamente, eso me atrajo mucho”. Pero más allá del lado oscuro de sus adicciones, también hay escenas así de surrealistas… “Decidí afeitarme en mi estado alterado, totalmente fuera de mí, porque me entusiasmé tanto con la idea que me rasuré las cejas además de la barba”.

Al borde de la muerte
Si hay algo que Elton John reveló con sus memorias fue que le detectaron cáncer de próstata el mismo año en el que murió su madre. El músico asegura que prefirió ser operado para evitar las sesiones de quimioterapia. Así, su intervención fue un éxito, pero contrajo una infección tan grave, que desde el hospital le llegaron a decir a su marido David que le quedaban 24 horas de vida. Finalmente, estuvo ingresado dos semanas y –después de recibir el alta– pasó dos meses en casa recuperándose. Esa convalecencia le hizo replantearse su vida y decidió retirarse de la música tras una larga gira de despedida, para dedicarse por completo a su pareja y a sus dos hijos.

Instinto paternal tardío
Sorprende mucho comprobar cómo Elton John descubrió que quería ser padre: “Cada vez que David mencionaba la idea de formar una familia yo le presentaba una lista de objeciones porque yo no quería hijos. Era muy viejo (…)y siempre estaba de gira. En realidad, mi propia infancia fue la raíz de cada una de mis objeciones”. Y es que fue una visita a un orfanato en Ucrania lo que le hizo cambiar radicalmente de opinión: “Sentí una conexión inmediata con un nene al que intentamos adoptar. Aunque no tuvimos éxito, mis sentimientos paternos ya no se fueron. Quería hijos tanto como quería David”. Finalmente, gracias a la gestación subrogada, en la Navidad de 2010 nació Zachary y en enero de 2013 su hermano Elijah; los dos hijos de Sir Elton John.

RockFM