Led Zeppelin, Keith Moon borracho y una interrupción inesperada: el duelo de baterías más épico de la historia

Nadie sabía que Keith Moon no volvería, nunca más, a actuar en suelo americano
ctv-enj-keith-moon-robert-plant-2

Tiempo de lectura: 2’

Cuando, durante un concierto, un individuo se sube, borracho y sin permiso, al escenario, las cosas no suelen acabar bien. Y es que la historia del rock está llena de interrupciones de lo más extrañas que, por lo general, acaban con alguien siendo placado por guardas de seguridad de dos metros y 120 kilogramos de peso. Aunque parezca mentira, hubo un momento en el que, gracias a Led Zeppelin, la anécdota de borrachos se convirtió en un momento épico. 

Cierra los ojos, respira por un momento e imagínate que viajas al Forum de Los Ángeles, nos encontramos a 23 de junio de 1977. Unos espectaculares Led Zeppelin se preparan para actuar. Durante esta época, Robert Plant había perdido a su hijo, de tan solo seis años, lo cual casi provoca que abandonase la banda, que había sacado, el año anterior 'Presence' al que sucederían dos álbumes, 'In Though the Door' (1979) y 'Coda' (1982)

Sea como fuere, la banda llega al escenario y comienza a tocar un espectacular “The Song Remains the Same”, al que le siguen “Sick Again” y, después el “Nobody's Fault but Mine” de Blind Willie Johnson. De esta manera, se siguen sucediendo canciones hasta llegar a “Moby Dick”

Justo en ese momento, Keith Moon, batería de The Who, se presenta, por sorpresa, en el escenario. Como solía ser costumbre en él, estaba realmente borracho. ¿Qué podía hacer Led Zeppelin? Echar al batería de una de las bandas más populares de la historia del rock de su escenario no era buena idea, pero tampoco les hacía mucha gracia que un espontáneo decidiese tomar el control de su concierto. No está muy claro el motivo por el que Moon apareció allí, pero el caso es que estaba. 

ctv-hfz-keith-moon-robert-plant

La solución fue darle unos bongos y una pandereta para que se uniese a la banda durante la canción. Todo fue bien, al menos durante un rato, porque Moon llegó a quedarse con el micrófono de Robert Plant y a hablar con el público mientras el vocalista, furioso, pedía que alguien le callase la boca desde detrás del kit de Bonham.

Sea como fuere, al final Moon consiguió hacer de las suyas y llegó a unirse a la banda, al rato, para tocar las dos últimas canciones: “Whole Lotta Love” y “Rock and Roll”. Además de eso, hubo un duelo épico, muy épico, entre John Bonham y Moon, el batería de Led Zeppelin contra el de The Who. Y, lo mejor de todo, se grabó en vídeo (puedes verlo a partir del minuto 5:40). 

Nadie lo sabía, pero esta fue la última actuación de Moon en suelo americano. El batería murió un año después, en septiembre de 1978. Tan solo tenía 32 años. Por otro lado Bonham murió el 24 de septiembre de 1980, también con la misma edad. 


Por cierto, por si te lo preguntabas, estas fueron las canciones que la banda tocó aquella noche: 

  • The Song Remains the Same
  • Sick Again
  • Nobody's Fault but Mine
  • Over the Hills and Far Away
  • Since I've Been Loving You
  • No Quarter
  • Ten Years Gone
  • The Battle of Evermore
  • Going to California
  • Black Country Woman
  • Bron-Y-Aur Stomp
  • White Summer/Black Mountain Side
  • Kashmir
  • Trampled Under Foot
  • Moby Dick
  • Achilles Last Stand
  • Stairway to Heaven
  • Whole Lotta Love
  • Rock and Roll

RockFM