'Let It Be': el final de la leyenda de The Beatles canción a canción

Se cumplen 50 años de la publicación del último lanzamiento de 'The Fab Four', y aprovechamos para repasar cada una de sus canciones
'Let It Be': el final de la leyenda de The Beatles canción a canción

 

RockFM

Locutor RockFM

Tiempo de lectura: 5’

Un 10 de abril de 1970, Paul McCartney anunciaba ofiacialmente que dejaba The Beatles. Cerca de un mes antes, el 9 de mayo, la banda publicaba su último disco de estudio, 'Let It Be'. Aprovechamos que se sumplen 50 años de su lanzamiento para repasar cada una de sus canciones.

Two of Us.

La pieza que abre el disco 'Let it Be', y en torno a la cual, Linda McCartney, esposa de Paul, recordó lo siguiente: "Paul escribió la canción en uno de sus días libres. Recuerdo nos dejamos perder en un bosque. Y mientras yo daba un paseo, él se quedó en el coche escribiendo. En la canción, Paul también menciona la costumbre que teníamos de enviarnos postales". Es una canción especial para McCartney, quien se había casado con Linda unos meses antes de comenzar a grabar el disco. Quien fuera el gran amor de su vida, supuso también un apoyo fuerte para el beatle, quien vivió momentos duros ante la sensación de la inminente disolución del grupo. Una canción, por cierto, que comenzó siendo ensayada con un estilo más rock and roll, pero que terminó adoptando un estilo más introspectivo a medida que trabajaban en ella.

Dig A Pony.

Se trata de una de las primeras canciones que The Beatles comenzaron a ensayar para el disco. Y contiene una pieza clave para el desarrollo posterior del proyecto, puesto que supuso la entrada en escena de Billy Preston. Una aportación de George Harrison, que invitó Preston a participar en las sesiones de grabación de 'Let it Be' con la intención de calmar un poco los ánimos dentro de la banda. Billy aportó frecura y armonía al resto de miembros, y en "Dig a Pony" nos encontramos la primera participación del músico en el disco. La canción en sí fue aportación de John Lennon, quien la llegó a calificar de "una basura". Se trata de una canción que Lennon compuso pensando enla que sería su esposa, Yoko Ono; y se basaba en "divertise con las palabras. En simplemente tomar palabras y ver cómo encajaban unas con otras, y comprobar si acababan teniendo sentido. Algunas lo tienen y otras, no".

Across the Universe.

Una canción que se incluyó en el disco 'Let it Be' pero que, sin embargo, comenzó a trabajarse en ella mucho antes (1968). De hecho, Lennon tenía la intención de que fuera publicada como single mientras el grupo se encontraba en la India, desarrollando sus prácticas espirituales bajo la tutela de Maharishi Mahesh Yogui. El propio gurú fue fuente de inspiración para parte de la canción. Una composición de la que Lennon se sentía especialmente satisfecho. Así lo comentó en la revista Rolling Stone allá por 1970: "Es una de mis mejores letras. De hecho, podría considerarla como la mejor. Es buena poesía, o como quieras llamarlo. Las canciones que me gustan son las que se sostienen solo en las palabras, sin necesidad de melodía". David Bowie versionó esta canción para su disco 'Young Americans' (1975) y contó con la participación del propio Lennon.

Dig It.

Supuso una aportación grupal de la banda, en la que todos los miembros fueron acreditados, lo cual no era muy poco común en The Beatles. En "Dig It" vuelve a participar Billy Preston a los teclados, y el prodcutor George Martin aportó maracas en la grabación. 

Let it Be.

Canción que dio título al disco, y que supuso ser el último single que la banda publicaría estando juntos. Paul McCarteny escribió esta canción durante las sesiones de grabación del  "The Whote Album", fruto de su sensación de aislamiento con respecto al resto de miembros. Paul sentía que era el único beatle que mantenía el entusiasmo por seguir trabajando y mantener al grupo unido, una sensación que perdió fuerza cuando falleció el mánager Brian Epstein. Una noche, McCartney soñó con su madre, quien había fallecido cerca de una década antes, y esto reconfortó mucho a Paul. No está seguro de si escuchó a su madre pronunciar las palabras "let it be", pero sí el hecho de que compartió con él que "no se preocupara mucho y que todo iría bien". Ese fue el germen de "Let it Be". 

Maggie Mae.

Se trata de una versión de una canción popular de Liverpool, en la que se cuenta la historia de una prostituta que roba a una marinero que acaba de regresar de viaje. Es la segunda canción más corta del catálogo de The Beatles (siendo "Her Majesty" la más corta).  Como curiosidad, también podemos recordar que McCarteny se hizo cargo de la guitarra y George Harrison del bajo.

I've Got A Feeling.

Fruto de dos canciones inacabadas de las sesiones del grabación del disco "The White Album". Por un lado nos encontramos con la canción de Lennon "Everybody Had a Hard Year" y, por otro, "I've Got a Feeling" de McCarteny (que también acabaría aportando el título final). Es la primera canción que nos encontramos en la segunda cara del disco 'Let it Be', y también mezcla dos sensaciones bien distintas. La aportación de Paul está más orientada hacia una canción de amor (hacia su mujer Linda), mientras que la de Lennon es más agria, fruto de la separación de su primera mujer, Cinthya, y sus problemas de adicción a la heroína.

One After 909.

Nos encontramos ante una de las primeras composiciones de The Beatles (1963). Fue aportación de John Lennon, en la que trabajó con McCarteny, y en la que querían reflejar el espíritu del blues tan característico de otras en las que se describía la forma de viajar por Estados Unidos en trenes de mercancías. En esta canción puede apreciarse, como en otras, la fijación que tenía John con el número 9. 

The Long and Windig Road.

Una canción que aportó McCarteny, quien tenía a Ray Charles en mente cuando la escribió. Macca tenía en mente una balada, y se enfadó bastante cuando escuchó los arreglos de orquesta y coro que había añadido el productor Phil Spector; puesto que nadie le había consultado al respecto. George Martin, producot habitual del grupo, también mostró su desacuerdo con aquello y compartió lo siguiente (al hilo de hablar con la discográfica EMI: "Me dijeron que no pondrían mi nombre en el disco porque no produje el resultado final. A lo que respondí, 'podrías acreditarme de esta manera: Producido por George Martin y Sobreproducido por Phil Spector'. Pero pensaron que sería una buena idea".

For You Blue.

Nueva aportación de George Harrison que, precisamente, fue publicada como cara B de "The Long and Windig Road". Sin embargo, ante el éxito de la canción el single fue etiquetado como 'doble cara A'. Harrison dedicó esta canción a su mujer, Pattie, a modo de blues. La canción no cuenta con el bajo, ya que McCarteny optó por tocar el piano, y se trabajó con ella bajo el título de "George's Blues ((Because You’re Sweet And Lonely)".

Get Back.

Aunque la canción fue escrita por Paul, los créditos corresponde a McCartney/Lennon, y cierra el disco 'Let It Be'. Una primera versión fue publicada como single el 11 de abril de 1969, sin emabrgo, al versión que aparece en el disco sufrió modificaciones de mano del productor Phil Spector. Algunas de ellas fueron, por ejemplo, retirar el eco que traía la canción o añadir parte de las conversaciones de la banda extraídas del 'concierto de la axotea', dando la impresión de ser una actuación en vivo.
























I Me Mine

Aportación de George Harrison, que fue grabada durante las sesiones de "Get Back". Una canción que aparece en las filmaciones de la película 'Let it Be' y que The Beatles decidieron retomar cuando vieron las imágenes. Harrison escribió la canción a partir de sus experiencias con el consumo de LSD y sus inquietudes espirituales; las cuales pasaban, por ejemplo, por el estudio de textos como el Bhagavad Gita. Concretamente, hay una cita que llamó la atención de George en aquella obra, que viene a decir algo así como: "Son libres para siempre aquellos que renuncian a deseos egoístas y rompen la jaula de "Yo", "Mí" y "Mío", para reencontrarse, así, con el Señor (...) Alcanza esto, y pasa de la muerte a la inmortalidad". Llevó dieciséis tomas grabar la canción, en una sesión en la que Lennon estaba ausente, pues se encontraba en Dinamarca. Harrison, junto a Ringo Starr y Paul McCartney, trabajaron juntos en ella. 








 

RockFM