LIBROS DEL ROCK

El libro de AC/DC que ya te deberías haber leído

Aprovechando el 65 cumpleaños de Angus Young, te recordamos por qué deberías haberte leído ya la biografía de los australianos ‘Hágase El Rock And Roll’.
‘Hágase El Rock And Roll’

 

RockFM

Locutor RockFM

Tiempo de lectura: 3’

El 17 de octubre de 2008, AC/DC publicaban ‘Black Ice’ (su penúltimo álbum de estudio hasta la fecha) y ese mismo año veía la luz el libro ‘Hágase El Rock And Roll’, contando la historia de la banda australiana antes de todo lo que vino después: la demencia de Malcolm Young, los problemas de oído de Brian Johnson y Axl Rose como sustituto.

Ya se sabe que AC/DC no tiene ninguna biografía oficial, así que este libro podría ser lo más parecido a la misma, ya que sus autores –Murray Engleheart y Arnaud Duriex- se basaron en declaraciones de periodistas, representantes del grupo, familiares de sus miembros y algunos músicos de renombre para vertebrar una historia no quizás tan conocida como la de otras leyendas de la historia del rock que sí la han contado.

El punk de Bon Scott
Siempre se ha dicho que en sus inicios, AC/DC eran demasiado punks para los rockeros pero demasiado rockeros para los punks. ¿Pero y cuándo fueron los australianos más punks? Sin duda, en la época de Bon Scott. Ya siendo apenas un chaval, el bueno de Bon estuvo en un reformatorio por falsificación de identidad y robo, y al salir, sus padres le apuntaron al ejército, donde fue expulsado por conducta inapropiada. 

Eso sí, según Wyn Milson, compañero de Bon Scott en aquella época, “podías confiarle tu propia vida. Si alguna vez estabas en apuros o en una emergencia, era el mejor tipo que podías tener a tu lado”. Por su parte, Russell Coleman, batería de AC/DC en los primeros tiempos, cuenta que en una fiesta Bon Scott se tomó una doble dosis de morfina y tuvo que llevarlo a un hospital, pensando que ya podría estar muerto.

El desnudo de Angus Young
En su primer concierto en el Reino Unido, AC/DC apenas reunieron a unas cincuenta personas. Pero en el descanso de aquel concierto, los allí asistentes llamaron a sus amigos desde una cabina cercana y en el segundo pase del mismo la sala estaba reventada de gente. Algunos músicos ingleses de la talla de Lemmy Kilmister de Motörhead o Glen Matlock de los Sex Pistols cuentan en el libro cómo en esos primeros conciertos eran tan sofocantes que Angus Young llegaba a tocar en calzoncillos o directamente en pelota picada, como hizo en una ocasión.

La visión de Brian Johnson
Hasta tres capítulos de ‘Hágase El Rock And Roll’ describen el momento de la muerte de Bon Scott y la llega al grupo de Brian Johnson. Este último conoció al primero en una gira de su banda Geordie: "En Plymouth, tuvieron la suerte de alojarse en una pensión barata en el que las caseras poco amigas de los músicos de pelo largo, no dejaban entrar a los amigos de Bon, pero Brian Johnson los coló por una ventana y pasaron la noche juntos, con unas cuantas cervezas, delante de una estufa".

En el libro se habla de esa supuesta aparición, que relajó para siempre a Brian Johnson cuando entró en AC/DC: “Los nervios de Brian se calmaron un día antes de que tuviera que empezar a trabajar. Aquella noche se había despertado empapado en sudor frío y con la sensación de que Bon estaba allí, observándole”… Cuenta la leyenda que Bon le dijo a Brian que no se preocupara, que todo estaba bien, y eso hizo que el cantante se relajara y que pudiera grabar el mayor pelotazo de la historia del grupo: ‘Back In Black’.

Pero en ‘Hágase El Rock And Roll’ también hay lugar para hablar del fan de Melbourne que dejó su adicción al alcohol, saliendo a andar durante una semana, escuchando el disco ‘Powerage’ a todo trapo. Aunque la anécdota más “cachonda” (y nunca mejor dicho) del libro es la de un programa de radio de Los Ángeles que tuvo una sección llamada “La hora del polvo con AC/DC” en la que una pareja llamaba siempre para contar con qué canción de los australianos acababan de jugar a papás y a mamás.

RockFM