Mariskal Confidencial: el día que conocí a Chuck Berry

Nuestro compañero Mariskal Romero comparte con nosotros su (bizarra) historia de una de las fotos más queridas de su colección
ctv-byf-img-20200320-wa0020
RockFM

Locutor RockFM

Tiempo de lectura: 2’

Esta foto tiene una gran historia, y una gran controversia. Nos situamos en julio del 81, cuando se celebró un festival en Carabanchel (eran las fiestas del popular barrio madrileño) en el campo de fútbol de La Mina. Era la primera vez que Chuck Berry tocaba en España, y su visita venía precedida de la polémica de mal humor del artista, de haber estado en la cárcel y demás noticias semejantes.

Era un Berry que lo primero que hizo fue decir “no quiero fotos”, “no quiero trato con nadie”... Sin embargo, hubo un fotógrafo que no tomó en serio al personaje. Se trataba de un fotógrafo del Diario Pueblo, que me parece que se llamaba Leo, y que también había trabajado como fotógrafo del rey. De modo que, en el Aeropuerto de Barajas, esperó hasta la llegada de Chuck Berry. Cuando apareció, no era el único profesional que andaba por allí, pero sí el que se llevó una tremenda bofetada por parte de Berry, al tomarle unas fotos. Ante el incidente se armó un revuelo tremendo entre todos los allí presentes, y se corrió la voz del asunto entre el gremio.

Pasó el resto del día, y llegó la hora del concierto. Presenté aquel evento, que apoyaban como teloneros Cucharada y Pata Negra, si mal no recuerdo. Yo tenía acreditación de artista, de modo que cuando llegó Chuck Berry al campo de fútbol, presencié como fue recibido con insultos por parte de los fotógrafos que había por allí. Cuál fue mi sorpresa cuando, en medio de todo ese jaleo, Chuck Berry me señala y me pide que me acerque. Hay que tener en cuenta que no había camerinos, y Berry tenía que esperar en el coche esperando su turno para saltar al escenario. Claro, yo me quedé un poco estupefacto, porque no sabía si me llamaba de forma amistosa o, si por el contrario, la quería tomar conmigo como chivo expiatorio de todo lo que estaba ocurriendo a nuestro alrededor.

Finalmente, y con mucho cuidado, me acerco al coche (mientras todos los compañeros me aconsejaban no hacerlo) y cuando llego a él me dice: “Hi, cómo estás”. “Bien” - respondí -, mientras me senté al borde del coche y me tomé una foto, casi idílica, con un Chuck Berry sonriente y complaciente, que queda para la historia. 

Por cierto, soy uno de los pocos periodistas que tienen una foto con él; sobre todo en aquel tiempo, en el que Chuck Berry tenía esa fama de bandido de rock and roll por tantas historias que todos conocemos.

Esto es todo lo que hay detrás de esta célebre foto, que tantas veces he compartido, y que es un logro de la batalla profesional de los periodistas del rock. Esta es una de las confidencias del Mariskal: una de las fotos que con más orgullo exhibo dentro de mi historia como cronista. Espero que disfrutéis de ella y que os haya gustado la historia. ¡Abrazo!

ctv-byf-img-20200320-wa0020
RockFM