LIBROS DEL ROCK

Neil Young: mucho más que canciones

Se acerca el “Día del Libro” y nosotros te recomendamos la autobiografía nada ortodoxa del polifacético músico canadiense ‘El Sueño de un Hippie’. 
Imagen de la portada de ‘El Sueño de un Hippie’ de Neil Young.

 

RockFM

Locutor RockFM

Tiempo de lectura: 2’

Hace unos años, Neil Young tuvo un pequeño accidente en la piscina de su casa de San Francisco y aprovechó el convalecimiento para escribir sus memorias. En este sentido, cabe destacar que el padre del músico fue un periodista deportivo muy conocido en Canadá, así que se podría decir que de alguna forma su hijo siguió sus pasos como cronista de su propia historia. El destino quiso que el inquieto artista la contara, después de romperse el dedo meñique de un pie. Si no, quizá no lo hubiera hecho.

Eso sí, que conste que esta especie de autobiografía no sigue un orden cronológico como las memorias de otros compañeros de oficio. Pero si conoces bien al músico canadiense, me imagino que no te extrañará que se pusiera a escribir sin pensar mucho o nada en la analogía existente entre su vida personal y la profesional.

Titulado originalmente con el juego de palabras ‘Waging Heavy Peace’, ‘El Sueño de un Hippie’ es un libro atemporal que, más que de música, habla de la vida con mayúsculas.

Pasiones ya no ocultas
Seguro que recuerdas el lanzamiento fallido de su reproductor portátil de alta fidelidad PonoMusic, así como aquel Lincoln del ‘59 llamado LincVolt que funcionaba con etanol y electricidad, y que –lamentablemente– terminó ardiendo. Pero sobre lo que habla y mucho Neil Young en su libro es sobre su afición a los trenes eléctricos. Dicha afición fue una de las cosas que le ayudó a dejar atrás la “polio” a los seis años de edad y el todavía más doloroso divorcio de sus padres. Quizá por eso, crear una maqueta de trenes con su hijo Ben (uno de sus dos hijos con parálisis cerebral) fue uno de los momentos más felices de la vida del canadiense, según cuenta en su libro… “Diseñé un sistema de agujas que Ben podía accionar apretando un enorme botón rojo. Nos costó mucho, pero le resultaba gratificante ver cómo podía accionar el mecanismo sin ayuda; lo cual parecía conferirle cierta sensación de poder”.

Adicciones, música y amistad
Mientras escribía este libro, Neil Young acababa de dejar el alcohol y el tabaco, y en sus páginas reconocía que no sabía si iba a ser capaz de seguir componiendo sin las sustancias que parecían favorecer la asistencia de las musas, pero que marcaron su entorno profesional desde la muerte, por sobredosis de heroína, de Danny Whitten (guitarrista de Crazy Horse)… “Poncho Sampedro nunca trató de suplantarle, lo cual dice mucho de él. Nos gustó su actitud, y nos permitió ser fieles a nosotros mismos, empezar de nuevo y seguir adelante”. De esta manera, las idas y venidas de Crosby, Stills, Nash & Young también estuvieron marcadas de alguna forma por la adicción a sustancias como la marihuana y la cocaína, así como por la admiración y la amistad entre sus miembros. “Recuerdo que un día David Crosby y Graham Nash vinieron a verme a un establo que había convertido en sala de trenes durante la grabación de ‘American Dream’ (…) Crosby ya no se drogaba, se estaba recuperando de su adicción a los chinos de cocaína, acababa de salir de la cárcel por algo relacionado con un arma cargada en Texas (…) pero se esforzaba al máximo porque el grupo y la música eran su mayor pasión. No conozco a nadie que le apasione tanto”, asegura Neil. “Graham Nash ha sido su mejor amigo desde hace mucho tiempo, en la salud y en la enfermedad, y la manera que tienen de cantar juntos da fe de cuán intensa es su relación”. 

Así es Neil Young y así se presenta (a pecho descubierto) en un libro que deberías leer, aunque no seas especialmente fan suyo, porque su sueño también puede ser el tuyo.

RockFM