"Nothing Else Matters", el lado más íntimo de Metallica

Aprovechando que el single fue publicado un 20 de abril de 1992, recordamos algunas de las curiosidades en torno a esta joya
ctv-czv-metallica
RockFM

Locutor RockFM

Tiempo de lectura: 2’

Cuando ves a James Hetfield (Metallica) sobre el escenario, posiblemente, lo último que pensarías es que en alguna ocasión fuera una persona tímida. Sin embargo, así era. Hetfield lo ha compartido en muchas ocasiones: "Para una persona tímida, con miedo a hablar o expresarse, la música era un vehículo de expresión". Si a eso le sumamos el hecho de componer una canción muy íntima, y atreverse a compartirla con quien estuviera dispuesto a escuchar, es fácil apreciar las grandes posibilidades que nos brinda la música para emprender un camino de superación personal. 

Y es curioso de qué forma una persona puede verse empujada a cambiar de dirección sin saber muy bien hacia dónde le podría llevar ese camino. En el caso de James, aquel momento tuvo lugar cuando volvió al instituto después de las vacaciones de verano. Sus dos grandes aficiones eran la música y el fútbol; y cuando volvió a apuntarse a su equipo, el entrenador le dijo que debía cortarse el pelo para poder jugar: "Pensé: 'pero como me voy a cortar el pelo si Eddie Van Halen o Michael Schenker lo llevan largo'. Así que decidí dejarlo y dedicarme a seguir tocando. Aquella fue una de esas decisiones vitales, de las que no podía saber hasta donde me llevaría". 

Imaginamos que, desde que tomara aquella decisión, James Hetfield ha vivido muchos de esos momentos decisivos. Uno de ellos nos ha traído hasta aquí: el día que la banda publicó "Nothing Else Matters". La canción fue publicada como single un 20 de abril de 1992; y suponía el tercero con el que Metallica daban a conocer al mundo su disco homónimo, aquel conocido popularmente como 'Black Album'. Cierto es que la banda se refire siempre al disco como 'El disco de los divorcios múltiples', ya que atravesaron momentos personales convulsos: el éxito del disco fue espectacular, la gira de presentación no parecía terminar nunca y la lucha de egos era cada vez mayor. Sin embargo, supuso una rutpura, en muchos sentidos, en la deriva musical de Metallica; llevándoles a un desarrollo mayor de su talento. Uno de esos aspectos está muy relacionado con "Nothing Else Matters". 

James Hetfield se encontraba hablando por teléfono con quien era su pareja por aquel entonces. En su regazo, una guitarra acústica, cuyas cuerdas golpeaba al aire mientras charlaba con ella. En un momento dado, Hetfield se dio cuenta de la melodía que estaba saliendo de su guitarra mientras hablaba. Se disculpó y colgó: las musas habían venido a visitarle. Así lo recordó James en alguna ocasión: "Era una canción para mi. Una que tocaba en la habitación de mi hotel, y en la que hablaba sobre lo duro que era estar lejos de casa. Es una declaración honesta, y una forma de asumir el riesgo de exponerme de una manera totalmente honesta. Y todo ello, sin saber si quien pudiera escuchar la canción te haría pedazos el corazón y la acogerían en el propio. Supuso todo un reto". Y es cierto que supuso un reto, no solo personal sino, también, profesional. Era imposible saber si la canción gustaría a sus seguidores más fieles, pues era algo completamente distinto a lo que el grupo había publicado hasta entonces. A su vez, era difícil saber si le gustaría a un público distinto al que estaba habituado el grupo. Pero triunfó. Cierto es que hubo seguidores de sus comienzos que no sintonizarían con la propuesta, otrs sí lo hicieron; y, además, alcanzaron a un público mucho mayor del que podrían haber imaginado. Seguro que Hetfield no tenía nada de esto en mento cuando decidió no volver a jugar al fútbol... o, sí. Decisiones, decisones.




 

RockFM