Ozzy Osbourne quería una banda "de bar" para que no eclipsara a Black Sabbath, una vez más se equivocó

El cantante no daba crédito y temió que aquella gira acabara mal para su grupo
Ozzy Osbourne quería una banda "de bar" para que no eclipsara a Black Sabbath, una vez más se equivocó

Tiempo de lectura: 3’

El 16 de marzo de 1978, una banda relativamente desconocida llamada Van Halen hizo de teloneros para Black Sabbath. La joven banda acababa de lanzar su álbum debut autodidacta, pero el cantante de Sabbath, Ozzy Osbourne, sabía muy poco de ellos.

Según Don Airey, que tocó el teclado en el álbum de Black Sabbath de 1978, 'Never Say Die!', Osbourne había buscado en realidad aun grupo más tranquilo y menos memorable para abrir la gira de su banda de ese año. “Sabbath había hecho una gira durante un año con Kiss como banda principal, y casi le mató porque Kiss había sido muy bueno”, recordó Airey (según la transcripción de Ultimate Classic Rock). “Y dijo: 'No volveremos a hacer eso. La próxima gira solo queremos una banda de bar de Los Ángeles. Eso es todo lo que queremos'”.

Consiguió una banda de bar, pero no era lo que esperaba. Eddie Van Halen, un admirador confeso de Sabbath, estaba encantado de abrir los conciertos, sabiendo que era una gran oportunidad para su banda. “Tocamos casi todas las canciones de Black Sabbath”, dijo a Guitar World en 2010. “Solía cantar como líder en todas las canciones de Black Sabbath que hacíamos, cosas como 'Into The Void', 'Paranoid' y 'Lord Of This World'. Cuando salimos de gira con Black Sabbath en 1978, nos acojonaron”.

Las bandas salieron juntas a la carretera durante los siguientes meses, pero solo fue necesario el primer concierto para que Osbourne se diera cuenta de que había contratado una vez más a una banda telonera que podía llegar a eclipsar a la banda principal. “Ozzy dijo que entraron cuando estaba sonando ‘Eruption’”, recuerda Airey que le dijo Osbourne. “Ozzy dijo: ‘Acabamos de entrar en el camerino y nos sentamos allí diciendo: ‘Eso ha sido increíble’”.

El guitarrista de Sabbath, Tony Iommi, también recordaba estar impresionado con Van Halen, especialmente con el guitarrista de 23 años de la banda. “No puedo recordar si escuché el disco [de Van Halen] primero o los vi en directo”, recordó a la Rolling Stones en 2020, tras la muerte de Eddie Van Halen. “Debo haber escuchado el disco, sabiendo que estaban de gira con nosotros. Pero Dios, era un guitarrista increíble. Nunca había escuchado nada igual. Era como, ‘Maldita sea, ¿qué es esto?’ Bueno, él fue el primero en hacerlo. Como banda, estaban tan vivos y frescos. Eran tan buenos”.

Iommi se dio cuenta de que Van Halen no iba a desaparecer tan pronto. “Eran muy enérgicos”, señaló. Tienes a David Lee Roth ahí, saltando en el aire y dando volteretas y Dios sabe qué más. Y la forma en que corrían por el escenario, por supuesto, era todo lo contrario a nosotros. Nosotros nos quedábamos parados cuando salíamos. Pero era una banda muy, muy excelente. Entonces sabías que lo iban a conseguir”.

En el trascurso de ocho mese de gira, Iommi empezó a notar que Van Halen se estaba desviando demasiado de su carril de teloneros.

“Nos miraban casi todas las noches desde un lado del escenario”, recuerda Iommi en el libro Eruption. “Y, obviamente, se empaparon de cosas que hacíamos nosotros, viendo lo que funcionaba y lo que hacía que el público se animara”.

“Van Halen fue increíblemente bien”, añadió Geezer Butler, bajista de Sabbath. “Lo único que me cabreó fue que al principio de la gira parecían una banda muy cruda, pero a medida que avanzaba la gira, nos iban estafando”. Eso llevó a una breve charla con Iommi. “Todos eran muy buenos tipos”, dijo Butler. “Así que no nos molestó mucho. Pero Tony tuvo que tener unas palabras con Eddie, en plan ‘pórtate bien’”.

El guitarrista, de hecho, se portó bien. Él y Iommi salían con frecuencia juntos después de sus conciertos y se convirtieron en amigos de por vida. “Es el tipo más dulce, humilde, con los pies en la tierra y normal”, dijo Van Halen una vez sobre Iommi. “No tiene ninguna actitud, ¡y mira que ha hecho cosas este tipo! Tony sigue siendo como un hermano, incluso después de todos estos años”.


RockFM