¿Por qué Axl Rose (Guns N' Roses) excluyó a Brian May (Queen) del 'Chinese Democracy'? Este fue el motivo

En 1991, Brian May grabó varios tracks para el disco de Guns N' Roses, pero, en 2008, a su salida, no había ni rastro de su trabajo
¿Por qué Axl Rose (Guns N' Roses) excluyó a Brian May (Queen) del 'Chinese Democracy'? Este fue el motivo

Tiempo de lectura: 3’

El 'Chinese Democracy' de Guns N' Roses es uno de los discos más caros y polémicos de toda la historia del rock. Se trató, además, del primer lanzamiento de la banda sin su legendario guitarrista, Slash, lo cual se intentó suplir con la colaboración de otros grandes artistas.

En 1997, Rose y Reed comenzaron a trabajar con gente de la talla de Robin Finck, Paul Tobias, Tommy Stinson, Josh Frees o Chris Pitman en lo que sería su nuevo disco. Sin embargo, la esta fomación no duraría mucho, y otros grandes como Buckethead, Richard Fortus, Ron “Bumblefoot” Thal y el batería Frank Ferrer acabarían apareciendo en la formación.

Entre todos estos músicos, el legendario guitarrista de Queen, Brian May, también contribuyó al redondo. De las docenas de canciones que se grabaron en aquel momento, May proporcionó los tracks solistas del tema “Catcher In The Rye” en 1991, entre otros.



Pero las cosas no fueron fáciles, y con un Axl más perfeccionista que nunca, no importaba el dinero ni el tiempo que se tardara en dejar el redondo listo. Tampoco los nombres que tuvieran que caer por el camino. Cuando, en 2008, el disco vio la luz, Brian May no aparecía por ninguna parte.

Fue justo en ese año cuando, en un comunicado, que publicó en su momento Ultimate Guitar, Axl Rose explicó el motivo por el que el ídolo de Queen no estaba en el disco, señalando que no una razón “grande” ni “a pesar de nadie”.

De hecho, Axl culpó a los fans, afirmando que no apreciaban la presencia de Brian May al estar tan centrados en la ausencia de Slash. Al final, sin embargo, no aparecieron ni el uno ni el otro. Sin embargo, esta no era la única razón.

“Hay varias razones, y ninguna de ellas es tan grande y, definitivamente, ni a pesar ni a costa de nadie. Lo primero, obviamente, sé que a la gente le gustó la canción, pero lo de valorar a Brian solo se hizo público cuando nosotros ya habíamos pasado pagina. De hecho, al principio parecía que a la gente no le importaba, y casi todos los comentarios estaban dirigidos a los motivos por los que Slash, en su opinión, tenían que estar ahí. El solo de Brian es, a nivel personal, uno de mis favoritos, y no podía entender, dado la leyenda que es, por qué no le apreciaron más en su momento”, afirmaba Rose.

“En realidad, toda esa sensación y emoción a la que nos referimos ahora tuvo mucho que ver con Sean Beavan y conmigo y con las partes que elegí de las diferentes ejecuciones de Brian, versiones, ensayos, etc. para asegurarnos de que tuviéramos todos esos elementos en una versión. Todo está construido por fragmentos editados basados en una nota específica que Brian dio en una toma descartada. Y aunque Brian parece haber hablado sobre el tema con emoción, al menos públicamente, por desgracia no estuvo muy satisfecho con nuestro trabajo”.

“Recuerdo mirar a Brian a mi izquierda, con su mirada fija en los altavoces del estudio, un poco atónito, diciendo: 'Pero eso no es lo que toqué'. Sean Beavan y yo no queríamos fastidiar a Brian, hicimos lo que tuvimos que hacer e intentamos hacerlo lo mejor posible para ir acorde a nuestras decisiones”.

Posteriormente, en una entrevista de la época para The Guardian, Brian May también contestó a la declaración de Axl con las siguientes palabras: “Ah... ¡Bueno, no lo sabía! Es una lástima. Trabajé mucho y estaba orgulloso de ello. Pero pude entender que Axl quería tener un disco que reflejara el trabajo de los miembros de la banda tal y como es ahora mismo. Tengo las mezclas con mis tracks de guitarra, algunas grabaciones de aquel momento, pero seguirán siendo privadas, por respeto a Axl”.

Quizás ahora, con la salida de 'Hard Skool', EP que verá la luz con tracks descartados del 'Chinese Democracy', podremos esperar, algún día, cómo hubiera sonado aquel disco con Brian May a las seis cuerdas.

RockFM