La “presión” y peleas de Queen y David Bowie: así nació “Under Pressure”

Esta es la historia de cómo Queen y David Bowie compusieron “Under Pressure”
Queen y David Bowie

 

Tiempo de lectura: 2’

Cuando, en 1981, los miembros de Queen se encontraron con David Bowie para comenzar a trabajar en un tema colaborativo, que a la postre se acabaría convirtiendo en “Under Pressure”, la tensión podía notarse por todas partes. Aquella grabación se convirtió en una lucha de mitos ingleses para intentar tomar el control de todo lo que estaba sucediendo. Al final, el que se llevó la palma fue el Duque Blanco. 

Los cinco músicos se juntaron sin ninguna idea preconcebida en mente. Nadie sabía lo que iba a pasar con sus esfuerzos, si la canción caería en el olvido o sería un temazo. Lo único que estaba claro, es que cada uno de los músicos tenía su propia idea de cómo debía ir la canción. 

“Nos juntamos sin nada pensando, David y los cuatro de nosotros, y le dimos vueltas a algunos riffs y cosas”, recuerda Brian May. Una de las primeras ideas que tuvieron para el tema fue titularlo “People on the Streets”. La idea duró día y medio y, después, comenzaron los problemas. En cierto momento, John Deacon estaba tocando el bajo y dio con el riff del a canción, que es el elemento que más identificable la hace. Sin embargo, a Bowie no le gustó y comenzó a reprender a Deacon, que le contestó enfadado. A fin de cuentas, él era el bajista de la canción.

Freddie Mercury y el resto de Queen acabaron por dejar su ego de lado y siguieron a Bowie como líder compositivo de la parte melódica de la canción, así como a lo que la letra se refería. “Todo el mundo entra sin ideas, sin notas y canta lo primero que le venga a la cabeza sobre un backing track”, le dijo el Duque Blanco a los miembros de la banda. Así lo hiceron y, a partir de pequeñas ideas, que se fueron compilando, nació “Under Pressure”. 

Sin embargo, ¿quién fue el que tomó el mando de qué entraba y quién no? Pues Bowie, tal y como reconoce Brian May: “Esa persona era David, porque el dijo que hacía esto y aquello y nosotros lo aceptamos”. Sin embargo, este no fue el final de la historia. 

Una vez se grabó todo, comenzó el comienzo del proceso de mezcla de la canción, que iba a suponer otro quebradero de cabeza. Bowie y Mercury fueron los encargados de supervisar el proceso, puesto que Brian May estaba harto de discutir y, aunque estuvo presente, decidió no tomar más decisiones. Según el guitarrista, para colmo, el igeniero que la mezcló no sabía usar la mesa. Al final, el título lo decidió Bowie y los miembros de Queen, descontentos con el resultado final, acabaron por aceptar que las cosas eran como eran, por más presión que les hubiese metido el Duque Blanco. 

RockFM