¿Quién es la “Rocket Queen” sobre la que cantaba Guns N' Roses?

Una de las canciones más polémicas de la historia de Guns N' Roses tenía una protagonista femenina que existió de verdaderos
¿Quién es la “Rocket Queen” sobre la que cantaba Guns N' Roses?

Tiempo de lectura: 4’

Es uno de los clásicos más polémicos de Guns N' Roses y uno de los grandes himnos de su primer álbum, 'Appetite For Destruction' (1987). Si eres fan de la banda californiana liderada por Axl Rose, no cabe duda de que tienes que conocer “Rocket Queen”, un tema que, además de tener un potente riff de guitarra y un estribillo difícil de olvidar, es -tristemente- célebre por los sonidos de carácter erótico que suenan en él. Sin embargo, no todo es lo que parece, ¿sabes quién fue, realmente, esa “reina de los cohetes” sobre la que cantaba Guns N' Roses?

Pongamos, primero, en contexto el disco. Como puede que sepas, 'Appetite for Destruction' fue el debut discográfico de Guns N' Roses, publicado el 21 de julio de 1987. El material que presentaba la banda era, sin duda, fresco y de gran calidad en aquel momento, pero, como nos cuenta nuestro compañero Diego Cardeña en este artículo, lo bueno se hizo esperar.

Tras publicar los singles “It's So Easy” y “Welcome to the Jungle”, la banda parecía estar condenada a ser olvidada. Su disco no vendía y las canciones que, se supone, tenían que hacerlo brillar, estaban siendo ignoradas. Como puede que sepas, no fue hasta la salida de “Sweet Child O' Mine” como single -y con algo de ayuda de la televisión- los californianos se convirtieron en estrellas mundiales y, lo que antes había pasado desapercibido, ahora era objeto de la fiebre de los fanáticos. Tuvo que pasar un año hasta que 'Appetite for Destruction' comenzó a levantar -y mucho- el vuelo.

Entre la lista de canciones del disco estaba “Rocket Queen”, un clásico que no falta en los directos de Guns N' Roses y que casi todos sus fans, a día de hoy, conocen al dedillo. Sin embargo, es fácil preguntarse, lo primero, quién era la persona a la que iba dedicada la canción y, lo segundo, si es ella la que gemía en la grabación. La realidad es que la una y la otra eran dos personas distintas y, de hecho, el trato que tuvieron con Axl fue diametralmente opuesto.



¿Quién es la “Rocket Queen”?

Puede que no la conozcas, pero su nombre era Barbi Von Greif, tal y como se indica en el libreto del álbum, en el que se puede leer un mensaje de agradecimiento a “Barbi (Rocket Queen) Von Greif”.

ctv-xxx-barbie-von-grief

Cuenta la historia, que respaldan los datos de Songfacts.com, que esta tal Barbie solía ser amiga de los miembros de Guns N' Roses, a los que conoció junto a su compañera de piso, Pamela Manning. Esta última afirmó que, de hecho, ambas tuvieron su propia banda durante un breve periodo de tiempo. Pamela tocaba la batería y Barbie cantaba. ¿Sabes cómo quería Von Greif llamar a este grupo? En efecto, Rocket Queen.

Barbie tenía tan solo 18 años, pero cuenta Slash, guitarrista de Guns N' Roses, que era “una reina de la escena undergound”. Pese a todo, no se sabe mucho de ella, más allá de que Axl Rose parecía admirarla y respetarla muchísimo, y hasta estar agradecido a ella. El cantante ha llegado a declarar que ella “le mantuvo vivo durante un tiempo”. Lo que eso signifique está abierto a interpretaciones.

“La parte final de la canción es un mensaje a esta persona, o para cualquiera que pueda sacar algo en claro de ello”, le dijo Axl a Hit Parader en 1988. “Es como que hay esperanza y una nota amistosa al final de esta canción”, aclaró.

Desde luego, la letra denota un profundo cariño por parte de Rose hacia Barbie:

“Don't ever leave me
Say you'll always be there
All I ever wanted
Was for you to know that I care”

La oscura –y real- leyenda de la canción

Sin embargo, en el tema hay otra protagonista, conocida por sonar en el tema, aunque no precisamente en la letra. Sin explayarnos demasiado en los detalles, la verdadera historia es que la chica que gime en “Rocket Queen” estaba manteniendo relaciones sexuales con Axl Rose en una cabina de grabación. Su nombre era Adriana Smith y, en aquel momento, estaba conectada con la banda dado que era la novia de su batería, Steven Adler.

ctv-alg-adriana-smith

Picasa 3.0

Una noche, tras haber consumido una ingente cantidad de alcohol -se dice que una botella entera de Jack Daniels- y, tras una pelea con Adler, Axl le propuso tener sexo en la cabina de grabación por “motivos artísticos”. El mismo Rose describiría este acto como “algo entre lo espontáneo y lo premeditado”, dado que quería incorporar esos sonidos al álbum.

No todo el mundo estuvo de acuerdo con Axl, pero nadie le paró, tampoco, los pies. Michael Barbiero, que mezcló el disco, no quiso tener nada que ver con aquella grabación. Después de dejar los micrófonos listos, se marchó dejando a su asistente, Victor Deyglio, a cargo de darle al botón. En el álbum, Deyglio aparece en los créditos como “Victor 'The F**kin' Engineer' Deyglio”. No hace falta traducir lo que eso significa.

Sea como fuere, Axl consiguió la “naturalidad” que buscaba para incorporar aquel sonido a la canción, generando también, una polémica que se acabaría convirtiendo en leyenda. Sin embargo, sus actos tuvieron consecuencias.

No hay muchas entrevistas a Adriana Smith, pero cuenta la historia que, cuando la banda se hizo famosa, cortaron el contacto con ella. Ella, por su parte, pasó bastantes años luchando contra aquella historia y, al mismo tiempo, luchando contra su adicción al alcohol y las drogas.

Con el tiempo, Adriana consiguió superar sus problemas con las drogas y seguir con su vida, además de dejar de sentirse mal a raíz de aquel episodio: “Sentía vergüenza y culpa por lo que había hecho. Pensé que había hecho algo malo durante un largo periodo de tiempo. Me costó mucho darme cuenta de que en realidad no era algo malo ni de lo que avergonzarse”, dijo en una entrevista con Icon Vs Icon en 2008.

Lo último que se supo de Adriana Smith es que trabajaba ayudando a personas con problemas de adicciones y, que, además, tenía una banda, llamada Adriana Smith & The Ghost in The Graveyard.



No fue la “Rocket Queen” de la que cantaba Axl, pero su historia, sin lugar a dudas, podría inspirar más de una canción que, con suerte, esta vez cantará -y contará- ella.


RockFM