Recordando el 70º cumpleaños de Lemmy Kilmister (Motörhead): una última fiesta antes de decir adiós

Cuatro días después de su cumpleaños, Lemmy nos dejaría a causa de un cáncer
Recordando el 70º cumpleaños de Lemmy Kilmister (Motörhead): una última fiesta antes de decir adiós
Twitter: @RobertTrujillo

Tiempo de lectura: 3’

Hoy, 24 de diciembre, Lemmy hubiera cumplido 76 años. Poco hay que no se haya dicho ya sobre el líder de Motörhead, uno de los artistas más queridos y recordados de la historia del rock. Solo pasaron cuatro días entre su último cumpleaños y su muerte, pero el legendario músico, uno de los partícipes en las más épicas fiestas, no se fue sin una última celebración.

En 2015, Ultimate Classic Rock informaba, aún sin saber lo que estaba a punto de suceder, pero sí con preocupación sobre su estado de salud, que la fiesta de cumpleaños de Lemmy había tenido lugar 11 días antes de la fecha marcada, el 13 de diciembre.

Esta no fue una celebración al uso, sino, más bien, un homenaje. El legendario Whisky a Go Go de Los Ángeles vestía sus mejores galas para recibir a un gran puñado de artistas que hicieron sonar algunos clásicos del rock and roll de todos los tiempos como “Whole Lotta Love” de Led Zeppelin o “God Save the Queen” de Sex Pistols, pero también temas de Motörhead como “We Are the Road Crew”.



Entre los músicos presentes, muchos de los cuales de subieron al escenario, estuvieron Slash, Duff McKagan, Matt Sorum y Gilby Clarke (Guns N' Roses), Billy Idol, Sebastian Bach, Robert Trujillo (Metallica), Zakk Wylde, Scott Ian o Charlie Benante, solo por citar a algunos. Sin embargo, faltó el más importante de todos: Lemmy. Su estado de salud, no le permitió acudir a aquella fiesta en su honor que, eso sí, llevó hasta una tarta personalizada.

ctv-nty-38089 1 ver1450182776







No hacía muchos días, dos en concreto, Lemmy había dado el que, a la postre, sería el último concierto de su historia. Haciendo de tripas corazón, Motörhead se enfrentaron a un set que acabó siendo acortado pero que demostró, hasta el final, que la resiliencia de Kilmister, sobre cuando se trataba de tocar, era digna de admiración. Incluso estando enfermo, al límite de sus fuerzas, nunca dejó de tocar.

Tocamos nuestro último show el 11 de diciembre de 2015 en Berlín, y él falleció solo dos semanas después”, recordaba Mikkey Dee, batería de la banda, en mayo. “Y eso te lo dice todo, el tío se murió con las botas puestas. Tanto Phil Campbell como yo estábamos intentando disuadirle de que saliéramos de gira en la segunda parte de nuestro tour europeo después de aquellas navidades. Sin embargo, no hubo ninguna manera de convencerle de ello”.

Todas las noticias sobre el músico de aquella semana coincidían en lo mismo, y es que Lemmy no se encontraba bien. Aquel 24 de diciembre, de hecho, el Whisky a Go Go compartía una foto del artista, que parecía tomada en las últimas semanas y, ahí, ya se le podía ver muy desmejorado.



Hasta el final, Lemmy dio todo de sí y es que, en los últimos días de su vida, él mismo admitió que no quería hacerse viejo: “Cuando cumples 60 todo empieza a tener forma de pera. Todo el mundo piensa que convertirse en un tío mayor es fácil, pero nunca lo piensas del todo. Cuando sucede es un shock. Pero la cosa es que no me quiero dejar llevar por ello. Estoy bien. Salgo ahí fuera y doy todo lo que tengo. Tengo días buenos y días malos, pero, en general, he estado bien”.

No te olvidamos, Lemmy.

RockFM