La redada que acabó con Eric Clapton en el calabozo: “Me lo quitaron todo salvo mis botas rosas"

El legendario guitarrista acabó pasando una noche en el calabozo por culpa de un ensayo que salió mal
La redada que acabó con Eric Clapton en el calabozo: “Me lo quitaron todo salvo mis botas rosas"

Tiempo de lectura: 2’

Nos lo cuenta Ultimate Classic Rock y fue un momento de lo más curioso. En 1968, Eric Clapton se vio envuelto en una redada que marcó el principio del fin de su banda de aquel momento, Buffalo Springfield. El guitarrista acabaría pasando una noche en el calabozo, desnudo y con tres Panteras Negras, una violenta banda de aquel entonces.


Todo comenzó en marzo de aquel año, durante una gira de Cream por Estados Unidos. Un día de parón, Clapton decidió ensayar con algunos compañeros en la casa de la novia de Stephen Stills, canante de Buffalo Springfield. La banda, como puede que sepas, solo duró dos años y su trayectoria estuvo marcada por anécdotas de este tipo. Pese a todo, su trabajo durante este breve periodo de tiempo les sirvió para ser nominados al Rock and Rol Hall of Fame.


Sea como fuere, en aquella jam session, el volumen de los varios amplificadores fue demasiado para los vecinos del lugar, que llamaron a la policía. La mala suerte quiso que los agentes se fijaran en algo distinto al volumen de los amplificadores, más concretamente la ingente cantidad de drogas que había en el domicilio. ¿Su reacción? Arrestar a todos los presentes.


Clapton, que en aquel entonces solo tenia 23 años, acabó pasando la noche en el calabozo, sin ropa. Aquella noche fue dramática, tal y como se narra en el libro 'Clapton: The Ultimate Illustrated History', en el que también se recuerda que Neil Young tuvo convulsiones durante su arresto.


“Mientras estaban haciendo todo esto, Neil se puso: '¡Wh-o-o-a!'”, narra Clapton. “Se lo llevaron del cuarto y no le vi más. Me dejaron solo con mis botas rosas y me metieron en una celda con tres Panteras Negras. Era como si yo fuera un rebelde, ¿sabes? Lo único que pude hacer fue hablar con ellos y decirles que yo era inglés y que no sabía muy bien qué estaba pasando”.


“Les dije que tocaba blues y que me gustabna Willie Dixon, Muddy Waters, Bo Diddley y Chuck Berry. Funcionó. Se calmaron un poco. Creo que llevaban encerrados como tres o cuatro años. Había un tío que que podía haber salido bajo fianza durante cada día de los últimos siete años, pero nadie quiso poner el dinero para ayudarle”.


En el caso de Clapton, la fianza llegó pronto y lo único de lo que se le acusó fue de “perturbar la paz”, lo cual no era lo suficientemente grave como para que le deportasen. “Cuando miro atrás, lo recuerdo como una buena experiencia. Nunca había sido pillado antes. Ni de coña. Aquella noche fue un infierno. Es una buena idea cuando llevan a jóvenes delincuentes a prisión y le enseñan cómo es, porque no es como unirte al ejército. Lo único que tenía, en aquel momento, eran mis botas rosas y mi corte de pelo afro”.


Sin duda, por más que le sirviera de experiencia, estamos seguros de que Clapton no pasó una noche agradable.


RockFM