RAÚL CARNICERO

"Searching For Sugar Man": el “falso documental” que no era “falso”

Si todavía no conoces el historión de Rodríguez (ni sus temazos), aprovecha estos días para ver “Searching For Sugar Man”.
Sixto Rodríguez

 

RockFM

Locutor RockFM

Tiempo de lectura: 2’

La historia del documental 'Searching For Sugar Man' ya daría de por sí para hacer un documental. Y si en su día no lo viste, éste es un buen momento. Porque todavía a día de hoy hay quien afirma que este documental que por cierto se llevó un Óscar en 2013 es un “falso documental”. Y es que en el mundo en el que vivimos es impensable creer que alguien pueda ser un mito y no haberse enterado hasta muchas décadas después.


Pero vayamos por partes. Nos situamos en la ciudad de Detroit a finales de los años 60, donde una especie de Bob Dylan de origen mexicano está tocando en una salita de “La Ciudad del Automóvil” de espaldas al público contra las injusticias, contra el racismo y contra la desigualdad social. Este misterioso músico es en realidad un albañil al que no le apasiona especialmente la idea de grabar discos y hacerse famoso, aunque en aquel garito, le vieron dos cazatalentos del sello Sussex Records y –tras presionarle a base de llamadas telefónicas– el músico obrero grabó dos discos que resultan un fracaso brutal tanto de crítica como de público excepto en algunos lugares del mundo lejos de EE.UU.

Mientras tanto, Sussex despide al artista y como parece que al músico se lo ha tragado la tierra, se da por bueno un rumor, según el cuál el cantante se habría quitado la vida en mitad de un concierto; un rumor que acrecentaría la leyenda de Sixto Rodríguez

Jesús Sixto Díaz Rodríguez se llamó Sixto, por ser el sexto hijo que tuvieron sus padres; unos inmigrantes mexicanos que se fueron a Estados Unidos en los años 20. Antes de su fichaje por Sussex RecordsRodríguez grabó un single como Rod Riguez, pero tras sus dos discos supuestamente poco exitosos, el artista renunció a su carrera musical.

Y cuando la mayoría lo daba literalmente por muerto, el sello australiano Blue Goose Music compró el catálogo de Sussex Records, reeditó los dos discos de Rodríguez y publicó un recopilatorio con grabaciones inéditas. Así, sin que él mismo lo supiera, Sixto se hizo con un nombre en Australia, Nueva Zelanda, en la actual Zimbabue y Sudáfrica, donde consiguió un Disco de Platino y se convirtió en toda una leyenda.

Searching For Sugar Man

 


Sí que es verdad que a finales de los setenta hubo una gira australiana de Rodríguez con la Mark Gillespie Band como banda base y se llegó a publicar (aunque sólo en Australia) un disco directo llamado “Alive”. Pero también es verdad que en el ’81 Rodríguez volvió a Australia para girar con Midnight Oil, justo antes de retirarse definitivamente de la música ya que en el resto del mundo no se comía un colín.

Pero en la Sudáfrica del Apartheid, sucede el milagro: Rodríguez es un icono de la libertad de la que fue privado, entre otros, Nelson Mandela. Nadie sabe nada de Rodríguez pero sus discos se publican a principios de los noventa hasta en CD, mientras su autor sigue con una vida totalmente alejada del mundo artístico.  

Respecto a su vida personal, Rodríguez se casó, tuvo tres hijas y se preocupó siempre tanto por los problemas de su comunidad, que llegó incluso a presentarse hasta para ser alcalde de Detroit. En 1998, su hija mayor encontró una página web dedicada a la música de su padre y ese año realizó su primera gira sudafricana como una estrella…

En los años 2001 y 2005, Rodríguez estuvo tocando Suecia antes de volver a Sudáfrica y precisamente fue un sueco, Malik Bendjelloul, el que se llevó un Óscar y un Premio BAFTA por este genial documental llamado ‘Searching For Sugar Man’. Su director lamentablemente decidió dejar este mundo poco tiempo después de que su obra convirtiese a Rodríguez en todo un símbolo universal sobre el éxito y el fracaso.

RockFM