Sharon repartiendo, Donald Trump y el Gran Khali: el día que Ozzy Osbourne "dirigió" un programa de lucha libre

Volvemos a 2009, año en el que, aunque no te lo creas, las cosas eran muy distintas a la actualidad
ctv-4fx-ozzy-y-sharon-wwe-raw

Tiempo de lectura: 3’

En el año 2009, más concretamente en la noche del 2 de noviembre, lunes, para ser más exactos. Si repasamos la guía televisiva de los lunes en Estados Unidos en las últimas cuatro o cinco décadas podremos ver que muchos programas han ido y venido, pero hay uno que se ha mantenido constante a lo largo de la historia, hablamos de WWE Raw. ¿Quién no recuerda a Hulk Hogan, André el Gigante o, al que aquí llamábamos El Último Guerrero (una mala traducción de The Ultimate Warrior)? Pues bien, en 2010, otra generación de luchadores había tomado el relevo. 

Aquellos días, John Cena, ex-marine y rapero que representaba perfectamente los valores americanos, era la máxima estrella del espectáculo. Por otra parte, los veteranos Triple H y Shawn Michaels venían de los '90 consagrados como estrellas a las que aún adoraba el público. Sin embargo, aquella noche, la verdadera estrella del show iba a ser un invitado especial que nada tenía que ver con la lucha, el mismísimo Ozzy Osbourne, que estaba a menos de un año de publicar su nuevo disco, 'Scream'. Sin embargo, no solo venía a saludar, sino que su papel en este show guionizado iba a ser el de “mánager general” durante una noche. Básicamente, dentro de la historia, Ozzy era el jefe del show en aquella jornada. 

Pero espera, ¿cómo llegamos aquí? Para entenderlo tenemos que retroceder unos cuantos meses, en concreto, a verano de 2009. En uno de aquellos calurosos lunes, un Donald Trump al que nadie identificaba, todavía, con la política, aparecía en el programa para anunciar -siempre sobre el guión- que compraba la empresa para arrebatársela de las manos a Vince McMahon, el propietario de la compañía desde hacía décadas -y hasta a día de hoy-. ¿Cuál fue su primera medida? Cada semana, el jefe del show sería un invitado especial diferente. ¿Pasaron músicos por ahí? Pues lo cierto es que  sí, unos cuantos, desde ZZ Top a Cyndi Lauper. 

Habían pasado unos meses y Ozzy Osbourne decidió hacer su aparación. ¿Qué es lo que sucedió? Pues que el Príncipe de las Tinieblas bajó por la rampa y hacia el ring acompañado de su mujer, Sharon Osbourne, solo para sentarse en un trono desde el que “tomó” sus primeras decisiones como “jefe” por una noche, resolviendo un careo entre varios luchadores, que le susurraban al oído las cosas que querían que pasasen. No nos extrañaría que, aquel día, le estuvieran chivando el guión de lo que tenía que decir. 

Sin embargo, lo que pasó unas horas después, más avanzado el show, fue lo verdaderamente sórdido. Ozzy y Sharon volvían a salir para hacer de jurado de un improvisado concurso de talentos en los que participarían algunos luchadores. Como tercer juez aparecía el Gran Khali (The Great Khali), un tipo de dos metros y pico procedente de India, que imponía con su altura y su aspecto pero que no hablaba inglés. Un trío de lo más dispar. Comenzó el show y, a decir verdad, dio mucha, muchísima vergüenza ajena. ¿Quién narices quiere ver a un tío musculado -que por aquel enconces se hacía llamar Chris Masters- moviendo sus pectorales al ritmo de “Crazy Train"? ¿Por qué aparecía un italoamericano estereotipado -Santino Marella- disfrazado de Ozzy y hablando sobre morder murciélagos y luego sacando un muñeco de Batman? 

El “apoteósico” final vino cuando una luchadora, Jillian, cuyo personaje era el de una cantante que desafinaba, apareció en el ring para cantarle a Ozzy y a Sharon, ante lo cual esta última respondió con una mangurrina. Sí, se puede afirmar que la mánager de Ozzy “golpeó” a otra persona en un show de lucha libre. Después, el luchador que acompañaba a la mujer golpeada por Osbourne, Chavo Guerrero, decidió encararse, también, con Sharon. ¿El resultado? Un golpazo del Gran Khali para acabar el show de una manera aún más extraña. Por suerte o por desgracia, hemos rescatado un vídeo del momento. 

Por suerte, Ozzy y Sharon no volvieron a aparecer nunca más en WWE, los invitados especiales desaparecieron con el tiempo y Donald Trump... bueno, Donald Trump decidió que la tele se le quedaba pequeña y se pasó a la política. ¡Lo que cambian las cosas en 11 años! 

RockFM