El significado oculto de "Crazy Train" (Ozzy Osborne): las bombas atómicas que causaban su locura

"Crazy Train" de Ozzy Osbourne tiene un significado más político de lo que crees 
El significado oculto de "Crazy Train" (Ozzy Osborne): las bombas atómicas que causaban su locura

 

Tiempo de lectura: 3’

El clásico más escuchado de Ozzy Osbourne, "Crazy Train", es, sin duda, una obra maestra de la historia del rock. Sacado de 'Blizzard of Ozz', su disco de 1980, la canción habla, a grandes rasgos, de un mundo que se ha vuelto loco y en el que Ozzy se pregunta cuándo podremos aprender a querenos los unos con los otros. Sin embargo, dentro del tema, hay un significado escondido de temática mucho más concreta. 

 El tema fue obra del Madman junto a Randy Rhoads y el bajista Bob Daisley. El guitarrista tenía el riff básico de la canción, y, poco a poco, el resto del equipo se puso a manos a la obra para trabjar en en la canción. A Rhoads le encantaban los trenes y tenía hasta su propia colección de pequeños modelos. Daisley, por su parte, también compartía aqeulla aficción. Juntos decidieron que la guitarra de la canción sonaba como un tren, como un tren de locura y, de ahí, salió el título del tema. Sin embargo, lo más interesante llegó cuando Ozzy le puso la letra a la música. 

Aunque muchos piensan que Ozzy hablaba sobre la locura en el tema, lo cierto es que el significado (no tan) oculto de la canción tiene que ver con la Guerra Fría entre Estados Unidos y Rusia. Para seguir las pistas, tenemos que meternos en faena buscando partes de la letra que cuadren con esta teoría:

  • "Millions of people living as foes," - "Millones de personas viviendo como enemigos".
  • "One person conditioned to rule and control; The media sells it and you live the role,"  - "Una persona concidionada para mandar y controlar. Los medios te lo venden y tú les sigues el juego".
  • "Heirs of a cold war, that's what we've become. Inheriting troubles I'm mentally numb." - "Heredereos de una guerra fría, eso es lo que somos. Heredando problemas, estoy aturdido".

En aquel momento, una doctrina realizada en la Guerra Fría tenía que ver mucho con la locura, se la denominaba "M.A.D.". "Crazy" y "mad" son sinónimos en inglés y, aunque la relación pueda parecer distante, al sumarle las referencias políticas, podemos dar con una referencia extra. Pero, ¿qué es M.A.D? 

Esta doctrina, que viene de la Teoría del Juego formulada por el matemático John Nash, afirmaba, a grandes rasgos, que si una superpotencia apuntaba a la otra con sus bombas atómicas -la guerra atómica era uno de los principales miedos durante aquella época- la otra haría lo mismo. Si unos disparaban, los contrarios también lo harían y eso significaría el fin del mundo, algo que nadie quería. De esta manera, mientras las dos naciones representaran una amenaza nuclear, ninguna de las dos abriría fuego, generándose una tensa paradoja que, sin duda, podría volver loco a cualquiera. 

El que bautizó esta teoría fue John Von Neuman, uno de los primeros pioneros en mezclar ciencia e informática al que, aparentemente, le gustaba bastante el humor satírico. No fueron pocos los escritores o directores de cine que llegaron a hacer obras basadas en esta posible amenaza nuclear, asociándolo en muchas ocasiones a un artílugio del "Día del fin", un botón, muchos imaginaban, que podría desatar todas las bombas nucleares de un país y acabar con el mundo. La Unión Soviética, de hecho, tenía uno, llamado "Dead Hand" o "El Sistema Perímetro", capaz de activar todo el material nuclear de manera remota desde un solo punto. Sea como fuere, esta paranoia, este miedo constante a que, de un plumazo, las bombas cayeran del cielo y acabaran con todo el mundo, duró desde los '50 hasta 1991, fecha del final de la Guerra Fría. 

Es precisamente este miedo, esta paranoia, de la que habla Ozzy Osbourne en "Crazy Train". Un problema "heredado" durante generaciones, una batalla que se extendió a la cultura y a los medios y que, aunque no se derramara sangre, era capaz de que acabar con la cordura de cualquiera. 

Cabe destacar, aún así, que Osbourne también hizo referencias a sus problemas, por ejemplo, con las drogas ("I know that things are going wrong for me") durante el tema. Sin embargo, estas son más evidentes y más fáciles de descifrar. Al final, el tema no deja de ser una exposición de cómo Ozzy estaba reaccionando ante un mundo que, en efecto, se estaba volviendo "loco".

RockFM