'Smash': más que un disco, una patada a la puerta

Se cumplen 26 años de la publicación del tercer disco de The Offspring, y hoy recordamos el impacto que tuvo en la escena punk rock
ctv-vio-smash
RockFM

Locutor RockFM

Tiempo de lectura: 2’

Unos mese antes de que saliera publicado ‘Smash’, Green Day ya abrieron la puerta del punk californiano al mundo. Lo hicieron con 'Dookie'. Esto ocurrió en febrero, y dos meses después, The Offspring terminaban de abrir aquella puerta de par en par. Los primeros desde el flanco de Bay Arena, y los segundos atacando desde Orange County.

En su día, ‘Smash’ fue un disco que rompió récords. Fue el álbum independiente que más copias vendió en la historia de un sello independiente (Epitaph Records). Epitaph, fundado por el guitarrista de de Bad ReligionBrett Gurewitz, ya había marcado el rumbo de ese punk californiano. Lo hizo publicando discos de bandas como los propios Bad ReligionPennywise o NOFX entre otros. Sin embargo, fue The Offspring quienes llevaron el negocio a otro nivel. En declaraciones a la revista Rolling StoneNoodles comentó: “Para 1994 ya llevábamos diez años tocando. Y el punk rock había entrado y salido de los locales en ese tiempo. Había espacios como Sunset Strip, donde no se nos permitía tocar. Nos quedaba tocar en polígonos industriales y sitios similares. Sin embargo, todo estaba cambiando”. Y en ello tuvo mucho que ver la irrupción de Nirvana, según compartió en el mismo medio Dexter Holland: “De pronto veías “Smells Like Ten Spirit” en la MTV, y aquello parecía un concierto de punk. Hizo que todo pareciera posible; y en 1994 nos acercamos tanto a ello, que el público ya se sentía preparado”.

Algo similar sintió Gurewitz, cuando de camino a su casa escuchó la cinta con las mezclas finales de ‘Smash’: “Iba en el coche escuchando la cinta a todo volumen. De hecho, tuve que seguir conduciendo por El Barrio hasta que acabara la cinta. Cuando llegué a mi casa, le dije a mi mujer, ‘cariño, todo va a ser diferente a partir de ahora’”Y, de hecho, fue tal la demanda de discos que recibió Epitah Records, que Gurewitz tuvo que hipotecar su casa para seguir produciendo copias. 

Dexter Holland recuerda que uno de los motivos por los que todo cambió para ellos fue la idea de hacerse con equipos nuevos. Parece que los que tenían no eran lo suficientemente buenos como para sonar dignamente, y tener así la oportunidad de sonar en las radios. Además, la banda volcó todo el dinero que tenía en producir el disco (y no era mucho). Bueno, de hecho, no el presupuesto no daba para costear el alojamiento de su productor, que dormía en una furgoneta durante el proceso de grabación. Aquí hay que recordar, que mientras Green Day habían firmado con Warner, The Offspring trabajaban con un sello independiente como Epitaph; de modo que todo era mucho más familiar. 

La propuesta en ‘Smash’ era simple: riffs rápidos, letras sencillas, pero cargadas de rabia y una batería sólida. Aunque es cierto que no todo el mérito es de The Offspring. Había hambre por parte de los adolescentes de la época de poder resonar con otro género al establecido; y bandas como Rancid, Green Day, NOFX o Bad Religion estaban empujando igualmente, para que esa puerta terminara por abrirse.

RockFM