Sobredosis y un coma: el preludio de la muerte de Kurt Cobain

Un 3 de marzo de 1994, Kurt Cobain adelantó lo que pasaría solo un mes después
KURT COBAIN, el penúltimo icono
KURT COBAIN, el penúltimo icono

Tiempo de lectura: 2’

El 3 de marzo de 1994, Kurt Cobain asustó a todo el mundo estando a punto de quitarse la vida tras sufrir una terrible sobredosis. Un mes después, el artista falleció como todos ya sabemos. Sin embargo, este fue el preludio de su muerte. 

Aquel día, Courtney Love, mujer de Kurt Cobain, así como cantante y líder de Hole, se unió a su marido en Roma cuando comenzó a quejarse de unas repentinas molestias en la garganta. Su voz se había desvanecido hacía unos días, provocando que su tour europeo fuera cancelado. Lo cierto es que el músico ya estaba sufriendo una severa depresión antes de que ella llegara. El cantante le dijo a su esposa, por teléfono, que odiaba todo, que odiaba a todos. Estaba lleno de tristeza y odio. De hecho, esta llamada, según cuenta la misma Courtney, se produjo desde España. Mientras tanto, ella se posicionaba al frente de Hole, recuperando su actividad musical por primera vez desde hacía mucho tiempo. 

Ambos, por fin, se habían juntado en Roma y fueron a un hotel, donde cenaron y compartieron una botella del champán más caro que había. Sin embargo, la mañana siguiente, Love se despertó a las 5 y media de la mañana para encontrarse a su marido tirado en el suelo, al lado de la cama, sin responder a ningún estímulo. Lo cierto es que Cobain no sólo había cenado y tomado champán, también había ingerido 50 pastillas de Rohypnol, un barbitúrico, que causó que sufriera una sobredosis. 

Corriendo, Love se apresuró a llamar a la recepción del hotel para que pidieran una ambulancia, que le llevó directamente al Umberto Polyclinic Hospital. Cuando llegaron, se le hizo un lavado de estómago. Después, se le trasladó al Rome American Hospital, donde, unas horas después, recuperó la conciencia. 

Durante años, se ha debatido sobre si este fue un accidente más, teniendo en cuenta la vida de excesos del músico, o si se había intentado suicidar, lo cual acabó consiguiendo poco tiempo después. Love siempre ha dicho que el músico intentó acabar con su vida. Cuenta Love, de hecho, que aquel día Kurt decidió dejar una nota en la que se podía leer: “Dr. Baker dice que si tuviera que elegir entre la vida y la muerte, elegiría la muerte”

Por otro lado, los que defienden la primera teoría dicen que el accidente nunca se nombró como un intento de suicido hasta que el músico se quitase la vida un 5 de abril de 1994. Además, se cita la opinión del médico que atendió a Kurt Cobain cuando fue al hospital. Dice el facultativo que, en realidad, el cantante no ingirió tantas pastillas como Love decía. 

Sea como fuere, la compañía que representa el legado de Cobain, Gold Mountain, afirma, hasta el día de hoy, que lo que pasó en Roma no fue un suicidio, aunque sí afirman que dejó una nota aquel día. Pasara lo que pasase, aquel fue, sin duda, un acontecimiento preocupante, más que preocupante que, por desgracia, anunció lo que iba a pasar tan solo unos días después, la muerte de uno de los mitos más grandes de la historia del rock mucho antes de lo que debía haber sucedido. 

RockFM