LIBROS DEL ROCK

Todas las (dobles) vidas de Little Richard

‘Oooh, My Soul! La Explosiva Historia de Little Richard’ es la biografía autorizada del icono del rock and roll, que nos dejaba hace unos días.
‘Oooh, My Soul! La Explosiva Historia de Little Richard’ es la biografía autorizada del icono del rock & roll.

 

RockFM

Locutor RockFM

Tiempo de lectura: 3’

Hace unas semanas, te recomendábamos ‘El Club de Lectura de David Bowie’ con los 100 libros que marcaron al Duque Blanco y en esa lista estaba la biografía autorizada del gran Little Richard, que nos dejaba el pasado 9 de mayo a los 87 años de edad. El autor de las memorias de “El Arquitecto del Rock & Roll” fue Charles White; biógrafo de Jerry Lee Lewis, profesor de Historia del Rock en la Universidad de Scarborough y locutor de radio en la BBC de York. El libro del “Doctor Rock” sobre Little Richard fue publicado originalmente en 1984 como ‘The Life And Times Of Little Richard’, y vio la luz en castellano en 2009, tomando como título una canción de 1958, que los Beatles versionaron en 1963, y la Big Brother & The Holding Company de Janis Joplin en 1966.

Nacido en el seno de una familia humilde, Richard Wayne Penniman tendría que haber sido realmente “Ricardo”, pero debido a un error se llamó “Richard”. Siendo el tercero de doce hermanos, su madre era miembro de la Iglesia Bautista Nueva Esperanza y su padre, diácono de la iglesia, albañil y destilador ilegal de whiskey. Al no aceptar nunca la homosexualidad de su hijo, el cantante siempre se mostró más próximo a su madre, que, además de como madre, también ejerció de profesora de piano. Su pasión por el góspel la adquirió como miembro de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, pero muy a su pesar en su casa sólo se escuchaba a Bing Crosby Ella Fitzgerald. En el colegio, fue marginado por tener una pierna más larga que la otra, y para evadirse de esa realidad, se inventó una especie de álter ego, que –vestido de mujer– interpretaba números de cabaret. Así, cuando su padre le echó de casa con quince años, Little Richard se buscó la vida cantando en todo tipo de antros, o incluso en la calle, hasta que los dueños del Club Tick Tock le “ficharon” para que desplegara todo su talento encima del escenario.

“El más grande”
Debido a su poca estatura y a su complexión física, su familia lo llamaba “Lil’ Richard”, pero sus vecinos lo conocían sobre todo por aporrear latas, ollas o sartenes mientras cantaba. Y es que Little Richard empezó a cantar en la iglesia siendo apenas un niño, llevando dinero a casa mientras alternaba sus actuaciones con otros trabajos, sobre todo después de que su padre muriera en una pelea en un bar y su familia pasase a depender de la música. Así, el cantante que nació “deforme” con la pierna derecha más corta que la izquierda y al que los niños le llamaban “maricón, nenaza, capullo, monstruo” y demás lindezas, grabó por primera vez en 1951 pero no lo petó hasta 1955, cuando el “Awop-Bop-a-Loo-Mop Alop-Bam-Boom” de ‘Tutti Frutti’ explotó como nunca antes lo había hecho una canción. A partir de este momento, el niño amanerado se convirtió en el Rey del Rock And Roll, años antes de que Elvis, los Beatles, los Rolling Stones o Jimi Hendrix hablasen de él como “el más grande”.

La(s) llamada(s) de Dios
Antes de que se inventasen las lentejuelas, Little Richard ya se cosía espejos en la ropa; y antes de los excesos de los grandes mitos del rock and roll, el músico de Macon ya se había pegado diversas fiestas/orgías con parte de su equipo y sus fans. Pero tras lamer las mieles del éxito, el cantante fue llamado por la palabra de Dios, y casi de la noche a la mañana se convirtió en un humilde predicador local. Eso sí, cuando “el maestro” vio a “sus alumnos” despuntando en todo el mundo con sus enseñanzas, quiso dejar claro quien era el inventor de todo esto y por eso exigía, entre otras cosas, tocar siempre en último lugar, lo que le enemistó con otras leyendas como Jerry Lee LewisChuck Berry o incluso John Lennon. Así volvieron el éxito, las giras y con ellas, el descontrol. Y para huir de todo aquello, el cantante volvió a dejar la música para proclamar la palabra de Dios. Eso sí, su biografía incluye uno de sus sermones, único y genuino como él mismo.

RockFM