Entrevista a Priscilla Presley: "Si Elvis volviera ahora mismo le recordaría cuánto le quiere la gente"

Marta Vázquez habla con Priscilla Presley

audio

Entrevista a Priscilla Presley

Pulsa para reproducir el audio

  • Rock FM

Tiempo de lectura: 3’

Priscilla y Elvis se conocieron en 1959, cuando "El Rey", que por entonces contaba con 24 años, cumplía con el servicio militar en Alemania. Ella tenía 14 y gracias al rango militar de su padrastro pudo conocer a la estrella mundial del momento. El flechazo fue mutuo. Tanto que ella conseguiría el permiso de sus padres para acabar sus estudios, pero instalada en Graceland. Después de ocho años juntos, formalizaron su relación el 1 de mayo de 1967 casándose en el Hotel Aladdin de Las Vegas. Exactamente nueve meses más tarde, nacería la única hija de la pareja: Lisa Marie. El frenético y vertiginoso ritmo de vida de Elvis y sus continuas infidelidades acabaron con un matrimonio de seis años y medio y Priscilla le pediría el divorcio en 1972. La separación fue tan cordial (y tan poco habitual) que salieron cogidos de la mano a la salida de los juzgados.

Priscilla estuvo en la vida de Elvis hasta el día en que murió y tuvieron una relación de amistad y complicidad hasta el final. De hecho, Vernon Presley, padre de Elvis, le confió a Cilla (así le llamaba Elvis) la administración de todo el legado de su hijo. Y cumplió con su palabra. En 1982 Priscilla abrió Graceland al público y hoy es la segunda casa más visitada de Estados Unidos.

Elvis cantó en castellano más de una vez. Hay un tema que se titula “Never Been To Spain”. 

"Él quería visitar y girar por Europa y otros países porque amaba esa conexión. Sus canciones significaban mucho para él. Le encantaba la idea de poder ir a España durante su vida. Sé que quería conectar con todos en Europa porque nunca tuvo esa oportunidad. Tenía planes, antes de dejarnos, de ir a Europa y España".

¿Es cierto que Elvis era un hombre inseguro? ¿Realmente pensaba que en unos años nos íbamos a olvidar de él?

"Sí, lo pensaba. Antes de dejarnos, quería saber si alguien le recordaría y si sus fans le apoyarían. Quería saber qué pensaban de él. Era un ser humano, como todos nosotros. Y sí, tenía inseguridades por tantas cosas que le rodeaban en la industria musical de entonces, cuando la invasión británica y era un artista en solitario".

¿Nos quedan todavía cosas por ver, canciones que escuchar, alguna sorpresa para los fans como los últimos lanzamientos discográficos con la voz de Elvis y la filarmónica de Londres?

"Siempre pensamos en alargar su legado. Tenemos cosas en mente pero no puedo hablar de ello ahora porque queremos asegurarnos de que todo está en su sitio. Siempre pensamos en nuevas formas de traerle a la luz, a las nuevas generaciones y que permanezca su legado".

¿Qué fue lo que más te impresionó de Elvis cuando le conociste en Alemania?

"Ay Dios mío. Su maravilloso sentido del humor. Cuando él se reía, todos nos reíamos porque su risa era tan contagiosa. No sabíamos de que se reía pero todos nos involucrábamos con él porque su sentido del humor era peculiar. Esa fue una de mis grandes sorpresas. Fue maravilloso".

¿Cómo fue la primera mirada en Alemania entre tú y Elvis?

"Cuando entré en el salón donde se encontraba, vi que era más maravilloso aún en persona que en la pantalla. Por supuesto estaba muy nerviosa, y estuve muy callada. Estar en la misma habitación que él era eléctrico".

¿Cómo era Elvis en la intimidad? ¿Cantaba y tocaba por la casa?¿Cómo era cuando no estaba de gira?

"¿Sabes qué? No tocaba sus canciones en Graceland o en sus casas. No tenía ese ego para escuchar su música. Quería escuchar canciones de otros, canciones de sus artistas favoritos del momento… Lo único que tocaba para mí eran canciones de gospel, eran sus favoritas de todos los tiempos. Canciones de gospel. Cuando terminaba sus conciertos, subía al camerino con sus amigos cantantes de gospel y se ponía a cantar canciones de gospel con ellos".

El concierto de Elvis en la Elvis Week cada mes de agosto apenas había sufrido cambios hasta este año que nos encontramos con una orquesta sinfónica. Siempre eran los músicos originales de Elvis los que acompañaban su voz. ¿Cómo ha cambiado la ejecución en directo del show?

"El cambio… sigue siendo la música de sus canciones. No han cambiado las canciones. La banda original sigue ahí de alguna manera. Los músicos y la orquesta lo embellecen y es lo que Elvis quería: cantar con una orquesta, quería una orquesta completa. Le gustaba el sonido grande de la orquesta y estoy cumpliendo lo que él quería hacer. Así que no pierdes nada de las canciones. Vas a encontrarte un sonido más lleno y grande. Un sonido precioso".

Si pudieras hablar con él 5 minutos ahora mismo ¿qué le dirías?

"Ay Dios mío. Si volviera ahora mismo y hablara con él, le recordaría cuánto le quiere la gente. Cuánto aprecian su música y le aprecian a él, porque pensaba que no estarían allí para él. Que sepa eso porque no quería que sus fans le olvidaran".

¿Elvis tenía defectos o era el hombre perfecto?

"Eso es gracioso. Escucha, Elvis Presley ante todo es un ser humano. Todos tenemos defectos. No era perfecto, ninguno de nosotros somos perfectos. Él no quería ser perfecto. No podría hacer nada. Él solía decir que sería aburrido (risas). Era bello, generoso y atento. Esas son las tres partes más maravillosas de él. Aunque mire atrás y vea sus defectos yo no veo defectos. Veo que era humano".

 *Agradecimientos: Samuel Del Río y Raquel Castejón. 

RockFM