Entrevista al productor Carlos Santos (Toundra, Hamlet, Aathma...)

Nos reunimos con el productor Carlos Santos (Toundra, Hamlet, Aathma...) para repasar su impecable carrera, conocer sus secretos y descubrir el futuro cerc
ctv-axm-carlos

Tiempo de lectura: 5’

Especializado en rock y metal, Carlos Santos es uno de los prodcutores más respetados de nuestro país. Ahora, con un nuevo estudio y algunas noverdades, nuestro compañero Diego Cardeña charla con él.

Desde hace años eres uno de los productores musicales especializados en metal y rock, más destacados y respetados del país, pero... ¿en qué momento decidiste que el sonido era tu camino?

C: Después de haber estudiado ADE en Santiago y ver que no era lo mío. La única cosa que siempre me había llamado la atención había sido la música, por eso me decidí a ir por ese camino.

¿Cuáles fueron las primeras bandas que despertaron algo en ti y qué recuerdos tienes?

C: Los primeros recuerdos de la música relacionada con la que hoy escucho, vienen inculcados por mi padre, siempre sonaban The Beatles, Queen, Uriah Heep, Emerson Lake & Palmer, Jimi Hendrix, etc. Esos discos fueron lo que me marcaron la pauta a seguir.

Gallego de pura cepa, concretamente de Verín, llegas a Madrid en el año 2000. ¿Cómo fueron tus primeros pasos por la capital y qué hacías aquí tan joven?

C: Llegué a Madrid después de haber estudiado en Santiago de Compostela parte de una carrera que nunca me llamó la atención, una vez que decidí estudiar sonido, el mejor destino era Madrid.

Antes de partir tuve la suerte de conocer aquí en Verín, a Simón Echeverría, Big Simon, y cuando llegué a la capital él fue quién me enseñó mis primeros pasos en este mundo. Estudiaba por las mañanas en el CEV y justo al salir me iba a los Estudios Sintonía en los que se había quedado una vacante como asistente y allí me metí gracias a Simón.

Los días se hacían interminables puesto que, en estudios grandes, como lo era Sintonía, hoy Cata estudios, sabías cuando entrabas, pero no cuando salías. Una vez completados dos años en el CEV estudié otros dos en SAE. Así fue como empecé mi camino.

Creo recordar que algunos de tus primeros trabajos en la industria musical fueron junto a Simón Echeverría, Big Simon, que tristemente se nos fue muy pronto ¿cómo recuerdas aquellos momentos y qué aprendiste de la figura de Simón?

C: Siempre tendré a Simón en un altar. Sin él todo hubiese sido más complicado. Solo tengo buenas palabras hacia Simón. Era una buenísima persona, un gran profesional y un gran amigo de sus amigos. A mí me acogió desde el primer día como un hermano y me fue enseñando todo lo que sabía. Grandes recuerdos es lo único que puedo decir.

¿En qué momento decides dar el salto por tu cuenta?

C: En el año 2005 después de haber terminado los estudios.

Mientras trabajaba con Simón en algún disco como su asistente ya estaba hablando con Toni, guitarrista de Coilbox, porque estaba montando un taller de luthería con unos amigos y el local era muy grande para ellos. Entonces fue cuando le propuse hacer el estudio ya que por otra parte son negocios complementarios, así que nos pusimos de acuerdo enseguida y el 16 de enero de 2006 abrí el estudio en Matilde Hernández, en el cual estuve trabajando has marzo de 2019 que fue cuando decidí dar el cambio a Galicia.

Más de diez años trabajando en algunos de los mejores discos que ha dado a la escena nacional, ¿qué disco o discos, recuerdas con más cariño, de los que has trabajado?

C: Bueno son muchos los discos a los que le tengo cariño y como he trabajado con tantas bandas sería difícil poner unos y otros no, ahí lo dejo.

Artistas como Toundra, Hamlet o Vita Imana, llevan tu sello y han confiado sus discos en tu saber hacer ¿crees que hay un sonido Sadman o sonido Carlos Santos

C: Pues sinceramente no sabría contestarte a esa pregunta, más bien creo que habría que preguntárselo a la gente que los escucha.

Lo que sí puedo decirte es que en lo que pongo mucho empeño es que cada trabajo que hago, suene a la banda que lo toca. Creo que eso sí se nota en los discos.

De los que me has nombrado todos suenan distintos y a ellos mismos y creo que eso es lo que mejor me define.

Curiosamente no te gusta nada o muy poco hacer sonido directo, ¿a qué se debe?

C: Pues he hecho alguno, pero soy muy lento en directo (risas).

Me considero una rata de estudio.

Los que hemos grabado contigo conocemos bien tus métodos de trabajo, que tampoco vamos a desvelar aquí. Pero a modo de anécdota, curiosidad o como lo queramos llamar, ¿qué producción ha sido la que más horas te ha tenido dentro del estudio y por qué?

C: Hay varios discos que han llevado mucho tiempo, bien porque era necesario a la hora de ejecutarlo correctamente y con lo cual necesitaron más horas de trabajo. Otros porque los clientes así lo querían, sin estrés ni que el reloj te coma. El presupuesto que maneje la banda…Son varios los factores a la hora de hacer un disco.

Hace un año, más o menos, comenzaste a trabajar desde tu nuevo estudio en Verín, ¿a qué se debe este arriesgado paso y qué tal te encuentras de regreso a casa?

C: Pues arriesgado sí, pero como dicen por ahí, el que no arriesga no gana (risas). Bromas aparte, si decidí venirme a mi casa, es por la trayectoria y el nombre que he hecho durante mis años en Madrid.

Si te paras a pensarlo, en Madrid también trabajaba con muchas bandas de fuera y no podía darles un alojamiento. Así que decidí que era el momento de dar el salto con un estudio como se merecen las bandas.

Habrá gente que a lo mejor no quiera desplazarse hasta aquí, pero otros muchos sí que lo harán, o eso espero (risas).

Sé que cuando andabas de obras, mucha gente de Verín pensaba que estabas abriendo un local de mil tipos de cosas, menos un estudio de grabación. Cuéntame lo más loco que ha pasado en este período de obras.

C: Sí, me han preguntado de todo. Que si un estudio de tatuajes, que si un garito nocturno… Pero lo más asombroso, fue un tío que entró por la puerta y me espetó: “¿Esto va a ser un restaurante sado?”. Eso me dejó loco del todo (risas).

Para los más técnicos de lugar, ¿qué se van a encontrar en el nuevo Sadman Studio de Verín?

C: Bueno, pues unas instalaciones muy modernas y acogedoras.

La planta consta de una zona común con su zona de descanso, tele, sofá y demás. Una cocina equipada para los buenos quehaceres de los más duchos en la tarea, la habitación para el descanso, un almacén y las dos salas. El control tiene 35 metros cuadrados y la sala de grabación 70 metros cuadrados.

Todo el diseño de ambas salas está hecho bajo proyecto de ingeniería para obtener así, los mejores resultados acústicos posibles. El equipo apenas ha cambiado. Solamente he ampliado con algún micro nuevo y un par de cosas más.

En los últimos años estás trabajando con muchos estudios nórdicos para el mastering de tus trabajos ¿a qué se debe?

C: Porque es de esos estudios de donde salen mis discos favoritos y porque me parecen de lo mejor que hay.

Aún tienes muchos años de trabajo por delante y los que te conocemos sabemos que no eres muy dado a hablar de ti mismo, pero ¿cómo te ves de aquí a treinta años y cómo crees que evolucionará tu marca, sonido, estudio?

C: Pues sinceramente, no sabría decirte. Simplemente espero poder seguir haciendo lo que me gusta sin tener que recurrir a otros estilos y hacer mi trabajo lo mejor posible para que la gente siga confiando en mí.

Tal y como está golpeando la Covid-19 a todas las industrias, incluida la musical ¿cómo se está viendo afectado tu trabajo? O de lo contrario, al no poder salir a tocar, ¿las bandas están grabando más que antes?

C: Yo lo he notado mucho esta primera mitad de año. Supongo que el tema de la movilidad y un poco el miedo a todas las restricciones han hecho mermar el flujo de trabajo del estudio.

Por suerte a partir de mayo la cosa se ha puesto mejor. Necesito volver a los mandos y dar un poco de cera (risas).

Pues Carlos, millones de gracias por tu tiempo y tu amabilidad en contestar mis preguntas, nos emplazamos cuando nos permitan vernos en La Casa Do Pulpo de Verín, así como pasear por sus calles y volver a pasar por tu estudio. Antes de decirnos hasta pronto, ¿algo que quieras añadir?

C: Poco más puedo añadir, Diego. Un placer hablar contigo, como siempre, y que espero que nos podamos ver cuanto antes. Un saludo para toda la gente de Rock FM y un fuerte abrazo para ti. Saludos.



Recuerda que puedes contactar con Carlos Santos en su web: http://www.sadman-studio.com/



RockFM