RockFM

Black Sabbath

Origen: Inglaterra

Premios:
  • Grammy a la carrera artística (2019)
  • Grammy a la Mejor Interpretación de Metal por “Iron Man” (1999)
  • Grammy a la Mejor Interpretación de Metal por “God is Dead?” (2013)
  • Premio Kerrang! Inspriación (2012)
  • Premio Kerrang! al Artista del Milenio (1999)

Web: http://www.blacksabbath.com/

Redes sociales:FACEBOOKTWITTERinstagram

Historia

Cuando muchos de los ajenos al género piensan en heavy metal, se imaginan gritos guturales, gente con la cara pintada y sacrificios humanos. Sin embargo, si de verdad queremos saber lo que es el heavy metal y de dónde viene, tenemos que escuchar a Black Sabbath, la banda precursora, los padres del género. La banda, que comenzó con otros nombres, the Polka Tulk Rock Band y Earth, antes de llamarse Black Sabbath, reinterpretó el blues rock para crear algo nuevo.

Parte de la culpa del nacimiento de este sonido recae sobre el lugar donde la banda se formó, Aston, Birmingham. La oscuridad y estridencia de las fábricas del lugar, lo convirtieron en el caldo de cultivo ideal para que naciera el heavy metal.

La guitarra de Tony Iommi emitía unos riffs tan pesados y tenebrosos que, junto a las letras esotéricas que interpretaba Ozzy Osbourne, una dura línea de bajo y una batería sin demasiados aspavientos, conseguían generar una atmósfera nunca antes vivida. Esos acordes que sonaban tan graves no eran fruto de la casualidad. A Iommi le resultaba mucho más fácil tocar afinado medio tono más bajo, restándole tensión a las cuerdas, porque había perdido varios dedos en un accidente mientras trabajaba en una fábrica. Sus manos lucían unos dedos protésicos creados por el mismo después de varios experimentos.

La crítica no fue amable con los ingleses, que pagaron el precio de hacer algo tan diferente y provocativo para la época. Su primer disco homónimo salió un viernes 13 y, lejos de provocarles mala suerte, la fecha ayudó a alimentar su aura de oscuridad. Pese a las malas críticas, el trabajo consiguió alcanzar los tops de listas de ventas tanto en Reino Unido como en Estados Unidos, Black Sabbath había comenzado a crear escuela.

La salida de ‘Paranoid’, su segundo álbum, les catapultó al estrellato entre los seguidores de rock y a la infamia en los sectores más tradicionales de la sociedad. Acusados de satánicos, la leyenda de la banda comenzó a crecer más y más. “Iron Man”, “Warpigs” y la misma “Paranoid” pasarían a convertirse en tres de los temas más conocidos de la banda, imprescindibles en sus conciertos y, a posteriori, en los de la carrera en solitario de Ozzy Osbourne. Su siguiente plástico, ‘Master of Reality’, también se convirtió en uno de los más vendidos de la historia de Sabbath. Los ’70 representarán una época dorada para Black Sabbath. Sin embargo, con la llegada de los ’80, se avecinarán cambios que cambiarán el rumbo creativo de la banda de manera importante.

En 1979, Ozzy Osbourne es despedido de la banda tras años de problemas con las drogas, llegando a poner en serio riesgo la grabación de su octavo disco, ‘Never Say Die!’. La aparición del punk había provocado que el sonido que había creado Sabbath perdiera mucha popularidad, aunque aún seguían vendiendo muchos álbumes, la reacción del público era cada vez más fría. La formación necesitaba a alguien capaz de levantar la moral y de ayudarles a lanzar un álbum que devolviera a los ingleses a su legítimo lugar. En ese momento, un pequeño gran hombre dio un paso al frente y volvió a llevar a Sabbath a la gloria, se trataba de Ronnie James Dio.

El resultado fue ‘Heaven and Hell’, la obra maestra de Black Sabbath durante los 80. La poderosa voz de Dio, que cantaba letras bastante más luminosas en comparación con las escritas por Butler para Ozzy, combinada con una instrumentación más rápida y menos basada en la pesadez, le dio a la banda un nuevo cariz que supuso su renacimiento.

El paso de Dio por la banda fue tan breve como significativo. Después de su plástico de 1980, tan sólo grabó ‘The Mob Rules’, recibido de manera tibia por la crítica e incluso por los propios músicos, como disco de estudio, si bien es cierto que también dejó un álbum en directo, ‘Live Evil’. Su marcha tuvo que ver con “diferencias irreconciliables” entre él y los miembros originales de la banda.

Lo que siguió fue un enrome compendio de cambios de miembros de la banda, sobre todo de vocalistas, incluyendo a Ian Gillan (Deep Purple) o Glenn Hughes, entre otros. Nada era lo mismo, la banda, aunque consiguió éxitos de ventas con discos como ‘Born Again’, cada vez se hacía más patente el agotamiento de la banda. A mediados de los ’80, Iommi era el único miembro original que quedaba en la formación, con un flojo Tony Martin a las voces.

Cuando más lo necesitaban, y tras el retorno de Butler un año antes, Ronnie James Dio volvió a la banda una vez más. ‘Dehumanizer’ fue el resultado de este regreso. El plástico fue medianamente bien aceptado, aunque tardó mucho en grabarse con el consiguiente coste monetario. Al poco tiempo, Ozzy Osbourne invitó a la banda a telonearle, supuestamente con la secreta intención de volver a reunir al grupo original. Iommi aceptó y Ronnie, furioso, se plantó, imaginando lo que se cocía. La banda tendría a Rob Halford como sustituto de lujo durante dos fechas, pero, a la postre, el que volvió a ocupar el puesto fue Martin, con quien la banda grabó ‘Forbidden’, un decepcionante trabajo que llevó al a banda a no volver a grabar más en los siguientes 18 años.

No fue hasta 1997 cuando Ozzy consiguió lo que llevaba tanto tiempo proponiéndose, reunir de nuevo a Iommi y a Butler para girar como Black Sabbath. Bill Ward, batería original del grupo, se incorporaría en algunas fases de este periodo, que duró la friolera de 9 años y que dejó dos discos en directo.

En 2006, la banda se reunió con Dio bajo el nombre de Heaven & Hell –nombre que Iommi propuso para distinguir el proyecto del liderado por Ozzy Osbourne- con el que grabaron un disco de estudio, ‘The Devil You Know’, en 2009. La mala suerte quiso que Dio enfermara de cáncer de estómago en 2009, muriendo en 2010, lo que conllevó la disolución de la formación. Su primera y última visita en España acabó siendo de lo más frustrante. Poco antes del comienzo de la actuación, Tony Iommi decidió no tocar, alegando un fuerte dolor de espalda. Ante los abucheos del público, Ronnie James Dio salió a pedir disculpas junto al resto de la banda e interpretó un fragmento de “Heaven & Hell” a capela para intentar apaciguarles. Después de arrodillarse a modo de disculpa, prometió que el conjunto volvería para compensar aquel fallo. El resto es historia. Dio no volvería a poder cantar en nuestro país.

Sin embargo, este no fue el final, puesto que Ozzy volvió a la carga en 2011, volviendo a salir de gira con la formación original de Black Sabbath. Así se vendió hasta que, en marzo de 2012, Bill Ward decidió volver a bajarse del barco. Su sustituto sería Tommy Clufetos, con quien la banda grabaría el LP ‘13’ y el EP ‘The End’, antes de acometer su último tour previo a su retirada. Todo acabó donde empezó, con un concierto en Birmingham, la ciudad que les vio nacer, el 4 de febrero de 2017.

El metal de las fábricas inglesas sigue sonando a día de hoy, igual que hace 50 años. La única diferencia, es que, en sus bares, no sólo allí sino en todo el mundo, millones de personas escuchan la guitarra de Ionni, así como las de todos aquellos que aprendieron a tocar queriendo ser como él.