RockFM

Guns N Roses

Origen: Estados Unidos

Premios:
  • 4 nominaciones a los premios Grammy
  • 4 American Music Awards
  • 2 World Music Awards

Web: http://www.gunsnroses.com/

Redes sociales:INSTAGRAMTWITTERFACEBOOK

Historia

“Los chicos buenos no tocan rock n’ roll” esta frase de la canción homónima que Guns N’ Roses tomó prestada de los Rose Tattoo a mediados de los ’80 es, seguramente, la que mejor define al conjunto nativo de Los Ángeles. Y es que, más allá de sus éxitos musicales, los de Axl Rose se han ganado el éxito a fuerza de imponer su mala reputación.

La formación no estuvo exenta de polémica desde que dieron sus primeros pasos. La creación de la banda viene de la mezcla de los componentes de otras dos formaciones, L.A. Guns y Hollywood Roses. Tras dar sus primeros conciertos y sacar un EP, la formación consiguió su primer contrato discográfico y publicar ‘Appetite for Destruction’, su primer plástico y, pese a todo, el trabajo que les catapultó a la gloria. La responsable fue “Sweet Child of Mine”, que tras ser emitida en la MTV un año después del lanzamiento del álbum, consiguió que el disco alcanzara el número 1 de ventas. Sin embargo, el bueno de Axl Rose ya había comenzado a sembrar la polémica con los gemidos introducidos en el tema “Rocket Queen”, que, según cuenta la historia, se grabaron en un estudio mientras él tenía sexo con la novia de Steven Adler, batería original de la banda.

Su segundo álbum, ‘G N’ R Lies’, también causó un gran revuelo a causa del tema “One In A Million”, que fue acusado, entre otras cosas, de racista por su letra. Sin embargo, la banda siguió girando y triunfando mundialmente. La entrada de Matt Sorum como nuevo batería y de Dizzy Reed como teclista trajo dos álbumes, ‘Use Your Illusion I’ y ‘Use Your Illusion II’. Pese al éxito cosechado y a tener en sus filas a varios de los artistas más carismáticos de la época, entre ellos Slash, cuyo estilo y sonido siempre ha sido un componente clave en el imaginario del rock, la banda le causaba más de un problema a sus fanáticos. Axl Rose comenzó a tener la desafortunada costumbre de encararse con fans durante los conciertos, de abandonar el escenario en medio de sus actuaciones o de, directamente, no salir a cantar.

Uno de los episodios más recordados de esta época fue el lamentable espectáculo de su concierto en Montreal durante su gira del año 1992. El show presentaba a dos bandas de lujo, Metallica y los mismos Guns N’ Roses. Los de San Francisco, que estrenaban su ‘Black Album’, salieron a tocar los primeros. Sin embargo, la desgracia sacudió el recinto cuando, por accidente, la pirotecnia con la que contaba el espectáculo alcanzó, de lleno, a James Hetfield, quemándole el brazo y dejando a la banda sin la posibilidad de que su cantante tocara la guitarra durante varias semanas. El set de la banda tuvo que ser interrumpido.

Axl Rose y los suyos tenían la oportunidad de salvar el día, dando un concierto que nadie olvidara jamás. Sin embargo, el cantante tenía otra idea. Con una copa en una mano y un cigarrillo en la otra, Axl comenzó a quejarse de que tenía problemas de voz y no parecía querer actuar. Sin embargo, aunque al final el grupo, tres horas más tarde, decidiera pisar el escenario, el resultado no dejó contentos a los fans. Guns N’ Roses sólo interpretó nueve temas antes de que el vocalista, enrabietado por sufrir algunos problemas con el sonido, dejara al escenario dejando al resto de los músicos totalmente vendidos. Los fans, enfurecidos, causaron tremendos disturbios llegando hasta un punto crítico cuando las autoridades locales tuvieron que intervenir. Esta no fue ni la primera ni la última vez que la mala actitud del cantante provocó disturbios por parte de los fans.

Esto, sumado a que Rose se convirtió en un dictador en su grupo llegando a realizar triquiñuelas para cobrar mucho más que el resto de músicos, provocó que todos los miembros originales de la banda acabaran abandonando el grupo uno a uno, con la salida de ‘The Spaghetti Incident?’ entre medias, hasta que en 1996, Slash, la otra parte “indispensable” de Guns N’ Roses, también se bajó del barco.

Mientras Slash y compañía comenzaron a dar vida a otros proyectos como Velvet Revolver, Rose se rodeó de “mercenarios” de primera clase, entre ellos el pintoresco y talentoso Buckethead, que le acompañaría hasta 2004, y siguió dando conciertos con una nueva formación. En 2008, la nueva banda publicó ‘Chinese Democracy’, un disco tremendamente caro de producir y que, a día de hoy, todavía divide a los fans de Guns N’ Roses. La formación continuó siendo cabeza de cartel de eventos y festivales –con un rendimiento muy irregular por parte de Rose- hasta que, en 2016, se anunció el retorno de Slash y Duff McKagan a la banda junto a una formación de lujo en la que se encontraban tanto nuevos músicos como algunos de los que habían acompañado a Axl durante los últimos años. Para esta ocasión se llevó a cabo el “Not In This Lifetime Tour”, que se convirtió en un verdadero éxito y en el que sonaron temas clásicos, otros más recientes y hasta algún track de Velvet Revolver.

Se dice que el futuro le depara un nuevo disco a los de Los Ángeles, ahora que están reunidos. Sin embargo, lo único novedoso que hemos podido escuchar hasta ahora ha sido una nueva canción que Axl Rose canta para una película de dibujos animados. Puede que, después de todo, la actitud de chico malo se le haya descafeinado un poco.