RockFM

Kiss

Origen: Estados Unidos

Premios:
  • Nominación a un premio Grammy a Mejor Interpretación de Rock por “Psycho Circus” (1998)
  • Inducción al Rock and Roll Hall of Fame (2014)
  • Classic Rock Award al Mejor Frontman para Paul Stanley (2008)

Web: http://www.kissonline.com/

Redes sociales:FACEBOOKTWITTERINSTAGRAM

Historia

"All right, you wanted the best, you’ve got the best, the hottest band in the world...”, suena una explosión en el pabellón, es la pirotecnia que acompaña a los gritos de euforia de las miles de almas que han juntado para asistir al recital. Entonces, los miembros de Kiss aparecen, ya sea desde detrás del escenario, bajando del techo en una plataforma o de cualquier forma imaginable mientras comienzan a tocar uno de sus temas clásicos. Y es que la banda neoyorquina, guste o no, ha sentado un precedente en lo que hoy en día consideramos como “espetacular” en lo que a directos se refiere.

El proyecto, encabezado por Gene Simmons y Paul Stanley, tuvo como componentes originales, también, a Ace Frehley y a Peter Criss, a la guitarra y a la batería respectivamente. Otros como Eric Carr, Vinnie Vicent o Bruce Kulick también han aportado su granito de arena a la banda y, sobre todo, a sus composiciones. Sin embargo, han sido los dos primeros los que han convertido a la banda en la máquina de hacer dinero que es hoy en día. Porque Kiss es eso, una marca, un símbolo, algo que va mucho más allá de sus propios miembros.

Sus características pinturas faciales, que han ido cambiando, se han convertido en una parte muy importante del imaginario colectivo y de la cultura pop. Se podría decir que su imagen ha influido más que su propia música en muchos aspectos. No se puede, sin embargo, menospreciar el talento de estos músicos, que incluso cuando en el año ’83 abandonaron el maquillaje y grabaron ‘Lick it Up’, fueron capaces de cosechar una buena cantidad de éxitos y la admiración de fans de todo el mundo, incluida España, en la que dieron, en ese año, una espectacular gira que sorprendió a los foráneos, poco acostumbrados a espectáculos de este calibre.

Otra de las características que diferencian a los miembros de Kiss de otras bandas, ha sido la ausencia de excesos durante su carrera. Mientras otras formaciones se dedicaban a destrozar hoteles y a consumir cantidades ingentes de estupefacientes, el único vicio de Simmons era comer chocolate. La banda nunca ha tolerado desorden en sus filas, se toman su trabajo demasiado en serio. Quizás sea ese el motivo por el que, 24 discos y unas cuantas giras más después, siguen en una forma envidiable.

Su único “vicio” es, quizás, el dinero. Y es que la cantidad de productos con su nombre o la venta de entradas parece no ser suficiente para ellos. El mismo Simmons ha dejado caer, en más de una ocasión, que si la banda no graba un nuevo disco desde 2012, es porque no lo ven rentable, la piratería, junto a la bajada de las compras de álbumes físicos, provocan que el grupo prefiera tirar de clásicos en sus conciertos. Sus pases VIP, por otro lado, pueden llegar a alcanzar el exagerado precio de 5000 dólares. Para los que pudieran permitírselo, el bajista y cantante ofreció, recientemente, realizar su “Vault Experience” –una actuación en directo en la que el músico cuenta su historia y le regala material exclusivo a los fans- en casas particulares por tan sólo 50000 dólares. Casi nada.

De hecho, ahora, en el ocaso de su carrera, cuando se encuentran realizando su “End of The Road Tour” –una gira de retirada que parece ser más definitiva que su “Farewell Tour” de 2002-, han surgido noticias de que los miembros buscarán a sus sustitutos en un reality show. Como hemos dicho, nadie está por encima de Kiss, ni siquiera sus fundadores.

Su último show en España tuvo lugar en el Resurrection Fest gallego, no sin antes haber pasado por los principales puntos de la geografía española. Muchos criticaron que la voz de Paul Stanley ya no era la misma, que la música no sonaba igual de bien. Es muy posible, pero nadie pudo evitar impresionarse al ver al cantante saltar en tirolina hasta una plataforma situada en la mitad del recinto o al ver a Simmons ascender, con unos cables, para hacer un solo de bajo y soltar sangre falsa por la boca antes de encarar “God of Thunder”. Y es que muchos de los críticos volverán a comprar entradas para su más que probable último paso por nuestro país.

¿Estamos hablando de la mejor banda del mundo? Quizás no. De lo que no hay duda es de que, a nivel comercial, Stanley y Simmons –hijo, por cierto, de inmigrantes que llegaron casi sin dinero a Estados Unidos- han conseguido llegar al altar donde sólo se sitúan los más grandes. Puede que “Detroit Rock City”, compuesta para un fan fallecido, “I Was Made for Lovin’ You” o “Rock and Roll All Nite” sean himnos, pero las botas con plataformas, las caras pintadas, el desparpajo y la pirotecnia van más allá, mucho más allá del mundo del rock.