RockFM

Metallica

Origen: Estados Unidos

Premios:
  • Grammy a la Mejor Interpretación de Metal por “One” (1989)
  • Grammy a la Mejor Interpretación de Metal por “Stone Cold Crazy” (1990)
  • Grammy a la Mejor Interpretación de Metal por ‘Metallica (The Black Álbum)’ (1991)
  • Grammy a la Mejor Interpretación de Metal por “Better Than You” (1998)
  • Grammy a la Mejor Interpretación de Metal por “Whiskey In The Jar” (1999)
  • Grammy a la Mejor Interpretación de Rock Instrumental por “The Call of Ktulu” (2000)
  • Grammy a la Mejor Interpretación de Metal por ‘Saint Anger’ (2003)
  • Grammy a la Mejor Interpretación de Metal por “My Apocalypse” (2008)
  • Polar Music Prize a la Música Popular (2018)

Web: http://www.metallica.com/

Redes sociales:FACEBOOKTWITTERINSTAGRAM

Historia

Llevar un género como el metal hasta el terreno más mainstream, donde las bandas llenan estadios y ganan millones de dólares es una tarea de lo más complicada. Sin bien es cierto que bandas como Black Sabbath o Iron Maiden se han popularizado con mucho éxito, nadie ha llegado al punto al que Metallica ha conseguido ascender.

La historia de esta banda comienza con cuatro jóvenes californianos dispuestos a agitar el mundo con su rápido y violento thrash metal, género que, por aquel entonces, todavía no se había categorizado como tal. Tras varios movimientos, la banda se formó con James Hetfield, Lars Ulrich, Cliff Burton y Dave Mustaine en sus filas. Juntos grabaron su opera prima, ‘Kill ‘Em All’, disco que, con el tiempo, acabaría siendo considerado un clásico.

La juventud y el desenfreno acabarían costándole su puesto al guitarrista principal, Dave Mustaine, que fue expulsado de la banda por, aparentemente, emborracharse en exceso. Su sustituto sería el guitarrista de Exodus, Kirk Hammet, que se convertiría en miembro fijo de la banda hasta la fecha. Mustaine, sin embargo, tardaría años en perdonarle su despido a Lars y compañía, y, como banda rival, fundó Megadeth, con la que ha cosechado muchísimos éxitos a lo largo de los años.

La banda no paró y siguió sacando discos. ‘Ride The Lightning’ y ‘Master of Puppets’ serían sus dos siguientes trabajos, de suprema calidad y que contendrían temas para la historia. Sin embargo, durante una gira por Suecia, el autobús de la banda tendrá un accidente y Cliff Burton perderá la vida. El azar quiso que esa misma noche, los miembros de la banda se jugaran las camas donde dormirían y que el bajista, al ganar, decidiera ocupar el puesto donde Kirk Hammet había estado durmiendo durante el resto del tour, salvándole, indirectamente, la vida al guitarrista. El accidente, oficialmente, fue causado por el “hielo negro”, que hizo derrapar y volcar al bus, pese a que Hetfield nunca ha terminado de aceptar esta teoría y siempre ha sospechado que el conductor había bebido o consumido drogas.

Metallica, aún de luto, necesitaba un bajista y el elegido fue Jason Newsted, de Flootsam & Jetsam, quien, por diferentes factores, nunca llegó a encajar del todo en la formación. En el siguiente trabajo de la banda ‘And Justice for All…’, la pista del bajo está a un volumen casi imperceptible. Si bien es cierto que la falta de entendimiento entre los miembros de la banda y la similitud de la línea de bajo con el sonido de la guitarra de Hetfield tuvieron parte de la culpa, la realidad es que Jason Newsted se había convertido en la diana de los miembros de la banda ante su frustración por la muerte de Cliff. Actos como tirar toda su ropa por la ventana de un hotel acabarían siendo determinantes, años después, en la decisión del bajista de salir de la formación.

1991 sería un año clave para el grupo, que publicó su ‘Black Album’, que contenía algunos de los temas más famosos de la banda hasta la fecha, incluido el eternamente versionado “Nothing Else Matters” del que hasta Shakira ha llegado a hacer una versión. El plástico sería un verdadero éxito de ventas y Metallica, al fin, alcanzó el pináculo de su carrera y se convirtió en la primera banda en conseguir la admiración tanto de los fans del género como los de la música más cercana al mainstream.

Pasaron 4 años y, según avanzaba la década de los 90, el metal estaba cada vez menos de moda. En ese momento, los miembros de Metallica hicieron algo que muchos de sus fans todavía no han perdonado, cortarse el pelo. Unos Metallica con pinta de “niños buenos” reaparecían con su nuevo disco, ‘Load’, que, pese a su escandalosa portada, una fotografía que mezcla sangre de oveja y semen realizada por Andrés Serrano, carecía del sonido duro que había caracterizado, hasta el momento, a la formación. Su siguiente álbum, ‘Re-Load’, tampoco terminó de convencer a la crítica. Los de Hetfield, sin embargo, seguían vendiendo millones de discos.

Tras un disco de versiones ‘Garage Inc.’ (1998) y un CD en directo con la orquesta de San Francisco (1999), la banda comenzó el nuevo milenio embarcada en una de las mayores crisis personales y creativas de su historia. Los comienzos de las descargas ilegales y su lucha contra ellas en la plataforma Napster les costó muchas críticas y, además, en 2001 y harto, Jason Newsted decidió salir de la formación para centrarse en Echobrain, su otra banda. Eso no fue todo, ya que James Hetfield decidió entrar a un programa de rehabilitación por su alcoholismo y la grabación de su siguiente álbum quedó congelada.

No fue hasta 2003 cuando salió su nuevo álbum, ‘St. Anger’ (2003), que tuvo al productor Bob Rock al bajo y cuyo tormentoso proceso de grabación fue capturado en el documental ‘Some Kind Of Monster’. Esto no fue lo único que se puede ver en el metraje, ya que la banda también aprovecho para capturar el proceso de selección del que sería su nuevo bajista. Al final el elegido fue Robert Trujillo, quien antes había tocado con Ozzy Osbourne y Suicidal Tendencies. Pese a todo, el álbum fue duramente criticado y ni siquiera contiene solos de guitarra, dada la frustración creativa de Kirk Hammet.

Tras cuatro años de silencio discográfico, Metallica volvería con ‘Death Magnetic’, producido por Rick Rubin, que marcó el regreso de la formación a un sonido más cercano al de sus orígenes. Mientras tanto, la banda siguió llenando estadios –con entradas cada vez más caras y pases VIP de todas las formas y colores posibles- y llegando al público más generalista a golpe de clásicos. Finalmente, 2016 marcó la salida del último trabajo de los de Hetfield hasta la fecha, el aclamado ‘Hardwired… To Selfdestruct’.

James Hetfield y Lars Ulrich, líderes de la formación, son mucho más que músicos, son unos visionarios de este negocio y han sabido pasar de ser una banda más a convertirse en el máximo exponente de lo que es ser una estrella del rock, no sólo por sus discos y actuaciones en directo, sino también por todo lo que gira alrededor de estas. El cielo siempre ha sido el límite para unos chiquillos de California que decidieron que ellos, algún día, también brillarían con luz propia.