RockFM

Queen

Origen: Inglaterra

Premios:
  • Cuatro nominaciones a los Grammy (1976 y 1980 por “Bohemian Rhapsody”, “Another One Bites the Dust” y a mejor producción del año)
  • Grammy honorífico por su trayectoria (2018)
  • Parte del Grammy Hall of Fame (2008)
  • Inducción de “Bohemian Rhapsody” al Grammy Hall of Fame (2004) así como de “We Will Rock You” y “We Are The Champions” (2009)
  • Parte del Rock and Roll Hall of Fame (2001)
  • Estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood (2002)
  • Cuatro premios Brit así como varias nominaciones entre (1977-2005)
  • Su película, ‘Bohemian Rhapsody’ (2018), cuenta ya con dos Globos de Oro y un BAFTA

Web: http://www.queenonline.com/es/

Redes sociales:FACEBOOKtwitterINSTAGRAM

Historia

Si hablamos de Farrokh Bulsara, muy poca gente sabrá a quién nos referimos. Sin embargo, este joven, nacido en Zanzíbar, región situada en la actual Tanzania, en 1946, se convertiría, de manera inesperada, en uno de los mayores referentes del rock y de la cultura pop del siglo XX en Occidente. El pináculo de su éxito tendría lugar en 1985, cuando, junto a un puñado de músicos con los que formó una de las mejores bandas de rock de la historia, dejó boquiabiertas a 72.000 almas y a millones de televidentes desde el estadio de Wembley. Sí, hablamos de Freddie Mercury, quien hizo historia al frente de Queen.

Pero comencemos por el principio. De ascendencia india, Bulsara nació en la localidad de Stone Town, que durante aquella época era un protectorado británico. Sin embargo, pasó la mayor parte de su infancia y juventud siendo educado en el internado de St. Peter’s School de Bombay, India, donde ya se percibió y cultivó su talento innato para la música. Aunque a los 18 años volvió con su familia a África, la situación política y social, que generó revueltas y que convertiría la zona en la actual Tanzania les obligó a trasladarse a Inglaterra. Esta revolución, que enfrentó a la mayoría de nativos contra la clase dominante de orígen árabe provocó, de manera indirecta, que el mundo conociera una de las mayores voces de la historia de la música.

Farrokh siguió con su vida en Londres, donde estudió arte y diseño gráfico al mismo tiempo que ejercía diferentes oficios. Durante esta época conoció a sus futuros compañeros de banda Brian May, guitarrista, y Roger Taylor, batería, integrantes de la banda Smile y que también estudiaban en la zona. Cabe destacar que ambos, fuera de la música, también destacaron en sus respectivos campos, especialmente May, que a día de hoy es también un astrofísico de renombre y ha ayudado a la sonda New Horizons a llegar a vislumbrar el objeto celeste más lejano al que la NASA ha llegado hasta la fecha. Volviendo a lo musical, Mercury fue invitado a ser la segunda voz de Smile por su cantante y bajista Tim Staffel, aunque el primero rechazó la propuesta. Al final, el cantante entró en Ibex, después renombrada como Wreckage, con la que llevaría a cabo sus primeros pinitos musicales y compondría canciones como “Stone Cold Crazy”, mítico tema que vería la luz con Queen y que después sería versionado por múltiples bandas, entre ellas Metallica.

Un par de años después, y tras su participación en algún que otro proyecto musical, la fortuna -y un single que falló en alcanzar el éxito que la banda deseaba- quiso que tras la salida de Staffel de Smile, May y Taylor se acordaran del que a partir de entonces pasaría a llamarse Freddie Mercury para el puesto de cantante. El vocalista propuso renombrar a la formación como Queen, además de crear un nuevo logo para esta, aprovechando sus habilidades como diseñador. Su cambio de nombre, por cierto, tuvo lugar durante la composición de “My Fairy King”, tema del primer álbum homónimo de la banda, en la que Freddie hacía referencia a Mother Mercury, aludiendo a su propia madre.

Así, en el año 1970, se fundó Queen de manera oficial, aunque la incorporación de su bajista, John Deacon, se hizo esperar hasta el 71. Durante este periodo, Freddie también conoció a Mary Austin, que fue su pareja durante siete años y su amiga hasta el fin de sus días. Muchos temas de la banda, como por ejemplo “Love of my Life”, fueron compuestos por Mercury pensando en ella.

Pasaron dos años y Queen seguía dando conciertos. Aunque la banda había grabado una demo, ninguna compañía discográfica se había interesado por ellos. Tras negociar bastante, los estudios Trident, con quien ya había grabado Smile, consiguieron convencerles para firmar un contrato. Así, en 1973, ‘Queen I’ vio la luz. La banda no tardaría ni un año en sacar su segundo trabajo, ‘Queen II’. Como curiosidad, no disponía de una cara A y cara B al uso, sino “un lado blanco” y “un lado negro”. El primero estaba compuesto, salvo por una canción de Roger Taylor, por Brian May, mientras que el peso compositivo del segundo fue asumido al completo por Mercury. Si bien el trabajo tuvo un buen recibimiento, la gira de la banda fue bastante accidentada, ya que en una de sus fechas escocesas la formación fue víctima de una violenta lluvia de latas y botellas, mientras que en su tour americano, Brian May fue diagnosticado de hepatitis tras haber recibido una vacuna con una jeringuilla contaminada antes de un viaje a Australia, lo cual provocó que la banda tuviera que cancelar el resto de sus fechas teloneando a Moot the Hoople.

La consagración definitiva de “la reina” tuvo lugar con ‘Sheer Heart Attack’, su tercer álbum y el primero en tener éxito tanto en Inglaterra, donde salió bajo el sello de EMI, como en Estados Unidos, donde fue publicado con Elektra Records. Este fue el segundo trabajo de Queen durante 1974. Lo que la banda no sabía es que lo que lo que estaba por venir era aún más grande de lo que ya habían logrado.

Fue ya en 1975, el 31 de octubre más concretamente, cuando “Bohemian Rhapsody” vio la luz como single de ‘A Night at the Opera’, cuya producción fue la más cara que un trabajo discográfico había tenido hasta el momento. El álbum, sin embargo, colmó las listas de ventas y consiguió un éxito casi sin precedentes, sobre todo teniendo en cuenta su sonido experimental, que dividió a los críticos de la época. Queen había alcanzado un indudable éxito internacional del que disfrutaría en la siguiente década. Cada disco que sacaban incluía, como mínimo, uno o dos temas que se convertirían en melodías para la historia. ‘A Day at the Races’ (1976) continuó con la estela de su anterior trabajo con canciones como “Somebody to Love” o “Tie Your Mother Down”. Las giras se sucedían y la banda ya era una máquina de vender entradas alrededor del mundo. Pero eso no fue todo porque su siguiente trabajo, ‘News of the World’ (1977) contiene dos de los temas más cantados de toda la historia, “We Are the Champions” y “We Will Rock You”

Eso sí, la fama vino con un alto precio pues mediados de los 70, cuando la relación de Freddie Mercury y Mary Austin terminó, la vida de excesos que la banda llevaba provocó titulares como el de una afamada entrevista de la revista NME que se preguntaba: “¿Es este hombre un imbécil?”, refiriéndose al músico. La década aún le deparaba un álbum más a Queen, ‘Jazz’ (1978), peor recibido por la crítica que su predecesor. Eso sí, el plástico volvió a dejar otro tema más para la posteridad, “Don’t Stop Me Now”.

Tras dos años de conflictos y múltiples tensiones que casi acaban con la banda, ‘The Game’ (1980) vio la luz. Grabado en Munich, Alemania, este disco se convirtió en un éxito de ventas en todo el mundo, llegando al número 1 de la lista estadounidense y consiguiendo vender más de 4 millones de copias, lo cual no es de extrañar si mencionamos que contiene temas tan conocidos y pegadizos como “Another One Bites the Dust”. Con el cambio de década también llegó una nueva puesta de largo de la banda, que incluyó nuevos temas en el set de su tour y un cambio de imagen de Freddie Mercury, que se cortó el pelo y se dejó crecer su particular e icónico bigote.

Entre gira y gira, en la que el grupo tocó por primera vez en Latinoamérica, los miembros de Queen conocieron al Duque Blanco, David Bowie. De esta colaboración surgió uno de los temas más míticos de la banda, “Under Pressure”, que formó parte de ‘Hot Space’ (1982) y del primer recopilatorio de la formación, ‘Greatest Hits’ (1981), que, por cierto, es el disco más vendido de la historia de Reino Unido.

Y así llegamos hasta 1984, cuando vio la luz el álbum ‘The Works’, que incluía la canción “I Want To Break Free”, cuyo videoclip suscitó una gran polémica en Estados Unidos hasta el punto de que fue vetado en varias emisoras del país. En él, los miembros de la banda aparecían travestidos y eso provocó duras críticas por parte de los sectores más reaccionarios de Norteamérica, aunque, en realidad, la única intención de este metraje era hacer una parodia de una telenovela británica.

La gira de este álbum incluyó fechas por todo el mundo, incluido el festival Rock In Rio. Sin embargo, la banda cometió lo que el propio May reconoció como “un error” cuando actuaron en Sudáfrica durante el apogeo del apartheid, lo cual conllevó varias críticas y sanciones para la formación. Sin embargo, todo esto sería olvidado en 1985. El concierto benéfico Live Aid tenía lugar en un estadio de Wembley repleto de gente, los medios estaban atentos y el plantel de estrellas era inmejorable. Freddie tenía una infección de garganta, pero, aún así, consiguió, con tan sólo seis temas en su set y un medley para el recuerdo, hacer historia dando la que muchos consideran la mejor actuación en directo de todos los tiempos. Nadie volvería a cuestionar a Queen, que se había ganado su corona por derecho propio.

Aunque ya se habían conocido en una discoteca en el año 1984, el destino quiso que Jim Hutton, peluquero de profesión, se reencontrada con Freddie Mercury en 1986. Ambos estarían juntos hasta el fallecimiento del cantante. En aquel entonces, Mercury también publicó sus primeras incursiones musicales en solitario, aunque no llegaron a tener mismo éxito de ventas que conseguía junto a May y compañía.

‘A Kind of Magic’ (1986) sería el último disco de Queen en ver la luz antes de que su vocalista fuera diagnosticado de SIDA y, por tanto, el último en ser acompañado por un tour. Sólo quedaban dos discos más, ‘The Miracle’, titulado así por el hecho de que salió en un momento en el que Brian May tenía serios problemas matrimoniales y la banda ya era consciente de la enfermedad de Freddie e ‘Innuendo’, que vió la luz tan sólo nueve meses antes del fallecimiento del músico.

Antes, en 1987, Freddie grabó ‘Barcelona’, su segundo disco en solitario junto a la soprano española Montserrat Caballé. La televisión pública española les hizo una entrevista en la que ambos, Mercury con una cerveza y un cigarro y Caballé con un vaso de agua, hablaron del disco y bromearon sobre el hecho de que su estreno fuera a tener lugar, irónicamente, en Ibiza en lugar de en la Ciudad Condal. Al final, como todos sabemos, la canción que dio título al disco sería el himno de los Juegos Olímpicos del ‘92.

La muerte de Freddie Mercury supuso un palo para los fans de la música de todo el mundo, tan sólo dos días después de anunciar públicamente su enfermedad. Se rindió culto a su figura en un concierto homenaje repleto de estrellas durante el año posterior a su fallecimiento. Para muchos, este fue el final de Queen.

El resto es historia. En 2004, tanto Brian May como Roger Taylor anunciaron el regreso de Queen con Paul Rodgers (Free, Bad Company) a la voz y Danny Miranda (Blue Öyster Cult) al bajo, tras la negativa de John Deacon de regresar al conjunto. Esta formación llegó a grabar un álbum, ‘The Cosmos Rocks’ (2008), y se separó en 2009. Sin embargo, a la banda aún le quedaban energías y en 2011 reclutaron a Adam Lambert, finalista de la octava edición del programa “American Idol”, con el que giran hasta la fecha.

Para terminar de rendir culto a la figura de Mercury, el biopic ‘Bohemian Rhapsody’ salió al mercado en 2018, ganando dos Globos de Oro, y consiguiendo, una vez más, recordarnos la increíble voz y el corazón de oro de aquel chico nacido en Tanzania que, contra todo pronóstico, se convirtió en una estrella.