RockFM

The Cranberries

Origen: Irlanda

Premios:
  • MTV Europe Music Award a la Canción del Año por “Zombie” (1995)
  • Premio Juno al Álbum Internacional del Año por 'No Need to Argue' (1995)

Web: http://www.cranberries.com/

Redes sociales:FACEBOOKTWITTERINSTAGRAM

Historia

Autores de algunos de los himnos más potentes de toda la década de los '90, The Cranberries fueron una de las formaciones irlandesas contemporáneas de las que el país puede sentirse más orgulloso. Aunque su primer nombre era The Cranberrie Saw Us, tras la incorporación de Dolores O'Riordan y la grabación de su primera maqueta, la banda se rebautizó con el nombre por el que la conocemos hoy en día.

No fue, sin embargo, hasta 1993, cuando, después de ser engañados por su primer mánager, que había negociado a sus espaldas con una discográfica, decidieron librarse de todos los pesos muertos que impedían despegar a la banda y grabar, con ayuda del productor Geoff Travis, su primer LP, 'Everybody Else Is Doing It, So Why Can't We?'. En este redondo se incluían algunos temas que ya habían aparecido en una maqueta anterior, que, pese a su sonido poco profesional, había conseguido vender 300 copias. Estas canciones eran “Linger” y “Dreams”, los dos singles del álbum.

Aunque, en un principio, la salida del disco pasó bastante desapercibida, una gira internacional repleta de impecables directos provocó que MTV se fijara en The Craberries y decidiera emitir su música. El plástico obtuvo la categoría de platino y la banda, rápidamente, se convirtió en un conjunto tremendamente popular.

O'Riordan se convirtió en el foco de atención del grupo, así como en objetivo de los medios, que publicitaron su boda con su road manager, Don Burton, como un gran evento. En este momento de gran popularidad, la formación publicó 'No Need to Argue', que contenía el que se acabaría convirtiendo en su single más exitoso, “Zombie”. Políticamente comprometida, la canción cargaba contra el IRA, grupo terrorista del norte de Irlanda que, en el momento en el que se escribió la canción, acababa de poner una bomba que acabó con la vida de dos niños ingleses.

La canción, que vino acompañada por un potente videoclip, se acabó escuchando en todo el mundo y, casualidades de la vida, dos semanas después de su lanzamiento, para el momento en el que la canción salió, el IRA acababa de anunciar un alto al fuego que, por desgracia, no duraría más que unos pocos años. En cualquier caso, la canción se convirtió en un himno pacifista y, aunque el grupo terrorista acabaría cesando su actividad con el paso de los años, el mensaje de la letra se siguió exportando a múltiples situaciones.

Como ya le había ocurrido a muchas otras banda, The Cranberries perdieron fuelle con el paso de los años y sus siguientes álbumes no se vendieron también. Su último gran disco fue 'Bury the Hatchet', justo a finales de la década de los '90. El redondo contenía temas como “Animal Instinct” y “Promises”.

Los diferentes problemas personales y la necesidad de probar suerte en su carreras individuales provocaron que The Cranberries decidiera tomarse un descanso en 2003. Su regreso tuvo lugar en 2009 y supondría dos álbumes más, así como varias giras mundiales hasta la muerte de la artista en 2018.

El fallecimiento de la artista pilló al mundo por sorpresa. La cantante se encontraba en Londres para prestar su voz, precisamente, para realizar una versión de “Zombie” junto a la banda Bad Wolfes. El tema, cuyo trasfondo, como ya hemos dicho, nunca ha dejado de ser actual, sufría algunos ajustes en su letra que terminaban de ponerla al día. O'Riordan nunca llegó a grabar, puesto que, el día que tenía en el estudio, su voz se apagó para siempre. Después de un arduo debate, la formación decidió publicar su versión y donar todas las ganancias generadas a los hijos de la vocalista.

Sin embargo, a Dolores aún le quedaba una última pieza de historia que aportar. Antes de fallecer, la cantante había dejado listas las maquetas de varias canciones que, con ayuda del resto de la banda, que hizo de tripas corazón para honrar una última vez su memoria, se convertirían en “In the End”, el último disco de The Cranberries. La carátula del álbum muestra a cuatro niños tocando instrumentos de juguete con un panorama desolado detrás. De esta manera, los irlandeses cerraron un círculo de 30 años de canciones y conciertos, rindiendo culto a la que había sido el alma de su formación, así como una de las mejores voces de la última década del siglo XX.