Cazado en vivo: Led Zeppelin, ¿realidad o ficción?

El primer disco de directo de Led Zeppelin esconde un secreto que Alberto Mazcuñan te desvela para cerrar la semana.
Cazado en vivo: Led Zeppelin, ¿realidad o ficción?
RockFM

Locutor RockFM

Tiempo de lectura: 2’

En 1973 Led Zeppelin se habían convertido en la banda de rock con mayúsculas, contaban ya con cinco discos donde se encontraba un catálogo enorme de obras maestras de diferentes estilos. Blues, rock, hard rock, tintes progresivos e incluso caras enteras de discos dedicadas al folk como ocurrió en su tercer disco.

Un repertorio imponente que superaba con creces al del resto de bandas, pero al contrario, les faltaba un disco de directo a la altura que dejara testimonio directo (valga la redundancia) del poder de la banda sobre el escenario.

Era pura energía, un fuego que les poseía por un poder casi divino (o demoniaco), entre nubes de humo y efectos de rayos láser. Un Robert Plant sugerente y ensordecedor con sus gemidos, mantiene un enfoque humano y hablador con el público, como un guía que te lleva a través de los sonidos de Jimmy Page a la guitarra, que a veces toca con el arco de un violín, y de un monstruo a la batería como John Bonham mientras John Paul Jones, el tapado, hace muestra de su capacidad al bajo y los teclados sustentando toda la locura.

Todo aquel teatro quedó reflejado para siempre en la película-concierto 'The Song Reamins the Same' tras los conciertos de finales de junio de aquel año en el Madison Square Garden de Nueva York.

¿O no fue exactamente así? ¿o no lo fue en parte?

No es un secreto, pero en la biografía de Chris Welch sobre Peter Grant, 'The Man who Led Zeppelin', se confirmó una duda histórica acerca de si este concierto fue TOTALMENTE grabado en Nueva York, y Grant admitió que efectivamente habían filmado algo de material adicional en los estudios Shepperton, al suroeste de Londres.

Tras la grabación del concierto en el Madison Square Garden se dieron cuenta que las imágenes eran prácticamente inútiles, porque no estaban sincronizadas y había cortes entre el metraje mientras que, por otro lado, quedaron tomas muy buenas que forman parte de la propia película, pero no las secuencias suficientes para terminarlas.

Así que, ni cortos ni perezosos, a miles de kilómetros de allí en aquellos estudios, recrearon el mismo escenario, la banda se puso la misma ropa que aquél día y simularon un nuevo concierto para poder terminar el rodaje.

Así que lo que vemos en la película terminada son los primeros planos y las imágenes de la banda grabadas en el estudio de rodaje intercaladas con las imágenes originales de Nueva York.

Como nota curiosa, John Paul Jones se había cortado el pelo y tuvo que ponerse una peluca más acorde al peinado que llevó en la gran manzana. Casi nada....

Aún así, no deja de ser un documento gráfico de una de las mejores bandas de la historia en el momento más álgido de su carrera que disfrutaremos esta tarde en el “Cazado en vivo” de RockFM.


RockFM