El delirio de Sean Lennon y Les Claypool

La historia del proyecto de The Claypool Lennon Delirium que sigue ganando adeptos en el underground
ctv-qpa-the-clayptool
  • Jay Blakesberg
RockFM

Locutor RockFM

Tiempo de lectura: 2’

¿Que puede pasar si dos de los tipos más extravagantes del panorama  musical se juntaran? ¿Y si uno de ellos fuera hijo del mismísimo John Lennon y el otro uno de los mejores y a la vez más infravalorados bajistas del mundo? El resultado: un delirio.

Y ese fue precisamente el nombre que Sean Lennon y Les Claypool escogieron para unir sus locuras, The Claypool Lennon Delirium es uno de esos proyectos que  se realizan a espaldas de la industria, sin más ambición que la de compartir visiones y gustos musicales para crear algo nuevo.

El proyecto se inició en 2016 cuando Claypool y Lennon coincidieron en un momento de reposo de sus bandas (Primus y The Ghost of a Saber Tooth Tiger) cuando la banda de Lennon teloneó a Primus en su última gira. Poco después, el bajista lo invitó a trabajar a su casa. Combinaron la psicodelia de Lennon con el personalísimo rock alternativo de Claypool, y el resultado fue su primer álbum llamado “Monolith of Phobos” que a pesar de su calidad no logró un éxito devastador, probablemente porque en los tiempos actuales esperar eso de un disco, de cualquier género, es cada vez más utópico. Además, a ellos seguramente esto les importaría bien poco, porque había nacido un proyecto más que interesante.

Ayudó mucho que ambos sean más músicos que otros de la primera fila de las portadas. Lennon es un guitarrista fantástico que se mueve con facilidad entre la libertad del jazz/rock y los sonidos de rock psicodélico con facilidad y sabe cómo utilizar y acoplar la electrónica a las canciones mientras que Claypool es uno de los pocos que tiene un tono completamente distinto (cuando Metallica buscaba bajista a comienzos de milenio, sorprendió tanto a Hetfield, Hammet y a Lars que le aconsejaron seguir su propio camino con su sonido. Claypool no se limita a que el bajo sea simplemente la base rítmica de la canción. Él lo destaca, lo lleva al frente y le da la importancia que cree que merece.

Hace tan solo unos meses, en 2019 publicaron su segundo disco "South of Reality" una obra conceptual al más puro estilo "old school", como si trajéramos el Sgt. Peppers más vanguardista de vuelta. Con la voz de Sean, que es casi idéntica a la de su padre, y un Claypool más comedido, se sacaron de la manga un disco completo, desde la portada hasta los videoclips. En una mezcla de rock ácido, psicodelia y progresión con la mirada tan cómica y surrealista (a la vez que crítica) de estos dos genios no han hecho que más que poner los dientes largos a la escena underground esperando su nuevo trabajo.

Un grupo más que interesante para descubrir en estos días de confinamiento

RockFM