La gran paradoja de Woodstock

Alberto Mazcuñán comparte hoy en el "Cazado un vivo" la historia del tema que mejor describe al festival
La gran paradoja de Woodstock
RockFM

Locutor RockFM

Tiempo de lectura: 2’

Esta tarde te recuerdo una de las contradicciones históricas de la historia de la música popular del siglo pasado. La de cómo una de las mejores canciones sobre el festival de Woodstock fue escrita por una artista que no estuvo presente.

Para ello, tenemos que remontarnos unos meses antes del festival, cuando Crosby, Stills & Nash publicaron su primer álbum en mayo de 1969 con el que estuvieron 107 semanas en lo más alto de las listas de Estados Unidos gracias a temas hoy inmortales como "Suite: Judy Blue Eyes” y "Marrakesh Express"

El grupo nació un año antes recomponiendo varias piezas de la ruptura de The Hollies, The Byrds y Buffalo Springfield, que con aquel disco se postularon como una de las grandes bandas que empezara a considerarse “supergrupo” al que aún habría de añadir una pieza más para convertirse en un cuarteto que todos nombramos “de carrerilla” junto a Neil Young como socio de pleno derecho, que aún así tuvo libertad para mantener su carrera paralela con Crazy Horse.

Los cuatro arrancaron una gira que les llevaría por todo EEUU para terminar desembarcando en Europa. Su primer gran concierto público fue el 16 de agosto de 1969, en Chicago compartiendo cartel con Joni Mitchell, novia por entonces de Graham Nash y la otra parte indispensable de esta historia que tomará su protagonismo después.

Al día siguiente, la segunda parada de la gira llevaría a CSN&Y a un lugar llamado Woodstock, un sitio que no sabían dónde quedaba exactamente, así que no hay más que imaginar sus caras cuando llegaron allí. Cientos de miles de personas, todos los grupos del momento y mucha de la gente de la industria musical expectantes de conocer a la nueva banda.

Sin apenas ensayos, aquel bautismo de fuego fue intimidante y llevó a Stephen Stills a decir: "Estamos cagados de miedo"

Mientras la banda superó su actuación, recordada e inmortalizadas en el documental que esta semana cumple 50 años de su publicación, nos trasladamos unos cuántos kilómetros hasta Nueva York, donde la otra parte de esta historia, Joni Mitchell había terminado su participación en el Late Show de Dick Cavett.

Ella sigue afirmando que rechazó tocar en Woodstock mientras que la organización caótica del festival reconoció no haber podido agendarla, pero lo único cierto es que, en la habitación de su hotel en la gran manzana junto a su representante David Geffen, precisamente el mismo que el de CSN&Y no podía creer lo que acababa de perderse en aquella granja mientras lo veía por la televisión a la vez que su novio se lo contaba por teléfono.

Mitchell aprovechó todas aquellas anécdotas que le estaban bombardeando la mente para tomar papel, bolígrafo y componer una canción. El nombre de la misma era evidente: 'Woodstock',

Un tema que muchos consideran el relato más fiel del evento. Un tema que Mitchell grabó en las siguientes semanas y cuya versión, regrabada un año después por Crosby, Stills, Nash & Young se convirtió en un éxito y la canción más reconocible del festival, a pesar de haber sido creada por alguien que nunca estuvo allí. El tema que compartiré hoy en el “Cazado en vivo” de RockFM.

RockFM