El primer directo superventas a la sombra del Sol naciente

Esta tarde Alberto Mazcuñán te trae "Made in Japan" de Deep Purple, los "Cazados en vivo" de hoy en RockFM
El primer directo superventas a la sombra del Sol naciente
RockFM

Locutor RockFM

Tiempo de lectura: 2’

Los álbumes en vivo de artistas occidentales fueron habituales dentro de la industria discográfica japonesa, desde Cliff Richard hasta BB King tuvieron su álbum en vivo exclusivo para el país nipón antes del desembarco de Deep Purple en 1971.

Como ya te he comentado anteriormente en otros artículos de "Cazado en Vivo", los discos de directo no tenían el prestigio de hoy en día. Entonces muchos de ellos servían como un añadido de grandes giras o como discos de transición a la espera de un disco con material nuevo.

Pero los fans y la industria de Japón estaban mucho más abierto al concepto y se habían enamorado de la banda, a la que programaron tres conciertos, dos en Osaka el 15 y 16 de agosto y uno en Tokio el 17 de agosto que se agotaron tan pronto como se anunciaron.

La sucursal japonesa de Warner Bros fue la que les ofreció grabar los conciertos con la premisa de que un álbum en vivo fortalecería aún más las ventas de la banda, pero a esta no le sedujo la idea. Como señaló Roger Glover:

“Los álbumes de estudio eran álbumes de verdad mientras que los álbumes en vivo eran cosas que hacías al margen. Con tres "álbumes adecuados" ya en el mercado, no estabábamos dispuestos a empañar nuestra reputación lanzando un producto que creíamos inferior.”

Ante la insistencia del sello, no les quedó más remedio que ceder. Sin embargo, pusieron tres condiciones: Que el álbum fuera exclusivamente para el mercado japones. Que podrían echarse atrás si a la banda no le convencía el resultado final y, finalmente, ellos traerían a su propio técnico, que no podía ser otro que no fuera Martin Birch para supervisar la grabación.

Y menos mal, porque Birch, acostumbrado a grabar los álbumes de Deep Purple con la unidad móvil de los Rolling Stones, solo sus conocimientos pudieron salvarle del desastre cuando lo único que le podían proporcionar era un antiguo sistema de 8 pistas anticuado y que no funcionaba correctamente.

Tanta fue la ironía que tuvo que montar contra toda lógica la "sala de control" para realizar las grabaciones ¡detrás del escenario! A pesar de las adversidades, las pistas que consiguió fueron de una fidelidad impresionante considerando todas las limitaciones técnicas.

Sigue siendo uno de los mejores álbumes en vivo de todos los tiempos que muestra a la mejor formación de Deep Purple (Mark II) en todo su esplendor para cambiar (y auto-convencerse) la concepción de los discos de directo y que también podían ser éxitos de ventas.

RockFM