El saxofón: ese gran desconocido

Descubre con Alberto Mazcuñán, también saxofonista, un poco de la historia de este gran instrumento.
ctv-uvy-john-coltrane-setup
RockFM

Locutor RockFM

Tiempo de lectura: 2’

Desde los inicios del rock and roll, el saxofón ha ido ligado a su historia. Como un acompañante que, sin ser el protagonista, el tipo de la primera línea, ha dado el toque de calidad, distinción y cuando lo ha necesitado, de fuerza.

Porque el saxofón es probablemente uno de los instrumentos más versátiles junto con la guitarra y el teclado desde que llegaran todos los avances electrónicos que les han permitido crear todo un universo de sonidos y de efectos. Pero hasta aquél día, amigos, el saxo era el rey de la versatilidad.

Capaz de crear un colchón sonoro dulce para que otros instrumentos destaquen, como hacían y siguen haciendo las big bands desde los años veinte. Capaz de sonar elegante y sofisticado, como lo hacía Dave Brubeck o John Coltrane. Capaz de volarte literalmente los sesos con una velocidad de vértigo como Charlie Parker. Capaz de gritar y sacar la garra de los šhonkersš, convirtiéndose en el auténtico rey de la pista, como el gran Big Jay McNeely, del que el mismísimo Jimi Hendrix dijo que había sido una de sus inspiraciones a la hora de moverse en el escenario.


Mientras el Jazz siguió su elitista y noble (también anti-comercial) camino, el rock and roll no quiso dejar pasar la oportunidad de acoger a algunos de estos grandes instrumentistas para que les acompañaran en su conquista del mundo musical.

Muchas de las grandes bandas de la historia del rock han contado con grandes saxofonistas que se han convertido en algunos de sus miembros más queridos, como Clarence Clemons en la E Street Band de Bruce SpringsteenJohn Helliwell de Supertramp o Dick Parry, tan anexionado a la historia de Pink Floyd.  Tambien el soul y el funky fue un estilo que supo sacarle todo el jugo, formando parte de grandes bandas como Earth, Wind & Fire, Commodores, Maceo Parker con James Brown, o Wilson Pickett, donde puso la banda sonora a la pista de baile junto a otros metales como la trompeta y el trombón. 

Y aunque en los años ochenta viviera su década dorada siendo el protagonistas de temas que sonaban por todos lados y a todas horas como šCareless Whisperš de George Michael, šGoldš de Spandau Ballet, šLocal Heroš y šYour Latest Trickš de Dire Straits e incluso el auge de Kenny G y su estilo melódico. Desde mi punto de vista, creo que terminaron de encasillar al saxofón, de la misma forma que las šbaladas heaviesš quisieron quitarle hierro al propio heavy rock.

Por eso, desde aquellos maravillos y fatídicos años ochenta, el saxofón ha quedado relegado a un segundo plano donde apenas se le vió en los noventa, ya que el grunge se levantó bajo la formación clásica de guitarra, bajo y batería. Desde entonces, los nuevos saxofonistas intentan mantener el legado de los músicos de décadas anteriores aportando toques de música contemporánea, aunque estos, son los menos habituales.

Aquí, en nuestro país, podemos destacar la figura del gran Pedro Iturralde que, como un lobo solitario, supo beber de la esencia del jazz americano y europeo en los cincuenta y creó una escuela nacional que ha sido la fuente de los saxofonistas españoles de los últimos cincuenta años, donde destaca a día de hoy (olvidándome de muchos) šBigš Dani Pérez y la labor de Joan Chamorro y su experimento didáctico: la Sant Andreu Jazz Band donde enseña swing y jazz a niños desde los seis años. Sus frutos, ya se están viendo: nombres como Andrea Motis o Rita Payés comienzan a destacar en el jazz mundial.

En honor a este instrumento que tengo la suerte de tocar y disfrutar, comparto contigo esta playlist con los artistas, bandas y canciones que mejor representan la esencia de este gran instrumento: 

RockFM